Consultoría

2001: Odisea Comercial

2001: Odisea Comercial
Crédito: Depositphotos.com

2001: Odisea Comercial 2001: Odisea Comercial María Bartiromo Guy Kawasaki Rohit Deshpande Watts Wacker Melissa Shore Leigh Smith Kim Hastreiter Jennifer Fonstad Dave Pell Tommi Lewis Tony Guida Kenneth Blanchard Doctor Spencer Johnson

2001: Odisea Comercial

Un grupo de expertos en todas las áreas de los negocios nos dicecómo vislumbran la arena empresarial en el año que seavecina

Por Varios Autores

El año 2001 está a la vuelta de la esquina y aún nos faltaver una invasión de androides en la fuerza de trabajo, la puesta enmarcha del transporte &flashquotimaginario&flashquot de Disney o los hogares vivientes de laclase media que hacen todo con sólo apretar un botón de aceroinoxidable.

Pero, por suerte, contamos con Internet que, utilizado de manera adecuada(según los expertos a quienes entrevistamos) elevará lasutilidades y liberará de la carga cotidiana a la mayoría de losempresarios.

Aunque al reducirse cada vez más el costo de esta útiltecnología y estar al alcance de quienes aún no están&flashquottecnologizados&flashquot, el enorme mar que los consumidores deben navegar crece concada nuevo dominio. Para los empresarios, esto significa un mayor esfuerzo paracausar una impresión mucho más persuasiva y fomentar la lealtaddesde el principio. Imposible negar la agilidad de Internet o la velocidad conque cambia lo que está &flashquotde moda&flashquot; si no abrimos bien los ojos y losoídos a cada nueva tendencia, nos quedaremos irremisiblementerezagados.

En las siguientes páginas, autoridades reconocidas en diversos camposhablan sobre todo lo que debe saber el empresario moderno en 2001.

María Bartiromo

Presentadora del programa Market Week de la cadena CNBC.

Habrá diversas áreas de crecimiento; una de ellas es lainversión internacional. Me parece que los consumidores de Europa y Asiaestán un tanto rezagados con respecto a Estados Unidos en lo que ainversión se refiere. Cada vez hay una mayor afluencia de capitalextranjero al mercado bursátil estadounidense, y esta tendenciamantendrá un ritmo lento pero seguro, conforme la gente, en vez deahorrar en fondos de sociedades de inversión invierta su dinero en elmercado accionario.

Otra área son las operaciones de Wall Street. Creo que vamos apresenciar más convenios comerciales a nivel global. Asimismo, laglobalización intensificará la competencia y las fusiones en elextranjero.

Un campo promisorio en lo referente a inversiones será la electricidad.Las acciones en compañías de electricidad y serviciospúblicos serán muy populares, ya que la explosióninformática, de Internet y de dispositivos inalámbricosgenerará un mayor consumo de electricidad. Para muestra basta unbotón: en California ya se han presentado apagones totales y parciales.

Guy Kawasaki

Director ejecutivo de Garage.com, proveedor en línea de serviciospara principiantes en tecnología

Visualizo el retorno de las tres Cs de Internet: Comercio, Contenido yComunidad. En este momento, tanto las empresas de servicio al consumidor comolos portales de negocio a negocio están pasando un mal momento, mientrasque la infraestructura y las herramientas están en auge y no falta muchopara que sean imprescindibles. Y una vez que tengamos esta maravillosa y enormeconexión con todo el mundo, tendremos que darle uso.

En cuanto al comercio, todo es bastante evidente; en contenido: habrámucha información y los usuarios idearán algún modeloeconómico más sofisticado que la venta de publicidad(quizá suscripción pagada o cuotas de afiliación). Porúltimo, la comunidad estará formada por grupos claramentediferenciados, como personas de la tercera edad, padres de familia yaficionados al automovilismo. Su desarrollo ya comenzó, y aunqueaún no representan un segmento de importancia, lo serán en 2001.

Rohit Deshpande

Profesor de mercadotecnia en la Escuela de Negocios de Harvard

Varios mercados de Europa oriental, parte del antiguo bloque comunista ymercados del Lejano Oriente y de Asia apenas comienzan a abrirse a laimportación de productos y a iniciar coinversiones concompañías occidentales, que tradicionalmente vendían aesos mercados productos y sistemas de la generación anterior. Hoy,muchos de estos países afirman que quieren el futuro ahora y seinteresan por tecnologías más novedosas.

