Marketing

Marketing-514

Marketing-514
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Emprender No Tiene Edad Los Grandes Mitos Contactos

Emprender No Tiene Edad

Emprendedores &flashquotno tan jóvenes&flashquot rejuvenecen su negocio.

Por Juan Carlos Fonseca.

Emeteria Bravo tiene 50 años de edad y 30 de experiencia en el negociode la planchaduría. Sin embargo, no contenta con lo que sabía,hacía tiempo que quería conocer más sobre estrategiasempresariales, pero, como ella misma dice, &flashquotla mayoría de los lugaresque dan este tipo de cursos cobran tarifas que están fuera de mialcance&flashquot.

La oportunidad la encontró en el Programa de Emprendedores de la TerceraEdad, organizado por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y que tienecomo objetivo estimular a personas mayores a formar su propio negocio o hacercrecer el ya existente.

Para Bravo, una de las más jóvenes integrantes, el programa hasido más que satisfactorio. &flashquotA uno, que es independiente y con una edaden la que ya no estamos &flashquotchamacos&flashquot para ir diario a la escuela, nos abre laoportunidad de conocer más sobre el negocio que ya tenemos o abrir unonuevo&flashquot, dice. Y asegura que, gracias a este aprendizaje, sabe ahora que ya nose trata de sentarse a esperar a los clientes; sino de visitarlos y ofrecersiempre un mejor servicio frente a la competencia. &flashquotEl seguir es vida y la vidanunca termina; ahora, con lo que estoy aprendiendo aquí, pienso ampliarmi negocio&flashquot, concluye esta emprendedora.

Así como Bravo, otros muchos han encontrado en este programa laoportunidad que hasta hace poco parecía limitada a jóvenesegresados de las universidades.

&flashquotEste programa parte del principio de que el hombre tiene necesidad de estarempleado toda su vida, aquí queremos que el trabajo se vea como esaposibilidad de descanso rumbo a la creatividad, en donde el ser humano seperfeccione&flashquot, dice la Dra. María Elena Acosta Velasco, coordinadora delPrograma Emprendedores de la Tercera Edad del IPN.

&flashquotEn este programa- explica- se les enseña a las personas mayores aorganizar su propio negocio, así como planear y desarrollarlo con el finde hacerlo crecer. Se reúnen grupos de diez a 15 personas y empiezan aestablecer los soles que corresponden a la empresa y toda la vivencia queésta implica&flashquot, dice la Dra. Acosta.

Dichos cursos se organizan tres veces por año. Sin embargo, si sereúnen los integrantes necesarios, se pueden solicitar en el momento quese considere necesario.

&flashquotSe pretende que la gente se vaya involucrando y experimente lo que significaser director general, dirigir el factor humano, hacer mercadotecnia o finanzas.Nosotros los llevamos del conocimiento teórico al practico, poco a poco,para que vayan conociendo cómo iniciar una empresa&flashquot.

La idea surgió a partir de un programa similar que se lleva a cabo enJapón denominado, &flashquotEmpleo de por vida&flashquot en el cual se estimula a lagente, independientemente de su edad, para explorar oportunidades de negocio yformar su propia empresa.

Los Grandes Mitos

Uno de los grandes mitos que existen hacia los empresarios es que, para seremprendedor, se necesita mucho dinero; pero en este programa hay quienes entrancon capital, hay quienes no lo tienen, pero a cambio cuentan con el entusiasmo.Para aquellos que no tienen el dinero suficiente para formar una empresa perotienen la idea de un producto se les apoya con financiamiento. El monto no esmuy grande, pero son incentivos para que los emprendedores empiecen adistribuir esos prestamos y consoliden poco a poco una empresa. Otro de losgrandes mitos es que, a cierta edad, la gente ya no es productiva. Es ciertoque con el paso del tiempo las facultades disminuyen, pero no al grado al quenos los quiere presentar nuestra sociedad contemporánea.

&flashquotNo hay edad para iniciar un negocio. Hemos tenido gente que llega aquía los 73 años y aveces hasta más&flashquot, dice la Dra. Acosta y explicaque su programa consta de varias etapas: la parte teórica dura seissemanas con descansos de una semana entre una etapa y otra para que la gentereflexione sobre lo aprendido.

&flashquotA muchos les da miedo llegar a una institución de educaciónsuperior llena de jóvenes. Muchos de ellos hace tiempo que ya no recibenninguna actualización y llegan con reservas, pero conforme los vamosinvolucrando se contagia el entusiasmo&flashquot, dice la Dra. Acosta.

&flashquotVemos llegar a nuestros viejos con esas ilusiones de quien empieza el primerdía de clases. En este programa hemos visto a mucha gente reencontrarseconsigo misma. No hay duda, es posible enamorase de una empresa y quien decideun camino así a la tercera edad incrementa su calidad de vida. El caminoempresarial brinda la oportunidad de volcar ideas e ilusión&flashquot, dice laDra. Acosta.

Contactos

Programa Emprendedores para la Tercera Edad, Escuela Superior deComunicación y Administración, Unidad Santo Tomás,Prolongación Carpio 471, Col. Plutarco Elías Calles 11340,México, D.F. Tel. MEX (5) 729-6300 ext. 61506.