Emprendedores

Poder femenino

Poder femenino
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Poder femenino Mujeres, S.A. La Dinámica Femenina El Síndrome de la Sobresaliente Para Lograr que Funcione Contactos

Mujeres, S.A.

Cada vez son más las empresas dirigidas por mujeres. Aprende a sacarel mejor provecho de tu personal femenino

Por Chris Penttila

Para Debbie Greer, directora general de la agencia de colocación GreerGroup, mudarse a sus nuevas instalaciones en Carolina del Norte hace poco menosde un año, significó transformar los muros de su oficina de grisa rosa durazno. El color era muy oscuro, señala Greer, y lo alegramos unpoco. Hoy, pinturas florales, relucientes pisos de madera y elegantes mueblesdecoran el espacio donde trabajan Greer y su personal: 24 mujeres y unhombre.

Cada día son más las empresas que, como la de Greer, transformanla manera de hacer negocios. Según las cifras de la NationalFoundation for Women Business Owners correspondientes a 1999, en EstadosUnidos hay 9.1 millones de compañías dirigidas por mujeres quedan empleo a más de 27.5 millones y que aportan US $3,600 millones enventas a la economía de ese país.

Generalmente, las industrias donde las empresarias encuentran mayor crecimientoson aquellas que, por tradición, han sido manejadas por hombres:construcción, agricultura y manufactura. &flashquotLas mujeres las dirigen con unestilo propio, creando su propia cultura empresarial&flashquot, opina Sharon Hadary,directora ejecutiva de NFWBO.

Cada vez es más frecuente que las mujeres trabajen hombro con hombropara fortalecer sus empresas, pero ¿cuáles son los desafíospara las mujeres que trabajan juntas? ¿Cómo puede una empresaria acargo de un negocio con personal femenino aprovechar al máximo supotencial?

Carolyn Duff, capacitadora y asesora opina que &flashquotexiste una dinámicadiferente en el ámbito femenino, y nosotras, como mujeres, necesitamoshablar sobre nuestro estilo de trabajo&flashquot.

La Dinámica Femenina

¿Qué es exactamente un estilo de trabajo femenino? Un estudiorealizado en 1994 por la NFWBO, revela las diferencias en la manera de trabajarde hombres y mujeres. Señala que los hombres piensan en términosde datos y jerarquía, en tanto que las mujeres basan sus relaciones detrabajo en la amistad y los valores, y en la búsqueda de puntos encomún con los compañeros de trabajo y los clientes.

Las conversaciones femeninas tienden a ser menos directas y más largas(Duff señala que evaluaciones de trabajo les lleva el doble de tiempoque a los hombres). Para las mujeres, la comunicación en el trabajo esmás que un mero intercambio mecánico sobre los detalles de unproyecto.

Las mujeres trabajan sobre la &flashquotregla de la igualdad&flashquot, y continuamente sepreguntan en qué se parecen a sus colaboradoras. En una relaciónlaboral, los hombres aceptan más la jerarquía mientras que, paralas mujeres, el trabajo se convierte a veces en una cuestión de ¿tegusta mi trabajo? vs. ¿te simpatizo? Muchas mujeres aún confundenestas cuestiones. Duff agrega que, en su experiencia, un tercio de las mujerestiene muy clara la separación entre amistad/trabajo con suscompañeros, otro tercio comprende la diferencia pero le cuesta trabajoponerla en práctica; el otro tercio no pudo hacer ladistinción.

Varias empresarias forjan una amistad estrecha con las empleadas. Wendy Clore,fundadora y directora general de Hummingbird Design and Advertising, dedicadadurante cinco años a la publicidad y las relaciones públicas,mantiene una amistad estrecha, fuera del trabajo, con sus tres empleadas,mujeres de entre 20 y 30 años de edad. Cuando comenzó lacompañía, no se imaginó que su personal fueraexclusivamente femenino. &flashquotNo lo planeé así; simplementesucedió&flashquot, afirma Clore, y agrega que el estilo del diseño deHummingbird ha atraído a más mujeres que solicitan empleo.

Clore considera que el mayor desafío al trabajar con otras mujeres es lacomunicación franca, y afirma que trata de afrontar los retos de laempresa sin afectar las relaciones amistosas que tiene en ella. Escoge suspalabras con sumo cuidado. &flashquotCon mi personal, tengo que detenerme antes de deciralgo y pensar cómo abordar una situación sin que la tomen comoalgo personal.&flashquot De vez en cuando se entera de los problemas del personal porboca de terceros, como la vez que puso un anuncio y corrió el chisme deque planeaba crecer la compañía y las empleadas estaban en laincertidumbre sobre su lugar en este nuevo esquema. Otras veces vuelven apresentarse problemas que Clore creía resueltos. &flashquotVerdaderamente, nosé cómo hacer para que las cosas no resurjan mesesdespués&flashquot, comenta.