Otra tendencia importante es la presencia de quienes ya &flashquotnacieronglobalizados&flashquot. Antiguamente, el proceso para globalizarse constaba de cuatroetapas pero hoy las compañías reafirman su interés por serinternacionales desde el primer día. Y, desde luego, contar con unmodelo comercial basado en Internet facilitará las cosas. Yollamaría a estas tendencias &flashquotmegaglobales&flashquot, y, sin duda,incidirán en todo tipo de empresas, grandes y pequeñas: desde lasactuales compañías manufactureras a las punto-com delmañana.

Watts Wacker

Director ejecutivo de First Matter, compañía deasesoría y planificación estratégica.

En mi opinión, en 2001 se vislumbran tres tendencias: la primera, unamarcada orientación hacia un tipo de economíaautocatalítica, es decir, una tendencia que se manejará sola, sindemasiada intervención de los factores económicos tradicionales.Como resultado, el crecimiento constante está prácticamentegarantizado, pese a variables como caprichos electorales, altibajos en lasbolsas de valores y situaciones similares.

La segunda gran tendencia gira en torno de las marcas y de dos fenómenoscentrales: el surgimiento de las llamadas megamarcas y, en particular, el demegamarcas que no existían sino hasta hace poco, o que ocupaban unsegundo o tercer lugar. El impulsor de estas cuestiones relacionadas con lasmarcas es, obviamente, Internet y su capacidad para crear megamarcas de lanoche a la mañana, al menos en términos de marcas de servicio.

La tercera tendencia se refiere al debate actual entre quienes propugnan porquese eliminen los límites a la privacía de Internet y quienespretenden generar riqueza a partir de la propiedad intelectual. Apenascomenzamos a vislumbrar las olas de un maremoto que amenaza con derrumbar almundo empresarial. Y las olas no sólo han llegado con empresas comoNapster, sino con el anuncio público de la nueva política de&flashquotprivacía&flashquot de Amazon que le permitirá vender su lista declientes. Esta batalla no se resolverá en un día y le apostamos aque se perderán o ganarán fortunas, dependiendo de la habilidadpara adivinar quién ganará.

Melissa Shore

Analista principal de Jupiter Communications

En 2001 seguirá atenuándose la diferencia entre laspequeñas empresas con más y menos recursos, en la medida queaumenta el ancho de banda y disminuyen los precios de las computadoras y elacceso a Internet. Los emprendedores neófitos en Internet sededicarán a actividades más sencillas como comprarartículos de oficina, mientras que los más experimentadosadministrarán sus actividades comerciales en línea.

Los sitios en Red y el servicio de hosting se harán a la medida de losusuarios y serán lugar común para todo tipo de empresas: tanto deventas al menudeo como de servicios. Desde luego, estos servicios hanevolucionado desde simples sitios de ventas en Red a herramientasbásicas de mercadotecnia como los buscadores y la compra de listas decorreo electrónico y seguirán evolucionando para cumplir cada vezmás las expectativas de lograr nuevas ventas y nuevos clientes.

A fines de 2001, los proveedores de sitios web exitosos cumplirán lapromesa de propiciar más ventas a los pequeños emprendedoresproporcionándoles no sólo la plataforma y las herramientas, sinollevando a los sitios a todo tipo de compradores, consumidores, pequeñasy grandes empresas, y al gobierno.

Leigh Smith

Director de adiestramiento de microempresas de Cyber Dialogue,compañía enfocada en administración de relaciones conclientes en Internet.

Sin duda, el área de mayor crecimiento será la de serviciosfinancieros. Las operaciones bancarias, el pago de servicios y de nóminason las siguientes industrias en la lista. Y todo se debe al crecimiento deInternet. La banca y el pago de servicios en línea aumentarán 22por ciento; la contabilidad mediante los proveedores de servicios deaplicación aumentará 21 por ciento y el pago de nóminatendrá un sorprendente crecimiento de 25 por ciento.

