Consultoría

Tranquilidad Legal

Tranquilidad Legal
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Tranquilidad Legal Tranquilidad Legal Negociacion Entre Las Partes Que Quede Claro Desde el Inicio Revisiones y Balances Con Confianza No es Mi Culpa

Tranquilidad Legal

El arte de descifrar un texto legal.

Por Marc Diener

Los abogados tenemos un refrán: &flashquotLa letra grande promete; lapequeña, quita&flashquot. Y si por algo son conocidos los documentos legalesformales es por sus textos en letra pequeña, o &flashquotgarlitos&flashquot, esospárrafos legales interminables, impenetrables e incomprensibles queparecen haber sido diseñados sólo para irritar y confundir allego.

Aunque la negociación de un garlito quizá parezca algo abstractoy molesto cuando se está discutiendo a fondo un convenio, al finalredundará en efectos asombrosos para su negociación. Entre otrascosas, el garlito deja al descubierto los detalles, prevé lascontingencias, reparte los riesgos y puede dar a cualquiera de las partesimportantes ventajas prácticas en un litigio. Aquí descifraremosalgunos de los misterios de estos artificiosos recovecos, así comociertos trucos legales del mundo comercial. No obstante, antes de comenzar, hayque tomar nota de lo siguiente: este sólo es un panorama general de lascondiciones más comunes del garlito o letra chica. Aunque leayudará a entender los tratos y sus implicaciones, este inicio no es unareceta de &flashquothágalo usted mismo&flashquot. Estas cláusulas noservirán, a menos que se enuncien correctamente. Aunque usted lleve laventaja en el tribunal emitiendo su propio contrato o negociando modificacionesa la documentación que reciba, busque la asesoría de un abogado.

Negociacion Entre Las Partes

Cuando su abogado externa que la ley favorece la &flashquotasignación&flashquot de losconvenios, a lo que se refiere es a que un contrato puede ser vendido ocomprado o, como se dice en la jerga legal, &flashquotasignado&flashquot. De tal forma, ustedpuede quedar en cerrar el trato con una persona, y terminar haciéndolocon otra, con buenos o malos resultados. Como en todos los asuntos legales, laregla general tiene muchas excepciones. Por ejemplo, el término``asignación'' en realidad significa dos cosas: la venta a un terceroque tiene el derecho de recibir algo de otro, y/o la delegación a untercero de la obligación de hacer algo en beneficio de otro.

Si usted no quiere que la otra parte pueda vender su negocio,especifíquelo en el convenio con la frase: &flashquotEs nula cualquiernegociación de este convenio por la otra parte&flashquot. Si, por el contrario,usted desea tener el derecho irrestricto de vender, también hay queespecificarlo. O bien, considere otro compromiso: liste las negociaciones y/odelegaciones que estén correctas, y si requieren ser notificadas oaprobadas por la otra parte, con previa comunicación.

Que Quede Claro Desde el Inicio

La cláusula de fusión o integración lo protege de unreclamo por no haber incluido algunas partes en el contrato o de que, enalgún momento, usted hubiera establecido un acuerdo verbal paramodificar el convenio escrito. Suele ser la última cláusula de unconvenio. Una versión sencilla sería: &flashquotEste convenio contienenuestra entera aceptación y no puede ser modificado verbalmente&flashquot. Perorecuerde, si fuera usted quien deseara una futura ampliación a lo queestá escrito en el documento, no la incluya.

Revisiones y Balances

Si el contrato le otorga derechos sobre utilidades o regalías, unacláusula de auditoría le dará derecho a verificarlas. Sinella, el único medio para acceder a los libros y registros seráuna demanda legal. Si es usted quien audita, consiga los registros contablesregulares, así como los derechos para acceder a cualquier registroespecífico necesario para verificar que ha recibido el pago correcto.Asimismo, solicite a la otra parte que absorba el costo de la auditoríasi descubre errores que excedan el cinco por ciento. Por otro lado, si usted vaa ser auditado, asegúrese de contar con el derecho de ser notificado entiempo y forma, que las auditorías sean confidenciales, no demasiadofrecuentes ni demasiado largas y que, a su vez, usted no sea requerido a hacerauditoría a ningún tercero en quien usted depositó suconfianza para hacer las declaraciones o pagos.