El dilema de Clore es frecuente. Encontrar el equilibrio entre la amiga y lajefa puede resultar confuso para muchas directoras que tienen subalternasmujeres. Duff sugiere concentrarse en el trabajo y ser selectiva respecto acompartir algo fuera de la oficina. Greer cuenta que la experiencia leenseñó dónde poner límites claros entre ser jefa yhacer amistades con las empleadas. Ocasionalmente come con ellas, pero salvo lafiesta anual de Navidad en su casa, se concentra en aumentar las ventas de US$9 millones que logró la compañía el año pasado y enser incluida de nuevo en la lista de las primeras 50 compañías demayor crecimiento que elabora la empresa Deloitte and Touche en su ciudad. Hacepoco rechazó la invitación de las empleadas a tomar con ellaslecciones de kick-box (les cortaría las alas, bromea) pero mantiene supuerta abierta para solucionar problemas relacionados con el trabajo. Cualquierdirector necesita mantener distancia con los empleados, pero no debe serdemasiado retraído, dice. Mantengo el límite, pero trato de nohacerlo evidente.

El Síndrome de la Sobresaliente

¿Confías en que tu personal femenino está aprovechando almáximo su verdadero potencial? Durante presentaciones frente a gruposde mujeres, Duff les pide que alcen la mano si alguna vez dejaron pasar unaoportunidad de ascenso porque pensaron que irían contra la regla de laigualdad con las compañeras. En general, casi la mitad alza la mano.Para muchas mujeres, la competencia abierta en el trabajo sigue siendo unproblema, pues necesitan apoyarse mucho entre sí para triunfar en losnegocios, afirma Duff.

En 1999, la organización Gallup realizó una encuesta entre 641empleados y empleadas que indicó que algunas mujeres todavíacontienden con la idea del liderazgo femenino. Se preguntó a losparticipantes si preferían trabajar para un hombre o para una mujer. Delas empleadas encuestadas, 42 por ciento señalaron queprefererían trabajar para un hombre, 22 para una mujer y 35indistintamente (uno por ciento no emitió ninguna opinión).

Amy Zimmerman califica este fenómeno como &flashquotel síndrome de lasobresaliente&flashquot: cuando otras mujeres opinan que tu poder y éxito lascohíbe.

Zimmerman es directora de Amy Zimmerman and Associates Inc., una agencia decolocación que tiene siete años y emplea a 12 mujeres y doshombres. En 1999, las ventas de la compañía se acercaron a losUS$ 2.1 millones. Zimmerman, quien define su estilo como agresivo, opina quelas mujeres son multifacéticas y más detallistas que los hombres,lo que hace que el ámbito femenino sea más desafiante. De hechoes más difícil trabajar para una jefa, y las empleadas no sonprecisamente fáciles de tratar, señala.

El trabajo con los clientes significa otros retos. Zimmerman analizó asu propio personal (cinco mujeres y dos hombres en ventas a comisión( ydescubrió que las presentaciones hechas por los vendedores teníanmejores resultados. De 25 presentaciones, los hombres obtenían 10respuestas en promedio, y las mujeres, dos, cuenta Zimmerman.

Las encuestas también muestran que los clientes prefieren tratar conhombres porque suponen automáticamente que son más confiables,aunque las cifras no lo muestran: una de sus representantes de ventas encabezael equipo con US$ 260,000, US$ 131,000 más que la más cercana,también mujer. Por otro lado, Clore no ve problemas de credibilidad ensu negocio, y 80 por ciento de su clientela está compuesta porcompañías de ingeniería, arquitectura y tiendas de autosdirigidas por hombres. Para ella, el éxito radica en la confianza quetengan los clientes en tus servicios. ¿Cuál es el mayordesafío de los clientes para su empresa? &flashquotAlgunas veces les dedicamosmás tiempo del que deberíamos, y terminamos por ser una especiede nanas.&flashquot

Para Lograr que Funcione

Si tu personal es mayormente femenino, lo más importante es mantenersiempre la política de puertas abiertas, estimularlas a ser francas y aanalizar sin ambages la competencia entre ellas.

La filosofía de Zimmerman es: poner el asunto sobre la mesa, analizarlo,arreglarlo y seguir adelante, proceso al que llama &flashquotlucha justa&flashquot. Todas lassemanas dedica entre 15 y 20 minutos a cada uno de los empleados. &flashquotCada unorecibe mi atención personalizada.&flashquot Zimmerman es franca y afirma que alas mujeres les cuesta trabajo enfrentar los problemas. Una empleadarenunció porque, según dijo, &flashquotno le gustaba abordar los problemasde manera directa&flashquot. &flashquotY entonces, ¿cómo resuelves las cosas&flashquot, lepreguntó Zimmerman.

Aprovechar al máximo el potencial de tu personal femenino es reconocerla dinámica exclusiva del ámbito femenino. &flashquotPara que lasrelaciones de trabajo entre mujeres salgan adelante, necesitamos respetarnuestras distancias&flashquot, comenta Duff. Como propietaria de una empresa, no espreciso modificar el estilo para que se adecue a un ámbito enteramentefemenino, ni enterrar los instintos. Es decir, no dejes de ser tú misma.Sólo cerciórate de que tu personal comprenda el enfoque detrabajo, los límites de la interacción y sus motivos parahacerlo.

Una mujer ejecutiva necesita admitir su estilo y comunicar a los empleadosqué le funciona. Es preciso esforzarse para que el compromiso mutuo ycompartido sea el hilo conductor que las une, y posiblemente descubra quetrabajar con mujeres es lo más sencillo del mundo.

Contactos

Amy Zimmerman & Assoc., http://www.weemployyou.net

National Foundation for Women Business Owners, http://www.nfwbo.org