Actualmente se calcula que hay 633 mil usuarios de banca y pago de servicios enlínea frente a 217 mil de pago de nómina. Lo común es queentre más grande sea el negocio y mayor el número de empleados,más probable será que la compañía recurra a uno deestos servicios.

Kim Hastreiter

Coeditora de la revista de cultura popular Paper.

Gracias a Internet y al aburguesamiento de las ciudades, la cultura alternativay sus manifestaciones se asimilan y desechan a una velocidad impresionante.Pero esta cultura y las comunidades alternativas siguen vigentes, sóloes necesario buscarlas en lugares inesperados, encontrar las pequeñasfisuras por donde brotan las nuevas fuentes de la creatividad.

Jennifer Fonstad

Directora administrativa de Draper Fischer Jurvetson, empresa reciente decapital de riesgo.

En 2001 surgirá un amplio espectro de nuevos mercados y la fibraóptica se utilizará en toda la red de comunicaciones.Además, nuevas empresas de comunicación entrarán enescena.

También se crearán más empresas relacionadas con Internet,que presten servicios E to E (edge-to-edge) y apliquen tecnología de reddistribuida, con fines comerciales. Su propósito será eliminarlas limitaciones de la Red y brindar a los usuarios mejores servicios como elvideo, el audio y alarmas inalámbricas e instantáneas.

Continuará floreciendo la comunicación inalámbrica, yservicios que usted nunca soñó necesitar lo atraparán pormedio de sus productos preferidos, su teléfono celular o su computadoraportátil.

Dave Pell

Gerente de Arba Seed Investment Group y escritor del diarioelectrónico, Davenetics.com, para profesionales de la Web.

Recuperarse de la conmoción producida por el auge del puntocom lellevó a los inversionistas algo de tiempo pero, en el ínter,buscaron sectores novedosos. En 2001, el enfoque se centrará en unárea que, durante décadas, ha sido redituable y el núcleode la revolución de Internet: el software. Pocos inversionistasestarán dispuestos a entrarle al juego de marcas o a un negocio decontacto directo con el público que no garantice ventajas indiscutibles.Pero una cosa sí es segura: la expansión de Internetcolocará a los fabricantes de software en posición inmejorable,al margen de los sitios que triunfen o pierdan.

Tommi Lewis

Directora editorial, revista Teen.

Conectarse al instante con los amigos y el grupo social es prioritario para losadolescentes, y el vertiginoso ritmo de la nueva tecnología lo hace muyfácil. Sin duda, los dispositivos inalámbricos, losteléfonos celulares e Internet se convertirán en juguetes yherramientas indispensables y cada vez más comunes.

En muchos sentidos, son los adolescentes quienes fomentan y crean latecnología computacional. Fueron ellos los que impulsaron los sitios depersona a persona, como Napster y Gnutella, y son los principales usuarios deMP3. Con toda certeza, una generación que creció entre inventostecnológicos espera innovaciones de punta y tendrá una graninfluencia en el aspecto, el tacto y la modernidad de los nuevos productos.

La revista Teen pronostica una paliza a las bandas de niños y las falsasluminarias, y opina que los adolescentes optarán por diversionesmás reales e incluso más extremas que Survivor y Real World.Seguramente habrá más series de la vida real con conexiones en laRed, así como un canal de cable donde todo sea real.

Las adolescentes participarán más en deportes y surgiránmás chicas superestrellas como las tenistas Williams y Mia Hamm. Losdeportes de riesgo seguirán teniendo gran popularidad y, a raízde lo anterior, la ropa deportiva y de vestir para adolescentes tendráun gran mercado. Los entrenadores vestirán de colores metálicos yel éxito de fabricantes de ropa deportiva, como Roxy Girl y West-Coast,será rotundo.

Los accesorios dominarán la moda: pulseras, aretes, cinturones conbisutería, cuentas e imágenes de animales. Tambiénhabrá un gran mercado para accesorios, adornos y decoración dehabitaciones &flashquothazlo tú mismo&flashquot.

Los adolescentes tendrán mayor poder de consumo, decidiránqué comprar y serán el blanco de los más sofisticadoscomercializadores. Pero detrás de todo esto persisten muchos de losmismos problemas: ¿Qué hago para quitarme estos barritos?¿Cómo le haré para gustarle a este chico/chica? Estosserán los adolescentes de 2001.

