El TEC de Monterrey imparte su primera clase en el metaverso

Un profesor del Campus Querétaro lleva parte de su curso al entorno virtual buscando emular la presencialidad.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Durante más de dos años los alumnos de las escuelas y universidades del mundo vivieron encadenados a las sesiones educativas vía Zoom o plataformas similares y aunque eso les permitió seguir tomando clases, hoy sabemos que la experiencia dista mucho de las clases presenciales.

Conecta/tec.mx

Antonio Negrete Juárez, profesor del Campus Querétaro del Tecnológico de Monterrey, ha dado un paso importante al incorporar una de sus clases a un entorno digital creado por la institución que permite a sus alumnos tomar clases a distancia, pero en un entorno que intenta emular la cercanía con los demás.

La sesión perteneciente a la materia Instalaciones y Sesiones Alternas tuvo lugar en el Campus Virtual, un metaverso creado por la universidad en el que los alumnos y profesores asisten a clases con avatares personalizados, en donde hay espacios comunes para convivir como auditorios, zonas deportivas, un faro e incluso una playa para que se relajen (aunque sea de modo virtual).

En entrevista con Conecta, el sitio de noticias de la universidad, Negrete Juárez comentó: "Los alumnos me decían que les gustaba aprender y tener esa vivencia cercana a la presencialidad". La idea surgió tras tomar un curso de capacitación en el que se le pedía que pensara en actividades que pudiera realizar con los estudiantes en el Campus Virtual: "Tenía una clase de cinco semanas de duración y de varias horas al día. Les mandé un correo y me dijeron que sí, que íbamos a trabajar en el piloto".

Según Joaquín Guerra, vicerrector de Innovación Educativa de la institución, el TEC lleva varios años impulsando las experiencias de aprendizaje apoyadas en tecnologías de realidad virtual y de realidad aumentada: "La pandemia aceleró estos procesos. Ahora en lugar de solo entrar a un Zoom podemos meternos a un mundo virtual, como sucede en los videojuegos, y esto hace que la experiencia sea inmersiva… se hizo este metaverso con espacios, jardines, salas de conferencia, salones, cafeterías. Ahí entras, armas tu avatar e interactúas con otros".

El metaverso, escuelas, universidades y retos

Habitualmente cuando se habla de metaversos, pensamos en ocio y diversión. La tecnología, sin embargo, supone una enorme oportunidad para la educación que las instituciones educativas ya están explorando. De visitas virtuales a sus campus a cursos enteros impartidos en un entorno virtual, son varias las escuelas que como el TEC, ya analizan la manera de potenciar su oferta y alcance por medio del metaverso. Pero el proceso no es sencillo. Existen voces que piden cautela, pues la educación en el metaverso podría redefinir el modo en el que pensamos en la experiencia educativa. Según Nir Eisikovits, un profesor de filosofía en la Universidad de Massachussets de Boston, la educación por medio del metaverso ofrece grandes posibilidades, pero plantea problemas que tendrán que ser resueltos antes de poder dar el brinco total hacia esta tecnología: la libertad académica podría verse comprometida si las sesiones se imparten en plataformas privadas; la presencia de factores que puedan distraer al estudiante durante la sesión (sí, notificaciones alarmas y sonidos que abundan en los entornos digitales), la falta de comunicación no verbal y metalenguaje que aún no puede ser emulado por los avatares en el metaverso, la experiencia educativa que sucede fuera de las aulas y, finalmente, cuestiones que tienen que ver con la privacidad de datos de los alumnos.

Aún hay mucho camino por andar, pero es un hecho que el metaverso empieza a ser ya parte de nuestra realidad y también lo será en el entorno educativo. Y como lo ha demostrado el TEC de Monterrey: está mucho más cerca de lo que imaginamos.