Emprendedores

Emprendedores-449

Emprendedores-449
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

De las Telas a los Bytes Renovarse o Morir Contactos

De las Telas a los Bytes

Un emprendedor descubrió en la informática el secreto para noperecer en la industria textil.

Por Mónica Savage

Alfredo Zúñiga, de 54 años, recuerda sus días deuniversitario, cuando estudiaba ingeniería en la Universidad NacionalAutónoma de México (UNAM); trabajaba para su propia empresa delramo textil y soñaba con tener algún día un negociorelacionado con la industria de la informática.

Hoy, su empresa, Puntos de Venta (PDV), es la compañía deautomatización de puntos de venta líder en México; conmás de seis mil equipos instalados en toda la República; unarepresentación en Estados Unidos y un mercado que le compite mano a manoa gigantes de la talla de IBM, NCR y Unisys.

Renovarse o Morir

La transformación del negocio de Zúñiga inició en1985 cuando, aprovechando su experiencia en la industria textil y suvocación hacia los aspectos tecnológicos, desarrolló unsistema de facturación y administración contable, para el cual suprimer &flashquotconejillo de indias&flashquot fue su propio negocio: una fábrica de telasy ropa, que, con el apoyo económico de su mamá, inició alos 17 años.

Luego, con la crisis del sector manufacturero y textil que se generó conla apertura comercial de fines de la década de los ochenta y la ferozcompetencia de los mercados internacionales, Zúñigadecidió, en 1991, cambiar las telas por los bytes.

&flashquotLas empresas del ramo comenzaron a importar ropa a precios con los quenosotros no podíamos competir -recuerda- y, a partir de entonces,busqué una industria que me diera nuevos retos&flashquot.

Sabía que la informática tenía un gran futuro ydecidió enfocarla a una industria que conocía al derecho y alrevés. Se asoció con Soluciones Administrativas por Computadora(SAC), una empresa de software, junto con la que empezó a distribuirequipo de cómputo y a la que acabó adquiriendo luego de tresaños después. A partir de ese momento incursionó,además, en la venta de hardware para ofrecer un servicio integral a susclientes.

Decidió especializarse en la automatización que requeríanlos puntos de venta; desarrolló y lanzó un sistema de manejo deinventarios y control de mercaderías denominado Caja RegistradoraInteligente (CARI) destinado a cadenas de tiendas especializadas.

CARI tuvo tal éxito que, a la fecha, ha realizado seis mil instalacionesde equipo, además de ofrecer programas especiales de cómputo,equipo, accesorios, asesoría y hasta cursos; servicios de valor agregadoque representan una parte importante de su facturación.

Con 30 trabajadores y un crecimiento proyectado en 120 por ciento para este1998, Zúñiga abrió una oficina de representación ycompras con Estados Unidos, PDV Internacional, para facilitar sus operaciones ymantenerse cerca de proveedores como Casio, Metrologic y Epson.

Entre los principales clientes de PDV destacan empresas como Guess, Aca Joe,Area Code, Benetton y Factory, entre otras. &flashquotCon este sistema, podemoscontrolar el curso de la producción de las mercancías, ya quesabemos cuáles fueron las ventas diarias y conocemos que producto sevendió más. Es un buen termómetro que mide la moda denuestras tiendas y así no nos arriesgamos a hacer lo que ya nonecesitamos&flashquot, dice Jesús Juárez, operador del sistema PDV en lastiendas Guess. Y agrega que los sistemas de Zúñiga, &flashquotsin duda hanbeneficiado el crecimiento de la empresa&flashquot.

Pero el negocio no se queda en la rama textil. Uno de los principales logros dePDV ha sido la automatización de las tiendas de autoservicio delInstituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y hoy se está haciendo laautomatización en el sector farmacias, donde muchas todavía notienen un sistema de cobro, venta y facturación actualizado.

Al igual que muchos otros empresarios, Zúñiga fue víctimade la crisis de 1994, pero también, a diferencia de la mayoría,aprovechó esta situación para iniciar un proceso de crecimientointerno a través de la capacitación de su personal; incluso, dicecon orgullo, &flashquotpese a la situación económica del país enesa época, esta empresa no despidió a un sólo empleado.Incluso algunos son ahora socios accionistas&flashquot.

&flashquotNo nos espantamos ante la crisis, lo que hicimos fue fortalecernos alinterior&flashquot, recuerda Zúñiga y agrega que su principal reto es&flashquotdormir junto a elefantes como IBM, sin que nos aplasten&flashquot.

Contactos

PDV, Av. Revolución 470 P.A., Col. San Pedro de los Pinos 03800,tel. MEX (525) 273-3329, fax MEX (525) 273-3143, E-mail: azeta@pdv.com.mx