Tony Guida

Conductor del programa Sólo para empresarios de CNN.

Desde mi infancia en el Bronx, mi madre me enseñó los preceptosempresariales, aunque ni ella ni yo lo sabíamos. En la época enque los transistores eran lo máximo en tecnología, poco seconocía el concepto de empresario. En realidad, estoy seguro de que lapalabra entrepreneur nunca salió de los labios de mi madre. En nuestrapobre cotidianidad, pocas veces se escuchaban palabras tan sonoras, pero susenseñanzas provenían de observar cómo se ganaban la vidasus seis hermanos. Mi madre nunca tuvo mucho respeto por la capacidad de mistíos y siempre los consideró unos holgazanes.

Todos, excepto Joe. El tío Joe era diferente, &flashquotmuy entrón&flashquot,decía mi madre con una amplia sonrisa de aprobación. Al principioyo me preguntaba a dónde entraría, hasta que descubrí que&flashquotser entrón&flashquot debía ser una de nuestras aspiraciones. Si eltío Joe aún viviera, lo enviaría al programa Sólopara emprendedores. Su historia es tan vigente como lo serámañana. Los tíos Joe, de entonces y de ahora, atrapan laoportunidad donde la ven y, si no la ven, la crean.

Según las proyecciones de las Naciones Unidas, dentro de 10 añoscasi un tercio de la población mundial tendrá 30 años omenos. Y si bien no se necesita ser joven para ser emprendedor, síayuda, y las cifras de la ONU indican que en cuanto a ideas de nuevosproductos, negocios y servicios, aún no hemos visto nada. ¿Porqué? Porque mucho de lo que nos sorprenderá en los añosvenideros será producto de tecnologías que aún soncastillos en el aire. Dicen que tendremos computadoras tan pequeñas quepodrán coserse a nuestra ropa; que el ADN del salmónpodría servir para fabricar chips de computadora tan pequeños ycomplejos que los modelos actuales parecerán piezas de museo.Será un &flashquotmundo feliz&flashquot donde abunden los &flashquotentrones&flashquot... al tío Joele hubiera encantado verlo.

Kenneth Blanchard

Doctor en Filosofía y coautor de The One Minute Manager.

En 2001 será decisivo contratar y conservar al mejor personal. Losgerentes tendrán uno de los papeles más importantes porque elindicador número uno de la satisfacción en el trabajo es larelación entre el personal y su jefe. Creo, más que nunca, que lagente quiere trabajar para líderes con espíritu de servicio,líderes que no traten de quedar bien con todos sino de cumplir con lamisión y los valores de la empresa; y para quienes la razónprincipal de dirigir sea servir, no mantener su puesto. Hay demasiadoslíderes que ven por sí mismos, cuyo objetivo principal esconservar el puesto, el poder y el control. Esto ya no tendrá cabida,sobre todo con la generación Y que está empezando a formar partede la fuerza de trabajo, y a la cual le tocó vivir la dura realidad dela lealtad de sus padres a las compañías y cómo seaprovecharon de ellos. Por consiguiente, estos jóvenes tienen un enfoquetotalmente diferente de las empresas, y el estilo gerencial de &flashquotpues si no tegusta ahí está la puerta&flashquot les resulta totalmente obsoleto.

Doctor Spencer Johnson

Autor del libro Who Moved My Cheese?

Lo que está cambiando es la velocidad del cambio. Veo unaaceleración. Suena gracioso pero creo que, cuando volteemos a ver elaño 2000 diremos: ¿no fue un año maravillosa ypacíficamente lento? Creo que el mayor reto del siglo XXI será nosólo adaptarse al cambio sino disfrutarlo y verlo de manera tal que sele pueda sacar ventaja.

La otra cara de esa moneda es mantener el equilibrio, bajarle un poco al ritmoy preguntarnos: ¿es realmente necesario este cambio? Creo que los mejoresgerentes serán quienes estén en favor de una adaptaciónágil a los grandes cambios sociológicos y quienes logren elequilibrio entre estos cambios y una actitud personal de bajar el ritmo y dereflexión; esto es, quienes logren dominar el arte del buen juicio.