Con Confianza

Las alabanzas y la exageración siempre serán parte de un trato (yde la interacción humana). Si la enfermedad es el dolo, lasrepresentaciones y garantías son la cura. Tratemos de que la otra parteponga en blanco y negro lo que prometió como verdadero, asentando loshechos que dimos por descontado cuando se acordaron, por ejemplo, que la juntadirectiva aprobara el trato, que la obra de arte sea realmente original, quelas instalaciones estén en buen estado cuando nos mudemos, etc. Estetipo de garantías son similares a las que se otorgan al consumidorrespecto a refacciones y funcionamiento, sólo que en este caso losriesgos son mayores. Cualquiera que repara o garantiza un teléfono puedemuy bien ser acusado de fraude, así como de las pérdidasocasionadas a la otra parte.

Las reparaciones y garantías (RyG) deben ser establecidas por el clienteen cada caso específico. Entre más compleja sea unatransacción, las RyG deberán ser más exhaustivas, y lasnegociaciones, más amplias. Por ejemplo, incluso un negocio corporativocomún y corriente debe incluir un lista amplia de RyG --exactitud dedeclaraciones financieras, pago de impuestos, derechos sobre activos,pólizas de seguros, listas de clientes, cumplimiento de diversas leyes,funcionamiento adecuado de la corporación, existencias, buenareputación de las partes, zonificación, inventarios, patentes,cuentas por cobrar, demandas legales, marcas registradas, etc. Aunque las RyGimplican problemas relacionados con la honestidad, no baje la guardiasimplemente porque la otra parte jura que todo está bien. En la vidareal, la deshonestidad o negligencia del otro serán problema deusted . . . y embarcarse en una demanda legal es unúltimo recurso gravoso, caro y que lleva tiempo. Aun las RyG másestrictas no impiden que usted verifique con quién está haciendonegocio, comprando las pólizas adecuadas y estructurando sus documentos,con el fin de reducir al mínimo las desventajas.

No es Mi Culpa

Como regla general, cuando llega el momento de hacer un trato, entre menosresponsabilidad legal tenga usted, mejor. Por lo tanto, si la otra parte tienelos medios, le venderá los artículos &flashquottal cual&flashquot, le haráentrar a las instalaciones bajo su propio riesgo, y saturará losconvenios con renuncias, expresará negativas a las garantías,limitaciones a la disponibilidad e incluso le hará a usted responsablede comprar la póliza de seguro. Puede que no sea ético y, aveces, tal vez excesivo, pero le guste o no, a menudo una de las partes puedeeludir su responsabilidad.

La cláusula más famosa de exculpación es la de laindemnización, la compañera perfecta de muchos de lostergiversadores de riesgos o de cualquier representación ygarantía. Entre otras cosas, ofrece protección contra demandaslegales de terceros. Es decir, si usted aceptó indemnizarme y yo soydemandado por alguien más debido al trato que hice con usted, usted debepagar a los abogados para que me defiendan además de la suma ordenada siperdiera la demanda. A los abogados les encanta negociar las cláusulasde indemnización. ¿Quién controla la demanda legal?¿Qué sucede si usted quiere establecerse y no lo hace? ¿Aqué se aplica exactamente la indemnización? ¿Tiene efectodespués de que recibo una carta francamente desagradable, cuando soydemandado, cuando pierdo, o cuando tengo que pagar? Irónicamente, apesar de todo el regateo, en el mundo real una fianza o una póliza deseguro suele encargarse del problema. A los tribunales les gusta la idea de lacontribución; a cada una de las partes le toca una cuota acorde a latransgresión.

Una cláusula de notificación señala con especificidadabrumadora el momento específico en el que las partes involucradas debenintercambiar comunicación formal, incluyendo el lugar, la fecha ycómo responderlas; si son efectivas, quién recibe copia,cuáles pueden ser verbales, etc. Aunque esas cláusulas nopretenden ser exculpatorias, cabe su aplicación en este sentido. Bastacon enviar una notificación sin adjuntarse escrupulosamente el convenioy su oponente gritará: ¡Penal!, y declarará que sunotificación es inadecuada e ineficaz. ¿Suena estrambótico?Quizá. Pero con un poco de suerte, la otra parte hará la alharacasuficiente para zafarse del asunto, arguyendo que su notificacióninadecuada la puso en desventaja.