De medio tiempo

De medio tiempo-1193

De medio tiempo-1193
Crédito: Depositphotos.com

Obtenga Recursos Frescos

Obtenga Recursos Frescos

Las uniones de crédito son una herramienta fundamental para lospequeños y medianos empresarios

Por Gerardo Flores

Después de un lento crecimiento observado durante la década delos setenta y ochenta, las uniones de crédito se multiplicaron en formasorprendente en el sexenio pasado, alentadas no sólo porque se lesconsideró el mecanismo más idóneo para colocar recursosfinancieros de la banca de desarrollo, sino porque significaban la principalfuente de préstamos a tasas más bajas y plazos más largospara industriales, comerciantes y prestadores de servicios.

Entre 1990 y 1994 las uniones de crédito entregaron recursos amás de 50 mil empresas en promedio por año. El éxito deestos intermediarios fue notable hasta antes de la crisis, porque no hubosector de la producción, el comercio o los servicios que no encontraraen ellos dinero a tasas de interés más bajas y plazos máscómodos.

Con un origen que se remonta a la década de los años cuarenta enlas llamadas cooperativas de crédito, las uniones lograron unatransformación vertiginosa en esta última década y trasabandonar sus objetivos de simple vehículo de gestión, pasaron aser la herramienta fundamental de los empresarios pequeños y medianospara obtener recursos frescos de diferente índole, desde elrefaccionario y de avío, hasta el redescuento.

En los últimos seis años se crearon alrededor de 500 uniones decrédito de las más diversas ramas industriales o áreas deacción del comercio y los servicios, como el turismo, lahotelería y los gremios de profesionales.

Arturo Méndez, presidente del Comité de Uniones de Créditode la Asociación de Banqueros de México (ABM), asegura aEntrepreneur que a pesar de que estos intermediarios financieros nobancarios enfrentan problemas graves de fraudes, quiebras, malasadministraciones y desvío de recursos, existen por lo menos 80 quepueden presumir que son el mecanismo idóneo y necesario para eldesarrollo de las empresas, micro, pequeñas y medianas.

Explicó que las uniones de crédito iniciaron hace variasdécadas la figura de la especialización, y de este modo surgieronuniones que sólo atendían a empresarios de una rama industrialdeterminada, como la del calzado, el vestido, la textil, la maderera, laminera, etc.

Se puede afirmar, dice, que las uniones de crédito se especializaron endeterminados sectores para hacerles llegar un crédito más barato,con mejores plazos y garantías de una misma procedencia.

Posteriormente se les brindó a los empresarios un servicio adicional,entre las que destacaron la comercialización y el apoyo en compras yventas.

Arturo Méndez aclara que son 22 uniones de crédito las que tienenrelación con la Asociación de Banqueros de México y que deellas sólo diez se han abocado a la especialización o a laatención de un sector específico: la litográfica, la deparafinas, la de televisión por cable, la de radiodifusoras, la deminería, la de industria manufacturera, la del autotransporte, la decomercialización de productos básicos, la de lácteos y lade transporte foráneo de pasajeros.

El presidente de este comité de uniones de crédito de la ABMexplica que estos intermediarios financieros no bancarios, que tienen suprincipal fuente de fondeo en la banca de desarrollo, como Nacional Financiera,el Banco Nacional de Comercio Exterior, el Banco Nacional de Comercio Interiory el Banco Nacional de Crédito Rural, entre otros, no deben cumplirsólo con la función de entregar financiamiento, conseguir plazo ytasas de interés favorables.

Destaca que la labor de las uniones de crédito va más alládel simple otorgamiento de crédito. Las uniones de crédito comola litográfica y la de parafinas, por ejemplo, además de ofrecerrecursos, aseguran el abasto de sus clientes y los coordinan o reúnenpara conseguir mejores precios, cuyos beneficios se transfieren a los socios.

Arturo Méndez precisa que en el área de las ventas, las unionesde crédito también tienen una función importante. Citacomo ejemplo el de la unión de crédito litográfica, queante un pedido de tres millones de calendarios que le ordena hacer un clientepotencial de este sector, reúne a los socios de la unión y les daasistencia para que entre varios puedan cumplir con esa tarea encomendada, queningún socio por si sólo podría realizar, y de este modose convierte la unión en un canal de comercialización para losempresarios de esta intermediaria financiera no bancaria.

Asimismo, señala que otra de las ventajas de las uniones decrédito abocadas a la especialización es la facilidad que permitecapacitar a miembros de un mismo sector, reduciendo costos por este concepto.

Existen uniones de crédito que se diversificaron en diferentes sectores.Esta expansión y diversificación llegaron en el sexenio pasado,cuando se revierte la tendencia de la banca de desarrollo que otorgaba el 90por ciento de sus recursos a grandes empresas como Televisa, PetróleosMexicanos o la Comisión Federal de Electricidad.

El giro comienza en favor de las pequeñas y medianas empresas querepresentan el 77 por ciento de la economía mexicana, ya que duranteaños no pudieron accesar al crédito en los bancos comerciales ode primer piso, porque para estos la pequeña planta productivarepresentaba un gran riesgo y una rentabilidad de muy largo plazo.

En esta transición de otorgar más crédito a laspequeñas y medianas empresas y dejar al margen a las grandescorporaciones y paraestatales, fue necesario volver los ojos hacia losintermediarios financieros no bancarios, especialmente las uniones decrédito, arrendadoras, entidades de fomento y empresas de factoraje quese multiplicaron en forma inusitada, pero que se han reducido paulatinamentedebido a que no fueron bien administradas.

Para este año, las más de 80 uniones de crédito que seencuentran en operación, deberán ser sumamente eficientes, encuanto a la asignación de recursos para las empresas, basándoseen proyectos viables, con rentabilidad comprobada, una administraciónbien conducida, apego a normas más estrictas del destino de loscréditos y vigilancia más estrecha de las autoridades sobre lamoralidad u honestidad de quienes integran los consejos deadministración de estos importantes mecanismos de promoción definanciamientos y de apoyo a la planta productiva.

Arturo Méndez subraya que las uniones de crédito, lejos demantener una especialización, deben diversificarse, porque entre lasgrandes desventajas de la sectorización, además de laeliminación del principio de la selectividad del proyecto, se corre elriesgo de paralización de la unión cuando factores externos ointernos alteran la actividad, como pasó con la unión decrédito del autotransporte, que fue duramente golpeada por ladevaluación, ya que sus operaciones están ligadas al tipo decambio, y al caer el peso, también su actividad productiva, aumentandoel riesgo de su cartera vencida.

Finalmente, Arturo Méndez aclara que durante el sexenio pasadopredominaron las uniones que apoyaron a la industria y los servicios, quedandoen segundo término el comercio. &flashquotDe cualquier modo matiza, y pese a losproblemas que hoy enfrentan estos intermediarios financieros no bancarios, lasuniones de créditos son y seguirán siendo el vehículomás idóneo para dar financiamiento a la planta productiva, que esla única que genera empleo en masa y reactiva el círculoeconómico necesario para el desarrollo de una nación&flashquot.