My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

Franquicias Regionales

Franquicias Regionales
Crédito: Depositphotos.com

Franquicias Regionales Franquicias Regionales Su Entrada Al Esquema De Franquicias Hacia El Futuro Alzando El Vuelo Los Ingredientes Clave ¡Las Alitas Se Queman! Fórmula Para La Expansión Ganancias A Domicilio La Primer Franquicia El Reinado Continúa Contactos

Franquicias Regionales

Franquicias de éxito en el interior de la República Mexicana

Por Graciela Aguilar, Julián Javier Hernández y MiguelTorres

Super Kompras Micro no solamente es un minisupermercado: también es unasolución por partida doble. Nació como una alternativa decrecimiento para los almacenes Garcés (su empresa madre) y luego setransformó en franquicia para consolidarse como negocio.

Durante 1999 abrió cuatro franquicias, de las cuales dos son propias.Con esas aperturas suma 22 tiendas tipo autoservicio de colonia. La familiaGarcés posee, además, ocho supermercados. Ambas cadenasestán distribuidas principalmente en el Estado de México yMichoacán, hecho que les concede un sello distintivo como franquiciasregionales.

Super Kompras Micro lleva ocho años en el mercado y seis añoscomo franquicia, comenta Jorge Garcés Domínguez, gerentecomercial de la firma.

Para hablar de Super Kompras Micro es necesario citar la historia de lastiendas Garcés, empresa que nació hace 50 años, cuando elabuelo de Jorge Garcés abrió un puesto de frutas en un mercado.

&flashquotLuego de muchos años de esfuerzo, mi abuelo logró reunir losuficiente para montar una miscelánea. Años después, loshijos de mi abuelo fueron creando otras tiendas más grandes. Asíes como llegaron a fundar los almacenes Garcés&flashquot, explica elemprendedor.

Vivieron años de bonanza hasta que la llegada de otros almacenes lessignificó una dura competencia. Con más de mil empleados y cadavez menos clientela, las tiendas comenzaron a registrar algunos problemas deliquidez.

En 1995 el crecimiento de las tiendas se detuvo. La familia Garcés sedio cuenta que si bien no debía dejar de crecer, tampoco podíasostener el ritmo que llevaba: una tienda de dos mil metros cuadrados poraño.

&flashquotNuestra alternativa fue abrir tiendas de 300 metros cuadrados, distribuidas endistintas zonas, para atender un mercado que requería de servicio adomicilio, con un surtido menor pero más especializado y en horarios deatención más amplios. Así nació Super KomprasMicro&flashquot, detalla Garcés.

Su Entrada Al Esquema De Franquicias

A pesar de que había encontrado la solución --losminisupermercados fueron la opción idónea para continuar con elcrecimiento de la empresa-- la familia Garcés debió vencer otrosobstáculos para consolidar su negocio.

&flashquotLo más difícil en el momento de franquiciar es aceptar quenecesito de otro. Si no se tiene claro el concepto de franquicia,egoístamente lo primero que se le ocurre a alguien es: ¿paraqué me asocio? Mejor lo hago yo. Así pensábamos muchosempresarios en la bonanza, pero ante la crisis cambiamos de mentalidad&flashquot, diceGarcés.

No obstante, en esta transición también encontraron varioselementos a favor.

&flashquotYa éramos dueños de varias tiendas y eso nos permitíatener una serie de manuales y de tecnología documentada, factoresimportantes para el éxito de una franquicia. Si se sabe del negocio peroel saber no está documentado y estandarizado, difícilmente sepuede ayudar a otros a que repitan el esquema&flashquot, explica Garcés.

Hacia El Futuro

&flashquotNo queremos un crecimiento explosivo, hay que pensar en grande pero actuar enpequeño, porque es la única forma de ir madurando el crecimiento.A veces los caminos más cortos son los menos indicados; podemos elegirun camino que genere utilidades en el corto plazo, pero a la larga serála tumba del negocio&flashquot, dice Garcés.

