Consultoría

Negocios de largo plazo y baja inversión

Emprender con pocos recursos no es efímero. Por el contrario, las empresas bien desarrolladas son un oportunidad para generar ingresos extras constantes, y con el tiempo una alternativa de autoempleo y vocación de negocio
Negocios de largo plazo y baja inversión
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

"Qué bueno sería tener un ingreso extra que complementara mi sueldo fijo". "Esos 100 mil pesos que tengo guardados, podrían permitirme abrir un negocio que fuera una fuente alterna de ingresos". "Si me saliera de trabajar y pusiera un negocio, probablemente ganaría más que ahora y tendría más tiempo libre". "Ese dinero de mi liquidación, aunque no pasan de 90 mil pesos, los voy a invertir en poner un negocio propio"... Estas y otras frases pasan a diario por la mente de todos los que buscan los medios de incrementar sus ingresos, ya sea para complementar su salario mensual, o bien con el fin de crear una fuente de dinero propia.

Nosotros quisimos inspirarnos para hacer este número con la frase que abre este texto: "Qué bueno sería tener un ingreso extra que complementara mi sueldo fijo". Por ello, te ofrecemos algunas oportunidades de negocio que podrías montar y comenzar con menos de 100 mil pesos, teniendo en la mira que son alternativas para ampliar tus fuentes de ingresos, aunque éstas se puedan convertir, en algún momento, en tu único medio para obtener dinero, o quizá son opciones para cambiar de giro.

Dos de ellas hacen parte de nichos ya tradicionales, como es la cafetería y la lavandería, que seguramente pueden integrar un valor agregado o plus que marque la diferencia frente a la competencia; otras son un poco más especializadas, como elaborar dulces kosher (alimentos que se consumen en la comunidad Judía), así como abrir un consultorio que ofrece terapias alternativas, tales como masajes con piedras calientes y aromaterapia.

También consideramos en nuestras sugerencias el ramo de negocios denominados de multinivel y venta directa, ya que requieren una inversión mínima para que puedas hacer parte del cuerpo de ventas y distribución de alguna empresa en esta industria.

Como puedes ver, el abanico es variado y para todos los gustos y bolsillos. Pero lo más importante es que son rubros que nos han solicitado desarrollar los lectores de Entrepreneur quienes con su retroalimentación contribuyen a enriquecer la revista y a mejorar el servicio que en ella pretendemos ofrecer.

Cuida tu inversión

Aunque nuestra propuesta es que veas estas opciones como alternativas para obtener ingresos extras, te sugerimos detenerte un momento en las otras frases que citamos al inicio, ya que es posible que tú hayas optado por una de ellas. Sin embargo, te invitamos a analizar ciertos puntos, si es tu caso.

Si bien nuestra tarea es guiar tus pasos para tener éxito en el emprendimiento que deseas iniciar, también nos interesa señalarte algunos detalles en los que es fundamental que trabajes, ya que pueden convertirse en obstáculos, y peor, en el fracaso de tu proyecto de negocio. En especial cuando se trata de poner todos los huevos -todo tu capital- en un mismo canasto.

Según algunos especialistas en el tema de apertura de nuevos negocios o emprendimientos, antes de pensar en apostar nuestro dinero en un negocio, habría que analizarse en profundidad su vialidad y posibilidades, así como sus obstáculos, tomando en cuenta lo que queremos emprender, el nicho, el mercado, preguntando cómo le va a quien ya está trabajando en ese rubro, cuánto tiempo tiene, cuánto gana, entre otras cuestiones.

En opinión de Fernando Fabre, director general de la aceleradora de negocios Endeavor, también "tendríamos que preguntarnos cosas como: "Si estoy dispuesto a invertir esos 70 mil pesos que ahorré en el negocio que me proponen, ¿estoy preparado para sacarlo adelante?", "¿Qué proyecciones tengo de ingresos al mes, al año, etcétera?", "¿Mi edad me permite arriesgar lo único que tengo?", o bien, "¿Qué es mejor, montar un negocio con este ahorro, o invertirlo en un fondo de inversión?".

Tomar la decisión de iniciar un negocio propio, como única fuente de ingresos, es un paso que exige algunas autoevaluaciones, así como la observación y consideración de diferentes escenarios.

Según Fabre, para ser emprendedor es indispensable contar con tres capacidades:

Tener visión de negocios; tolerancia y administración del riesgo, y capacidad de ejecución. "El talento es el factor más importantes para comenzar una empresa y que ésta tenga éxito". ¿Y qué implica esto? La clave, dice el experto, es la experiencia profesional, ya que cuando se ha trabajado se adquieren conocimientos en la práctica de algo que es básico en los negocios: el cómo de las relaciones humanas. "Y esto puede obtenerse habiendo trabajado para una empresa, como empleado, o bien, habiendo tenido un negocio previo". Esto brinda la capacidad de tratar con proveedores, de contratar a un colaborador, de trabajar en equipo, "cuestiones vitales para quien pretende liderear una empresa, aunque sea pequeña".

En su trayectoria, Fernando Fabre ha observado que sólo el 10 por ciento de los negocios que inician sobreviven más de dos años. "Y es precisamente por la falta de profesionalismo gerencial de la empresa. Sin experiencia previa no estamos haciendo negocios a largo plazo". Una forma sencilla de medir si un negocio es verdaderamente rentable o un "buen negocio", es considerar en la parte financiera del plan de negocios, si en 6 meses o un año la empresa podrá generar utilidades por persona, equivalentes, en promedio, a 4 salarios mínimos, netos, es decir, después de impuestos.

Si el negocio genera menos ingresos que esto, "lo mejor es no seguir con el proyecto de negocio y buscar opciones para nuestro capital porque se corre el riesgo de perderlo todo".

Por ello, cuando hablamos de invertir nuestros únicos 100 mil pesos en una nueva empresa, es importante tomar en cuenta factores como la edad para llevarlo o no a cabo. Y Fabre lo resume en tres consejos:

"Cuando se trata de invertir tus ahorros en un negocio, yo sugiero que si eres un adulto mayor o semiretirado, nunca lo hagas, es muy arriesgado; si estás entre los 35 y los 45 años, haz muy bien tu evaluación pues te estás jugando un 'volado'; y si tienes menos de 35, adelante, inténtalo pues al final de cuentas esto te dará experiencia para el futuro".

Y esto no es para desanimarse, únicamente quisimos complementar nuestra oferta de oportunidades con la opinión de un experto con el fin de que tú saques la mayor ventaja de tu emprendimento. Tú eliges el camino, pero siempre busca que éste sea bajo la guía de un apoyo especializado. No te detentas, emprende con seguridad y cuida tu inversión.