De medio tiempo

Comida rápida al estilo mexicano

Comida rápida al estilo mexicano
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Comida rápida al estilo mexicano Ganancias Rápidas Empezando en Pequeño Carritos de Hamburguesas Por la Vía de las Franquicias Contactos

Ganancias Rápidas

Un grupo de microempresarios descubre en la comida rápida una buenaoportunidad de negocio

Por Lourdes Esquivel

Las grandes ciudades, con sus millones de apresurados habitantes, son mercadosmuy atractivos para quienes tienen en mente emprender un negocio de alimentosrápidos con una inversión reducida.

Un buen emprendedor no puede dejar de lado las oportunidades que emanan delactual ritmo de vida urbano y que sólo exigen un espacio diminuto, unapresentación agradable y mucho entusiasmo, como es el caso de lospuestos de antojitos o hamburguesas.

Son muchas las personas que diariamente salen de sus casas hacia la oficina amuy temprana hora y vuelven a su hogar prácticamente al anochecer. Paraeste sector de la población, las comidas rápidas no sóloles resultan tentadoras, sino también económicas yprácticas, porque ciertamente, una comida completa que incluye sopa,arroz, guisado, postre y agua puede tener un costo de $ 25 pesos (US$ 3); ymuchos no pueden o no están dispuestos a pagarlo; sin contar a otrostantos que no tienen el tiempo suficiente para sentarse una hora en unrestaurante y disfrutar placidamente de su comida.

A todo ello hay que sumar la debilidad de buena parte de los consumidores porlos antojitos, tacos, tamales, hot dogs o hamburguesas. Tal vez sonestas las principales razones por las que hoy, podemos observar en casi todaslas colonias de las grandes ciudades, carritos de alimentos cuyo éxitoradica esencialmente en los numerosos transeúntes que caminan con elestomago vacío.

Empezando en Pequeño

Martín Mancera, un joven emprendedor de la ciudad de México,está convencido de que el negocio de los alimentos puede proporcionarlea cualquiera un ingreso mensual atractivo y seguro. Mancera tiene un puesto dehamburguesas, hot dogs y sincronizadas, ubicado en la colonia Doctores,de la ciudad de México. Su negocio fue establecido hace apenas unaño y ya le genera $4,800 pesos mensuales de ganancia libre (alrededorde US$ 500).

&flashquotLo mejor de todo es que no tengo que estar presente todo el tiempo en ellocal. La inversión diaria que hago en alimentos es mínima, aligual que el esfuerzo y la preparación que se requieren para preparar lacomida. Claro que mi negocio tiene un secreto, que es la forma en la que miesposa prepara la carne para hamburguesa&flashquot.

Lo más importante en este tipo de micro negocios es que estos debentener algo diferente que ofrecerle a su clientela.

Pese a que en el caso de negocios como el de Mancera (muchos de los clientesson circunstanciales) él asegura que muchos de los consumidores de sucomida regresan por el sabor de la carne. &flashquotDespués de todo a tansólo pocos metros hay otras opciones&flashquot.

Mancera inició su negocio con una inversión aproximada de $18,000pesos (US$ 1,800). Esta suma incluyó la compra de un puestometálico, una plancha de fierro dulce, tanques de gas,instalación eléctrica, una vitrina para proteger los alimentos,un refrigerador pequeño y los accesorios necesarios para preparar yservir la comida. Además, para establecer un puesto de este tipo, serequiere antes que nada un permiso de la delegación o municipiocorrespondiente, que exige entre otros requisitos, que el puesto cumpla con lasnormas mínimas sanitarias, un extinguidor y la instalación de untanque de 10 ó 20 kilos.

Para que nada falte a su negocio, Mancera, debe invertir por lo menos $1,500pesos mensuales (US$ 150) en la compra de carne, salchichas, mayonesa, aderezosy todos los insumos que se requieren en la preparación de esta comida.Este dinero no sale del bolsillo del comerciante, sino de las ventas diarias.En promedio, Mancera vende semanalmente 100 hamburguesas, 200 sincronizadas yun número similar de hot dogs, además de una gran cantidad derefrescos. Al descontar toda la inversión, la utilidad aproximada es de200 pesos diarios (US$ 20).

Para Mancera, el suyo ha sido un negocio redondo que no sólo le ha dadoestabilidad financiera, sino que también le ha impulsado a abrir otrosnegocios. De hecho, decidió invertir las ganancias que le genera supuesto de antojitos y hamburguesas en otro de tortas al que bautizó como&flashquotTortas Manuelito&flashquot, en espera de repetir el éxito.

Carritos de Hamburguesas

Otro buen ejemplo que constata que un puesto de antojitos sí es un buennegocio es el de Juan Manuel Aguilar. Hace dos años, Aguilar, un asiduoconsumidor de hamburguesas, pensó que sería una buenaopción preparar las hamburguesas tal como a él le gustaban yvenderlas. Fue así que en 1998, con una inversión de $5,000 pesos(aproximadamente US$ 500), estableció un carro de hamburguesas,también en ciudad de México, al que bautizó &flashquotBurgerStreet&flashquot.