Añade que para obtener una franquicia de Super Kompras Micro --confuerte presencia en el Estado de México-- se requieren $500,000 deinversión, además de arduo trabajo.

&flashquotMuchas veces el empresario que adquiere una franquicia piensa que éstale permitirá obtener ganancias inmediatamente, y eso no es así.Es igual que tener un becerro: hay que darle de comer mucho tiempo para que undía llegue a ser vaca y entonces se podrá ordeñar&flashquot,concluye.

Alzando El Vuelo

Las Alitas: del puesto de madera a la venta de franquicias

Las Alitas es un restaurante que nació en 1995 en Monterrey. Sedistingue actualmente por ofrecer a sus comensales las tradicionales alitas depollo y basa su fortaleza en el ingrediente secreto de la salsa que utilizapara marinarlas. Sin embargo, lo relevante de esta historia es el hecho de quesu fundador logró transformar un localito ambulante en una franquiciaque, a sus cuatro años de vida, factura $5 millones y queencontró en el esquema de franquicias la mejor forma de expansión.

Los Ingredientes Clave

Desde su juventud, Javier Gracia gustaba de leer las etiquetas de las latas yde las conservas para saber su contenido y pasaba varias horas en la cocina desu casa para aprender el arte culinario de su mamá.

Para poder cursar la carrera en ciencias de la comunicación, Gracia sedispuso a buscar un trabajo que lo apoyara económicamente. Para un jovenque le interesaba el sueldo para mantener sus estudios hubiera sidofácil buscar cualquier trabajo relacionado con sus estudios y ganarexperiencia en el ramo. Pero para Gracia fue más importante escuchar asu espíritu emprendedor --el cual lo inquietaba por incursionar en elárea de los alimentos--, por lo que decidió trabajar como meseroen varios restaurantes de Monterrey y adquirir experiencia en el negocio de lacomida, así como aprender a tratar a los comensales.

Después de un par de años, el joven no pudo esperar más yen julio de 1995 abrió Red Wings, un puesto hecho de madera en dondevendía papas, nachos, hot-dogs, y alas de pollo fritas porrecomendación de su cuñado, quien había llegado deCanadá unos meses antes comentando el éxito que tenían lasdichosas alitas en esas latitudes.

Y así empezó el negocio de este emprendedor, con unainversión de $40,000 que consiguió con préstamos de supapá y su hermana, y que utilizó para hacer su puesto y comprarla materia prima.

El arranque fue lento y la clientela de trato difícil ya que seubicó en una zona rodeada de discotecas y bares muy concurridos. Sinembargo, nueve meses más tarde, Gracia recuperó lainversión y pagó las deudas a su familia pero, lo mássorprendente, fue que cerró el puesto para ir a trabajar a unacompañía de telecomunicaciones.

¡Las Alitas Se Queman!

Durante el tiempo que trabajó para otra empresa, Gracia no perdióde vista la idea de tener un negocio de comida en forma. En sus horas libres se``metió hasta la cocina'' a inventar otras fórmulas para mejorarla salsa y relanzar el negocio. Con esta idea en la mente, Gracia no se deshizode su puesto de madera pues pensó que le podría servir para elreinicio. Sin embargo, al final de cuentas se quedó sin él puesun incendió lo redujo a cenizas, salvándose sólo elletrero con el nombre de su negocio &flashquotLas Alitas&flashquot.

Ese incendio no significó otra cosa para este emprendedor sino laoportunidad para reiniciar en forma, así que, recurriendo nuevamente asu familia consiguió $55,000 para reconstruir su negocio.

Hoy en día, el letrero medio quemado de &flashquotLas Alitas&flashquot cuelga de la paredde un local equipado con clima y varias mesas en El Centrito, una de lasmejores zonas comerciales en San Pedro Garza García, Nuevo León.

