Esta mentalidad de liderazgo lo preparará para un éxito extraordinario

Cuanto más alto esté dentro de una empresa, a más personas servirá, no al revés.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Como director ejecutivo y presidente de Asset Living, el quinto administrador de apartamentos más grande de los Estados Unidos, a menudo pienso en lo que realmente significa mi función. Con más de 4.500 empleados en todo el país, reconozco que estoy literalmente en el negocio de las personas. Tradicionalmente, se nos enseña que todos nuestros subordinados directos y subordinados trabajan para servirnos ostensiblemente, pero esta línea de pensamiento es fundamentalmente defectuosa.

Mis empleados no trabajan para mí; a la inversa, como líder senior, en realidad trabajo para ellos. Francamente, si no fuera por ellos, no tendría trabajo. Robert K. Greenleaf acuñó por primera vez el liderazgo de servicio en la década de 1970; desde entonces, el concepto ha ganado fuerza entre las corporaciones modernas.

En el centro del liderazgo de servicio se encuentra la creencia fundamental de que centrarse en el crecimiento y el bienestar de su personal no solo es beneficioso para la moral de la empresa, sino que, en última instancia, también es bueno para los negocios. Los empleados felices tienden a ser más productivos, motivados y orientados al crecimiento, todos elementos que impulsan una empresa hacia el éxito a largo plazo.

Entonces, ¿cuáles son algunos aspectos distintos del liderazgo de servicio?

  • Los líderes de servicio se enfocan principalmente en el bienestar y el crecimiento a largo plazo de las comunidades en general.

  • Los líderes de servicio anteponen las necesidades de los demás a las propias.

  • Los líderes de servicio no todos saben y no pretenden saberlo; en su lugar, confían regularmente en sus equipos para obtener orientación y experiencia en la materia.

  • Los líderes servidores contratan personas más inteligentes, mejores y diferentes que ellos.

  • Los líderes serviciales reconocen que en la mayoría de los casos, la humanidad es lo primero y los negocios en segundo lugar porque sin las personas, no habría negocios.

Si bien un CEO o fundador desempeña un papel fundamental en el establecimiento de un liderazgo de servicio a nivel institucional, es absolutamente fundamental que los líderes de la empresa también incorporen este estilo. De hecho, Greenleaf sostiene que el liderazgo de servicio es más un "estilo de vida" en lugar de una técnica organizativa que se puede implementar de una sola vez. Teniendo esto en cuenta, aquí hay algunos pasos prácticos que puede tomar para cultivar una cultura de liderazgo de servicio en su empresa.

Relacionado: Cómo construir un equipo ganador

Sea un oyente activo

Un líder eficaz escucha primero y habla al final. Esta táctica es particularmente útil en reuniones o lluvias de ideas porque rara vez un miembro del equipo contradice su propuesta inicial si comparte sus pensamientos primero. Como emprendedor, desea cultivar el pensamiento original en lugar de perpetuar el pensamiento de grupo; este último, en última instancia, producirá resultados mediocres para su empresa. A menudo, la pregunta más importante que puede hacer un líder es "¿Cuál es su recomendación?" Cuando se trata de la resolución de problemas o la planificación estratégica, las personas que emplea probablemente tendrán un conocimiento más profundo o experiencia en la materia para llegar a una solución o idea original.

Entrenar; no administrar

Un líder servidor no es como un jefe. No solo le dicen a alguien qué hacer o delegar: entrenan y empoderan. En lugar de simplemente ofrecer consejos, comparten constantemente experiencias personales (de éxitos o fracasos). Los líderes de servicio son transparentes y le dicen lo que hicieron cuando estaban en su lugar. Son lo suficientemente amables como para hacerle saber lo que hubieran hecho de manera diferente si se les hubiera dado la oportunidad de hacerlo de nuevo. En última instancia, cuando se trata de coaching, he visto mejores resultados cuando comparto mis errores en lugar de mis éxitos. Al final, la vulnerabilidad muestra transparencia y hace que la confianza sea la piedra angular de su organización.

Relacionado: 4 lecciones que la pandemia Covid-19 nos enseñó a todos

Pide comentarios

A medida que su empresa crece, y con ella su lista de responsabilidades, es fácil perder de vista su propio desarrollo. No importa qué tan alto sea usted, la búsqueda del crecimiento personal debe continuar. Del mismo modo que proporciona comentarios a sus subordinados directos y colegas, ellos deben hacer lo mismo por usted. Como director ejecutivo, regularmente me someto a revisiones ejecutivas, que ayudan a identificar áreas que puedo seguir perfeccionando. De hecho, actualmente estoy recibiendo capacitación en medios (un área de crecimiento mía) para poder comunicar mejor los aspectos de mi negocio a los reporteros, entrevistadores y al público en general.

Predicar con el ejemplo

El último consejo refuerza la noción de que el liderazgo de servicio es más una opción de estilo de vida para su negocio. Ya sea que esté dentro o fuera de la oficina, en una reunión de la junta o en una cena con un cliente, la forma en que se comporta es importante. ¿Es democrático en su enfoque de la toma de decisiones? ¿Eres amable, compasivo y atento o eres autocrático, controlador y egoísta? Como líder, cada uno de sus movimientos se observa cuidadosamente. Demuestre el tipo de actitud y comportamiento que desea que los demás tengan cuando se enfrentan a un problema o una crisis. Lidera con gratitud, empatía y tranquilidad. Priorice lo colectivo antes que lo individual en el discurso y la acción. Al enfocarse constantemente en el "nosotros" en lugar del "yo", no solo forjará el éxito de su empresa, sino que también promoverá una mejor calidad de vida para todo el personal.

Relacionado: 5 cosas que desearía saber cuando comencé mi carrera