📺 Stream EntrepreneurTV for Free 📺

Correr un maratón sin entrenar me hizo un mejor emprendedor. Esto es lo que aprendí Estas son las lecciones que aprendí sobre el emprendimiento al correr un maratón sin entrenamiento.

Por Justin Vandehey

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales

Pavel1964 | Getty Images

El ejercicio físico siempre ha sido una parte importante de mi rutina. En el proceso de iniciar mi empresa, he utilizado las carreras de larga distancia y el cross-training como un medio para desestresarme, socializar y obtener cierto nivel de control y previsibilidad en un estilo de vida profesional que es bastante caótico.

Comenzaré por lo obvio: soy un atleta promedio. Sin embargo, a medida que he ido creciendo, mi enfoque de la actividad física me ha enseñado mucho sobre cómo ser un mejor fundador y emprendedor.

Suma kilómetros

En el proceso de construir mi última empresa, leí el libro de David Goggins, Can't Hurt Me, en el que describe su transformación personal de un exterminador de plagas bebedor de malteadas de chocolate y comedor de papas fritas a un rudo Navy SEAL y atleta de ultra resistencia. Me fascinó la historia de Goggins, particularmente por la forma en que pudo entrenar su mente para superar el dolor y lograr sus objetivos. Su hazaña más famosa (y loca) fue correr un ultramaratón de 100 millas en menos de 19 horas sin entrenamiento formal, lo que finalmente lo llevó a insuficiencia renal y pies rotos.

Eso me llevó a pensar: si Goggins puede correr 100 millas sin entrenar, ¿por qué Justin Vandehey, un atleta promedio en buena forma cardiovascular, no podría terminar un maratón sin entrenamiento formal?

Eso es lo que hice y vaya que fue algo estúpido.

Primero, intenté condensar el entrenamiento. Hacía CrossFit cuatro días a la semana y compré un chaleco pesado para fortalecer mis piernas. Según mis cálculos, si corría cinco millas cada día con un chaleco de nueve kilos durante tres meses, eso DEBÍA equivaler al desgaste que mi cuerpo experimentaría en el transcurso de 42 kilómetros y 195 metros.

¿El resultado? Terminé mi maratón en el mismo tiempo que Oprah. Además, sufrí fracturas por estrés en ambas piernas y me rompí tres dedos.

¿Qué me enseñó esto? Por un lado, que no soy David Goggins. Más importante todavía que, como emprendedor, los kilómetros realmente importan. Ya sea que se trate de recaudación de fondos, ventas o creación de productos, la forma en que entrenas importa. No hay atajos para aprender estas funciones o para construir una empresa excepcional. Encuentra a un coach, mentor o asesor que pueda ayudarte a construir un plan para lograr su resultado en cada uno de estos aspectos cruciales de tu negocio. Y suma kilómetros.

Toma un descanso cuando puedas

En mi segundo intento de correr un maratón, me comprometí con un plan. Compré un programa de entrenamiento en línea de Hal Higdon, actualicé mi Apple Watch y comencé a rastrear activamente mis kilómetros y frecuencia cardiaca mientras corría, incluyendo las largas distancias de 32 kilómetros los fines de semana.

Mi objetivo era clasificarme para Boston, un maratón para el que necesitaba un tiempo de tres horas y cinco minutos según mi grupo de edad. Me sentía muy bien. Mantenía un ritmo de carrera de 4:35 por kilómetro durante mis entrenamientos y había leído en foros de carreras que la adrenalina generalmente empuja a los corredores a un ritmo más veloz durante la competencia.

Quería poner todo lo que tenía al entrenarme para esta carrera, así que tres días antes del evento, elegí hacer dos entrenamientos adicionales de sentadillas que no estaban programados durante mi semana de reducción de kilómetros previo al maratón.

¿El resultado?

El día de la carrera, la adrenalina se activó, y mantuve un ritmo de 4:00 por kilómetro a lo largo de 28 kilómetros. Sin embargo, salí demasiado rápido y, al final, esos dos entrenamientos adicionales de piernas pusieron a prueba mi banda iliotibial hasta el punto en que no pude apoyar mi pierna izquierda. Ese dolor condujo a problemas gastrointestinales que surgieron (literalmente) en el kilómetro 36. Mi ritmo durante los kilómetros restantes cayó a 5:30 minutos por kilómetro. Terminé el maratón en menos de cuatro horas, pero me quedé muy por debajo de mi objetivo.

¿Qué me enseñó esto?