Su fórmula finalmente dio en el blanco y esta vez recuperó lainversión en cuatro meses. Al cierre de 1997 las ventas fueron de $1millón y empleaba a cuatro personas; en 1998 Gracia incrementó supersonal a diez jóvenes, integró a su servicio la entrega adomicilio, incluyó tres diferentes salsas para marinar las alas de pollosegún el grado de picante y facturó $2.3 millones (un crecimientode 56.5 por ciento). Para 1999 piensa cerrar con $5 millones enfacturación, 25 empleados. &flashquotLas razones de nuestro crecimiento fueron elcambio de local, el aumento del menú, los pedidos a domicilio y, desdeluego, nuestra receta original&flashquot, dice este entrepreneur.

Fórmula Para La Expansión

A pesar de que el crecimiento de Las Alitas va viento en popa, su fundador creefirmemente que mediante un esquema de franquicia logrará consolidar sunegocio más rápido y de forma controlada.

La idea surgió al ver la inquietud de algunos clientes e inversionistaspor contar con un negocio como el suyo. Para lograr el mejor esquema defranquicias tanto para él como para sus franquiciatarios, Graciarecurrió a los especialistas, quienes le orientaron para formar el mejorplan de comercialización de su restaurante-franquicia.

Por el momento, Gracia no tiene planes de extender el número de negociospropios, &flashquotNada más voy a continuar con el original para poder atenderbien a las franquicias; quiero estar libre, por si acaso no funciona alguna,poder recomprarla, y hacer que crezca antes de venderla nuevamente&flashquot, explica.

Los primeros franquiciantes de Las Alitas están por aparecer en la zonametropolitana de Monterrey. Uno de ellos se ubicará en el centrocomercial Plaza Fiesta San Agustín. Cada uno de los localesinvertirá entre $70,000 y $80,000 en la instalación.

&flashquotTodo indica que recuperaré la inversión en un periodomáximo de dos años; pienso que el año 2000 será muybueno para el comercio y para la economía en general&flashquot, dice eldueño de la franquicia Las Alitas de Fiesta San Agustín.

Ganancias A Domicilio

Pizza del Rey: coronándose en el sistema

La entrada de Juan Alberto Blanco Saldívar al mundo de los negocios seda en 1983, cuando siendo un estudiante de contabilidad en la UniversidadAutónoma de Chihuahua, decidió establecer una pizzería.

&flashquotPensé en la pizzería porque en ese año en Chihuahua noexistía ningún negocio de estas características y como enel país comenzaba a darse el boom de Pizza Hut y este tipo de negocios,busqué participar en ese mercado&flashquot.

Por otra parte, las probabilidades de éxito para la empresa eranamplias, ya que los jóvenes de esta ciudad no contaban con un lugar comosu establecimiento: un restaurante en donde la comida fuera más barata yel ambiente más relajado.

Con una inversión de US$2,500 Blanco adquirió un edificio en unazona céntrica de la ciudad, lo equipó y empezó a vendersus pizzas bajo el nombre de Pizza del Rey.

Las ventas para este primer año superaron las expectativas de Blancopues el hecho de alcanzar US$80,000 le permitió consolidar su negocio.

&flashquotCreo que la dimensión de lo que estábamos haciendo eramás grande de lo que pensábamos, porque muchas personas enChihuahua adquirieron la cultura de la comida rápida visitando El PasoTexas, por estar relativamente cerca de aquí. Con mi negocio lo quepasó fue que encontraron un lugar en donde consumir estos alimentos sintener que viajar y gastar más dinero&flashquot, explica Blanco.

Durante los siguientes dos años esta pizzería duplicó susganancias: en 1984 vendieron US$160,000 y en 1985 lograron ventas porUS$320,000.

En 1986 se abrió la segunda sucursal, lo que representó unincremento en sus metas de un 40 por ciento, ritmo que mantuvo por cincoaños.

Mientras seguía este crecimiento insólito en la ciudad natal dePizza del Rey, su fundado empezó a detectar otros mercados y aestudiarlos hasta que decidió abrir un primer establecimiento en CiudadJuárez, una plaza que a pesar de que estaba aún más cercade El Paso, funcionó desde el principio gracias a su reconocimiento enla capital del estado.

Con ocho sucursales en 1991, las cosas iban viento en popa para esteemprendedor pues a partir de este año y hasta 1994, su establecimientopresenció un incremento constante en sus ventas en 40 por cientopromedio.