Al principio, comenta, vendía un promedio de 60 hamburguesas, por lo quela ganancia debía reinvertirse en los insumos. Sin embargo, en menostiempo del que imaginó, su negocio fue haciéndose de clientes.Aguilar comenta que &flashquothoy en día, pocos son los habitantes y visitantesde su comunidad que no han probado una hamburguesa de Burger Street.

Aguilar vende semanalmente un promedio de 200 hamburguesas, entre 350 y 400 hotdogs, aproximadamente 250 sincronizadas y por lo menos 300 refrescos. Sunegocio está abierto de lunes a sábado, de 6 de la tarde a 12 dela noche.

La inversión que realiza cada semana en la compra de insumos es deaproximadamente $ 2,000 pesos (US$ 200) y asegura que descontando todos losgastos, entre los que incluye el pago diario de salario a dos personas, obtieneuna ganancia aproximada de $ 1,500 pesos semanales, es decir, $6,000 pesos almes (o US$ 600).

Aun cuando las ventas caen, su utilidad nunca baja considerablemente. Estemicroempresario asegura que si el propietario de un carrito de hot dogsdecide atender en forma personal su negocio, las ganancias pueden incrementarseen forma considerable.

Aguilar está convencido de que el éxito de su negocio radicaprincipalmente en ofrecer alimentos de calidad, además de que posee unabuena receta para preparar la carne y se esmera porque sus clientes reciban unaatención de excelencia. &flashquotNo importa que se trate de un puesto en lacalle, la atención es fundamental&flashquot, comenta.

Un carrito o un puesto sencillo, de dos o tres metros cuadrados de superficie yuna inversión que no supere los US$ 2,000 pueden ser un buen punto departida.

Si se ofrece calidad, higiene y un servicio atento, estos negocios florecenprácticamente en cualquier esquina. Sin embargo, si encuentras unaubicación estratégica y logras encontrar un toque especial, comola sazón de la carne de las hamburguesas en el puesto de Mancera o elestilo personal de Aguilar, los resultados pueden ser realmente asombrosos.

Por la Vía de las Franquicias

Si te interesa comenzar un negocio de alimentos rápidos, pero deseasempezar con el respaldo de un sistema probado de éxito, las franquiciaspueden ser una alternativa muy tentadora.

Victor Álvarez, Director de Noi Grupp S.A. de C.V., que maneja lafranquicia Kreazzy Creps (Creppaletas) explica que el mercado mexicano es muyfértil para este tipo de negocios. Una máquina o un carrito paravender crepas, hamburguesas y hot dogs puede manejarse en fiestasinfantiles, boliches, pistas de patinaje, clubes deportivos, ferias,cafeterías, parques recreativos y centros comerciales.

Alvarez asegura que &flashquotlas franquicias de alimentos son las de mayor permanenciaen el mercado, las que registran una expansión más rápiday las menos sensibles a las variables económicas. Por si fuera poco,cualquiera puede manejarlas, la inversión es mínima, tienen granaceptación y las utilidades netas de los negocios de este tipo dealimentos son altísimas&flashquot

En el caso de Creppaletas, un concepto de origen brasileño, que se hadesarrollado en México, el costo de las franquicias oscila entre los US$1,200 y los US$ 4,000 y el tiempo de recuperación de la inversiónes de aproximadamente seis meses. Los márgenes de utilidad pueden serdel 70 por ciento o más.

Una de las ventajas de una franquicia de este tipo, es que además de lascrepas dulces y saladas, pueden venderse alimentos como: hot dogs,hamburguesas, o postres; y bebidas como refrescos o café.

Kreazzy Creps tiene 200 franquicias vendidas y está proyectandoextenderse hacia Estados Unidos y posteriormente a Europa.

La franquicia más pequeña de esta empresa, la de US$ 1,200,consiste en un módulo portátil que se utiliza principalmente enlas fiestas infantiles. Las estimaciones conservadoras ubican las ganancias deeste tipo de franquicia en alrededor de $6,700 pesos mensuales (alrededor deUS$ 700).

Hay otras opciones, entre ellas: una carrito (al estilo de los que vendenhot-dogs), una isleta, ideal para un centro comercial y un carrusel, ideadopara lugares con alto tráfico de personas, como los cines, ferias okermesses. En estos casos, las utilidades pueden ser de $35,000 pesos mensuales(US$ 3,500) o más, dependiendo del tipo de franquicia y de otrosfactores como la ubicación o la capacidad a la que trabaje lamáquina.

De acuerdo con el Director de Noi Grupp:&flashquotEl mercado potencial de la franquiciade Creppaletas está estimado en 20 millones de consumidores, pero elpúblico consentido de Creppaletas son los niños. El producto lesgusta y ellos mismos se convierten en nuestros mejores promotores ante suspapás&flashquot.

Contactos

Burger Street, Ferrocarril de Cintura s/n esquina Mecánicos, Col.Morelos 15270, México DF, Tel. (5) 702-5822

Kreazzy Creps, Camino Santa Teresa 13, loc-8 P- 3, Centro ComercialPedregal del Lago, Col Heroes de Padierna 10700, México DF, Tel. (5)568-1499, fax (5) 568-9898, e-mail: kreazzy@yahoo.com

Tortas Manuelito, Tizayuca 56 int. 301, Col. AmpliaciónMichoacana 15250, México DF, Tel. (5) 789-6010