Recursos Humanos

La revolución de las células madre

Son una posibilidad de vida al ser capaces de regenerar tejidos y curar enfermedades.
La revolución de las células madre
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Sabes que el hasta hace poco despreciado cordón umbilical contiene células madre o progenitoras que pueden regenerar los tejidos y llegar a curar enfermedades como la leucemia, Mal de Parkinson, Alzhaimer, diabetes y afecciones cardiacas?

El procedimiento para guardar estas células es muy sencillo: en el momento del parto se hace una punción en el cordón, se saca la sangre, se vacía en una bolsa y se envía a un banco para su preservación. En el banco las células deben estar a 200 grados centígrados bajo cero, sumergidas en tanques de nitrógeno y con estrictas medidas higiénicas.

La idea es que estén listas en el momento que se requieran para curar algún mal.

¿Te gustaría preservar el cordón umbilical de tu hijo?

En los últimos años ha habido en todo el mundo una proliferación de bancos privados de cordón umbilical. En el país hay más de 10 y el costo de este servicio fluctúa entre 700 y mil 500 dólares o más. Luego hay que pagar una cuota anual para que lo mantengan en condiciones óptimas por cerca de 20 años.

Si tus posibilidades económicas no te permiten guardar el cordón umbilical de tu hijo en dichos bancos, existe el Centro de Transfusión Sanguínea de la Secretaría de Salud, que cuenta con un Banco de Cordón Umbilical.

La madre, si lo desea, dona el cordón umbilical de su hijo en caso de que las pruebas determinen que tanto ella como el bebé están completamente sanos.

Sin embargo, hay un inconveniente: la donación no garantiza que en caso necesario puedas usar el cordón que donaste, sino que es para quien lo requiera en ese momento, e incluso podría haber lista de espera.

Este banco pertenece a una red internacional cuya sede está en Alemania y esto significa que puede haber intercambio de células de un país a otro. Hasta ahora, a través de este banco se han realizado 41 trasplantes.

Descubrimientos recientes

Lo más asombroso de todo es que estas células no sólo se encuentran en el líquido amniótico, cordón umbilical, placenta y embrión, también existen en otros órganos del cuerpo humano como la médula ósea que genera todos los tipos celulares de la sangre y del sistema inmunológico.

En un individuo adulto se conocen hasta 20 variedades de estas células y ya se han aislado células madre de la piel, grasa subcutánea, músculo cardiaco y esquelético, cerebro, retina y páncreas.

La aplicación de estas técnicas de transferencia de células madre de adulto para el recambio y reparación de tejidos enfermos está en sus comienzos, pero algunos científicos ya han logrado curar algunos padecimientos.

Reparación de corazones

Uno de ellos es el cardiólogo Rubén Argüero Sánchez, director del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS. ¿Lo recuerdas? Fue el primero que realizó un trasplante de corazón en México en los años 80.

Ahora, Argüero Sánchez ha vuelto a revolucionar la historia de la medicina en el país, implantando células madre a 75 pacientes que sufrían de insuficiencia cardiaca grave y estaban desahuciados.

Las células fueron tomadas del propio paciente e inyectadas directamente a su tejido cardiaco. Para implantarlas sólo se hizo una pequeña incisión en el tórax a fin de dejar descubierto el corazón y las células se distribuyeron de manera uniforme en los diferentes tabiques y caras de la víscera cardiaca.

Este proceso se inició en 2004 y hasta ahora los pacientes, cuyas edades fluctúan entre 30 y 70 años, gozan de buena salud y han retornado a sus actividades.

La novedosa terapia puede sustituir en muchos casos el trasplante de corazón y resulta una esperanza para los dos millones de personas con insuficiencia cardiaca que hay en el país.

Otras aplicaciones exitosas

Un novedoso implante de células madre se dio a conocer a principios de febrero del presente año en el hospital de Cardiología Gregorio Marañón en Madrid, España. Los cardiólogos extrajeron, purificaron, seleccionaron e implantaron 28 millones de células para generar vasos sanguíneos nuevos en un paciente de 72 años para eliminar el riesgo de angina de pecho y mejorar el bombeo de sangre en su corazón.

Las células se introdujeron en el corazón a través de un catéter en la arteria femoral; fueron tomadas de la grasa del abdomen del paciente y se extrajeron por medio de liposucción.

Los cirujanos plásticos encargados de la extracción utilizaron una máquina especial para separar la grasa de las células mesenquimales (células madre que pueden trasformarse en diversos tejidos). Este procedimiento es más rápido que otras técnicas porque las derivadas de la grasa no tienen que ponerse en cultivo durante tres semanas como otras. El paciente fue dado de alta en dos días.

En 2004, Esperanza y Antonio Ramos, quienes radicaban en Kansas, Estados Unidos, se enteraron de que su hijo Alonso de seis meses de edad, había nacido con inmunodeficiencia genética primaria, un mal en el que no se producen suficientes glóbulos blancos, por lo que el cuerpo tiene pocas defensas y cualquier infección puede ocasionar la muerte.

Los padres estaban desolados, el único remedio era un trasplante de médula ósea.

La salvación fue su hermana Clarice de seis años de edad, quien, mientras sus padres viajaban a Kansas, se había quedado en México al cuidado de una tía. Se hicieron los estudios correspondientes y la niña resultó genéticamente compatible con su hermano.

Clarice fue internada en el Hospital Ángeles de las Lomas y el hematólogo Roberto Ovilla le extrajo una pequeña porción de su médula ósea. La intervención apenas duró 45 minutos y seis horas después, la bolsa con las células progenitoras de la médula fue enviada a Kansas, donde se le transfirieron a Alan. Hoy ambos chicos están en perfectas condiciones.

A la fecha se han realizado 48 trasplantes de médula ósea, operaciones que se llevan a cabo a través del departamento de Inmunogenética del Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencias Epidemiológicas (INDRE) de la Secretaría de Salud, dirigido por Clara Gorodezky.

Es muy difícil encontrar donadores y que éstos sean compatibles genéticamente con el enfermo, por lo que Gorodezky fundó, en 1985, DONORMO (Registro de donadores no relacionados de médula ósea), dónde están inscritos alrededor de tres mil 500 posibles donadores y pertenece a una red mundial con sede en Holanda, que guarda la información de 51 países con más de ocho millones de registros.

También en el INDRE existe un pequeño banco de células de cordón umbilical que se obtienen por donaciones voluntarias y gracias a ellas se han realizado varias operaciones exitosas.

El inconveniente es que este tipo de trasplantes son costosos y para subsanarlo, Clara Gorodezky y otros científicos crearon la Fundación Comparte Vida, donde, por medio de una red de organizaciones filantrópicas, conciertos y eventos sociales, se consiguen los fondos necesarios para ayudar a un pequeño sin recursos que necesite un trasplante.

Éstos son apenas los comienzos de la utilización de las células madre, pues seguramente presenciaremos muchos prodigios más en los próximos años.

www.SoyEntrepreneur.com