Consultoría

Guía para exportar

¿Estás listo para cruzar fronteras con tu marca? Toma nota de estos puntos para tener éxito.
Guía para exportar
Crédito: Depositphotos.com

Esta guía del exportador pretende ser una revisión general de los pasos que todo emprendedor debe tomar en cuenta antes de lanzarse al comercio internacional.

El tema de la exportación es complejo y requiere de un verdadero replanteamiento de nuestras estrategias como empresarios, por lo que te recomendamos no perder de vista y ahondar en cada uno de los siguientes puntos, luego de haber tomado la decisión de vender tu producto en el extranjero.

Abasto. En el caso de los productores, deberán tener plena seguridad del abasto de su materia prima por parte del proveedor o proveedores; que obtengan lo necesario en cantidad, calidad y precio para poder cumplir las demandas internacionales. De otro modo, se limitarán a operar unas cuantas veces tirando a la basura el proyecto y retroceder a un ambiente local aunado a un sentimiento de decepción.

Producción. Es necesario ser capaz de comprometer la cantidad indispensable para satisfacer la demanda internacional; recuerda que estarás tratando de cumplir con los requerimientos a nivel de toda una nación.

Precio. ¿Es el valor total de tu producto a exportar (al convertirlo en la divisa requerida por el país de destino) lo suficientemente competitivo y cumple con las expectativas de los márgenes presupuestados para obtener los resultados esperados? Es indispensable responder afirmativamente a esta pregunta.

Tiempos. Para la posible programación y centrar claramente la periodicidad a la que uno puede comprometerse a surtir los requerimientos, es necesario conocer cuáles son los tiempos en los que nos encontramos atados por todos nuestros procesos; desde la sistematización del estudio de costeo y obtención de cotizaciones de materia prima, hasta que el producto sea despachado por tu agente aduanal.

Estos puntos anteriores, aunque presentados de una manera escueta, son de crítica importancia, pues es lo que nos asegurará que nuestras relaciones comerciales sean exitosas y evitar caer en los fatídicos ( y muy comunes) errores que lo único que logran es una drástica e inevitable puerta cerrada.

Así también y para evitar caer en complicaciones o pérdidas de tiempo y dinero en tu afán por exportar, las siguientes recomendaciones básicas pueden ser de gran utilidad:

1. País. Para seleccionar el país donde pretendes colocar tu producto; deberás empezar por buscar todos los contactos posibles. Una forma ideal para iniciar este contacto es en la embajada de México del país seleccionado, a través del representante comercial. Se trata de hacer que esa persona conozca bien tu intención, tu proyecto y no se olvide fácilmente de ti, ya que estará en un constante contacto.

2. Investigación de mercado. Es muy conocido por todos que el estudio de mercados y los anteproyectos de factibilidad desarrollados por empresas especializadas son muy costosos y, aunque debe ser una labor muy bien estructurada, se puede iniciar con unas cuantas llamadas telefónicas e intercambios de fax o e-mails, lo que nos puede ayudar a obtener resultados indicativos sobre el país a donde queremos exportar. Desde las representaciones comerciales hasta diversas páginas en Internet tienen información sobre la economía, la población, actividad comercial, etc. del país a donde queremos llegar.

3. Costos incrementables. Estos son todos aquellos gastos inherentes a nuestra exportación y que afectan directamente nuestro precio de venta, de acuerdo con el tipo de término internacional de comercio que se pacte con el cliente. Estos gastos son:

Transporte. Costo de fletes locales e internacionales.

Seguro. Gasto del aseguramiento de la mercancía en el transporte local e internacional, el cual depende del valor determinado.

Agente Aduanal. El gobierno mexicano examina los impuestos a la exportación con el fin de promover esta actividad. De cualquier manera, se debe cubrir el gasto de los honorarios del agente aduanal.

Envase y embalaje. En muchas ocasiones, la exportación requiere de envases y embalajes especiales, lo cual también implica gastos según el tipo de producto que se esté enviando.

Sería difícil ahondar en cada uno de estos puntos, en el sentido de que cada producto de exportación requiere de un trato único y distintivo dependiendo de su naturaleza; si se trata de alimentos, ropa, bebidas, juguetes, artesanía, material impreso, etc. No obstante, un aspecto que es de crítica importancia, y que no deberás descuidar por nada, es el referente al tema financiero. En esta ocupación es más que importante señalar que la forma más adecuada y segura para evitar fraudes -que existen y abundan sin medida- es el manejo bien implantado de cartas de crédito, lo cual asegura el buen retorno de tus intereses.