Toma el resto cuando puedas conseguirlo. Ignorar la semana de reducción de kilómetros y meterle a mi cuerpo ejercicio adicional cuando necesitaba recuperarse fue increíblemente estúpido. Como emprendedores, a veces no podemos forzar un resultado presionando todo el tiempo. Cuando necesites descansar, o cuando te receten que descanses, hazlo. Estás trabajando para lograr el mejor resultado para tu negocio y no hay crédito adicional si te excedes demasiado.

Además, no puedes controlar todas las variables que ocurren cuando las cosas comienzan a descarrilarse. Había entrenado para comer durante la carrera, pero el dolor en mi banda iliotibial provocó reacciones en mi cuerpo que nunca podría haber anticipado. A veces, el impulso negativo es tan poderoso como el impulso positivo. Acéptalo y sé amable contigo mismo cuando las cosas no vayan como esperabas.

Abraza lo que sale mal

Después de varios maratones y medios maratones, dos de mis amigos me convencieron de unirme a ellos como tercer compañero de equipo en una competencia de CrossFit (¿mencioné que hago CrossFit?). Entré al evento con confianza, sabiendo que acababa de salir del duro entrenamiento del maratón y me sentía bien para una prueba de resistencia de fuerza. La competencia consistió en hacer cuatro pruebas, todas de diferentes movimientos para probar el nivel de condición física de un atleta.

En la primera prueba, que contenía un componente cardiovascular pesado y una larga carrera al aire libre, me fue bien. Sin embargo, para la segunda se nos pidió que hiciéramos un levantamiento máximo de una sola repetición en un movimiento limpio y brusco. Era un ejercicio de pura fuerza y sin duda soy un atleta de resistencia con poca movilidad de hombro.

¿El resultado? Quedé en último lugar de 35 en el complejo levantamiento. Me sentí bastante avergonzado con mi desempeño individual. Sin embargo, mis dos amigos en el equipo se lucieron en sus levantamientos individuales y elevaron nuestro promedio a la mitad de la competencia general.

¿Qué me enseñó esto?

Está bien aceptar y simplemente absorber ese fracaso. Nos mantiene honestos y humildes acerca de nuestras habilidades y nos da un punto de partida para construir. También me recordó lo importante que es contar con un equipo diverso para el éxito. Todos tenemos cosas en las que vamos a sobresalir, así que concéntrate en hacer bien esas cosas y apóyate en las fortalezas de otros miembros de tu equipo. Por lo que vale, llegué en el octavo lugar en la prueba de transporte de granjeros que, supongo, proviene de alguna combinación de transportar comestibles, crecer en una granja lechera o cargar a pequeños humanos (también conocidos como mis hijos).

Como emprendedores, cuestionamos lo imposible y desafiamos los límites que se nos imponen. Muchas personas piensan que (por naturaleza) estamos programados para el éxito o que nacemos en circunstancias que pronostican la excelencia (la crianza). Yo diría que este proceso es una evolución, no un momento estático en el tiempo ni algo que heredamos o con lo que nacemos. También es un proceso que debemos tratar de disfrutar.

Mientras entreno para hacer un Ironman este otoño y descubro mi falta de flotabilidad y mi incapacidad para mover mis pies y manos al mismo tiempo, trato de recordarlo. Si estás leyendo esto y conoces a un buen entrenador de natación, sabes en dónde encontrarme. Soy el tipo larguirucho en la piscina con poca movilidad de hombros, que ríe y llora mientras trata de no ahogarse, abrazando lo que pueda salir mal.
Justin Vandehey

Entrepreneur Leadership Network® Contributor

Consultoría

Cómo mejorar tus habilidades de liderazgo y transformar a tu equipo con este antiguo, pero poderoso método

Este enfoque de liderazgo podría revolucionar tu lugar de trabajo, aquí te lo contamos todo sobre él.

Liderazgo

5 consejos para una comunicación eficaz en el lugar de trabajo

El tipo de relación que tiene un líder con los miembros del equipo y otro personal puede predecir de manera confiable el éxito de un negocio, por lo que la comunicación efectiva es clave.

Emprendedores

10 grandes frases sobre el poder de las metas

Establecer metas es el primer paso para lograr algo significativo.

Emprendedores

No serás un emprendedor exitoso hasta que adoptes estos 3 hábitos

¡Ser emprendedor es un maratón, no una carrera de velocidad!

Iniciar un negocio

La guía completa de 12 pasos para iniciar un negocio

Todo lo que necesitas saber sobre cómo iniciar un negocio.

Marketing

Tendencias de marketing en el entorno empresarial pospandemia

No se pueden desear los cambios de los últimos dos años.