La Primer Franquicia

En 1994, después de analizar algunos números y estudiar losposibles esquemas de crecimiento, Blanco decidió incursionar en el mundode las franquicias pues se convenció de que este sistemapermitiría que su negocio creciera con mayor fluidez.

&flashquotEse año se hizo el plan de franquicias, pensando que era el momentooportuno. Sin embargo, la crisis que se desató en el país afinales del 1994 y todo el 1995 impidió que arrancáramos con lanueva fase e incluso, nuestras ventas bajaron, sólo pudimos crecer en undiez por ciento en esa época&flashquot, dice Blanco.

No obstante, este tiempo de dificultades también dejó algunaslecciones para este emprendedor, quien vio en el ahorro interno una forma desalir adelante en un tiempo en que el buscar fondos en los bancos era demasiadocaro.

&flashquotTuvimos que detenernos con las franquicias, pero al reinvertir utilidadespudimos mantener nuestras tiendas a un buen nivel y eso nos ayudó asalir de la crisis sin ninguna deuda&flashquot, apunta Blanco.

El desarrollo de proveedores locales y regionales es otro de los factores queha funcionado para este emprendedor, ya que puede conseguir sus insumos aprecios competitivos, con lo que no impacta el costo final de las pizzas y semanifiesta abierto a desarrollar nuevos proveedores; ya sea en el áreade los alimentos o en el mobiliario para sus tiendas.

Los años 1996 y 1997 significan un repunte para Pizza del Rey: lasventas se recuperan y en este último año alcanzaron US$2.7millones, momento en el que Blanco decide retomar la idea de las franquicias.

&flashquotCon base en la recuperación económica vimos que ya era posiblecomenzar con el plan que buscamos iniciar en 1994&flashquot dice Blanco. Así, conuna inversión de US$250,000 por parte del franquiciatario nace laprimera tienda bajo este régimen.

Para lograr obtener una franquicia de Pizza del Rey es necesario someterse auna evaluación, ya que su propietario afirma que si bien es cierto quelo que se busca es hacer un negocio rentable, también se da un sentidosocial a la actividad, porque a fin de cuentas, la tienda puede ser unpatrimonio para los hijos de las personas que han instalado la pizzería,por eso tratan de garantizar un estatus de calidad para que la clientela seaconstante, dando además cursos de capacitación y buscando elmejor lugar para instalar la tienda.

Este es uno de los argumentos que expone Juan Blanco cuando es cuestionadosobre el porqué no han abierto más tiendas, víafranquicias: &flashquotEs cierto que nos tomamos nuestro tiempo con cada franquiciatarioy ahora sólo tenemos tres tiendas funcionando bajo este esquema, peroqueremos garantizar el éxito de aquellos que confía en nosotrospara llegar a este negocio y no podemos asegurarles una recuperación dela inversión en dos años, si no les garantizamos eléxito&flashquot.

Bajo esta filosofía, Pizza del Rey cerró 1998 con ventas porUS$3.5 millones y 1999, con tres tiendas franquiciadas, las ventas fueron deUS$4 millones.

El Reinado Continúa

Los planes de expansión de su red de franquicias son lentos pero siempreen busca de la seguridad. Hoy en día, Pizza del Rey piensa abarcar laregión norte de México, en especial a los estados de Coahuila yDurango, con la idea de que a fines del 2000 su mercado abarque tambiéna Zacatecas y Aguascalientes.

El negocio hasta el momento va en aumento y aún sin extenderse a lasentidades más cercanas al centro de México. Entre suspronósticos Pizza del Rey tiene pensado cerrar este año conventas por US$4.5 millones, lo que permite que este emprendedor escale eléxito con la venta de pizzas y franquicias en la RepúblicaMexicana.

Contactos

Las Alitas, Terra Nova 106, Col. Vista Hermosa 64610, Monterrey, NL.Tel. (8) 346-2609, 346-2610, fax (8) 300-0845, E-mail: lasalitas@infosel.net.mx