Consultoría

Ahorra gastos en tiempos difíciles

En 2003 me incorporé como socio a una empresa que ofrece servicios de publicidad. Sin embargo, en meses recientes hemos enfrentado una difícil situación financiera interna, aunado a una creciente competencia. Para salir de esta crisis necesitamos bajar nuestros gastos sin sacrificar la calidad que nos distingue. ¿Qué medidas novedosas podemos implementar?
Ahorra gastos en tiempos difíciles
Crédito: Depositphotos.com

La actividad económica se caracteriza por la contracción o expansión simultanea de varios factores: ingreso, producción, empleo y precios. Se pueden distinguir cuatro ciclos principales: auge, recesión, depresión y recuperación. En consecuencia, debes estar preparado y contar con una estrategia encaminada a sortear todas las etapas.

Cuando una empresa atraviesa por un ciclo de depresión, caracterizado por una baja severa en inversión, producción y ventas, así como incertidumbre y desánimo entre los empleados, es frecuente que en una junta de dirección se pida "bajar los costos" a toda costa. Se escuchan opiniones como "no gastemos recursos en papelería", "hay que comprar menos garrafones de agua" o "el café de la oficina es un lujo que no podemos darnos". Finalmente, alguien enciende los focos rojos diciendo: "necesitamos un recorte de personal".

Aunque es difícil llevarlo a la práctica, las empresas que deben abandonar las medidas drásticas (muy fáciles de implementar) y, en su lugar, crear una estrategia de contingencia a largo plazo donde la premisa sea: "esta situación es pasajera, no durará para siempre". Para superar con éxito una etapa de depresión, toma en cuenta los siguientes consejos:

1. Estrecha la relación con tus clientes. Escucha lo que tus clientes quieren. Pregúntales si están satisfechos con el producto o servicio que ofreces y, lo más importante, toma en cuenta sus opiniones para actuar. Innova y da valor agregado, midiendo e incrementando el "nivel de satisfacción del cliente". El objetivo es crear "lealtad" en los consumidores y así asegurar más ventas que inyecten recursos para superar la crisis.

2. Cultiva la relación con los proveedores. Recuerda que los proveedores son aliados clave, pues sus productos son la materia prima que necesitas para echar a andar tu negocio. Trabaja de la mano con ellos, desarrollando nuevos insumos o mejorándolos. El objetivo es racionalizar los costos y buscar una mejor relación entre producción y costo; es decir, hacer más y mejor con lo mismo o menos.

3. Disminuye gastos indirectos, sin prescindir de ellos. Este tipo de gastos no se notan mucho. Sin embargo, la mayoría de los negocios los tienen: viajes, viáticos, comidas con clientes, etc. Lleva un control estricto a fin de racionalizar los gastos, pero sin suprimirlos. Cada departamento o área debe administrar su propio estado de cuenta y optimizar sus recursos.

4. Cuida a tus empleados. Focaliza a todo tu personal en el core business o razón de ser de la empresa, manteniendo en alto los valores de la institución y fomentando un sentido de pertenencia. El recorte de empleados deteriora la "lealtad" interna, puede conducir a perder clientes. Cuida a tus trabajadores, dales certidumbre, apóyalos con buenas herramientas de trabajo y capacitación, incrementando su actitud de servicio, lo que conlleva a brindar una mejor experiencia de compra para el cliente. Seguramente te preguntarás: "¿Cómo capacitar en épocas difíciles? Es carísimo". Confía en este consejo: es más costosa la ignorancia; sobre todo en épocas de crisis.

5. Aprovecha oportunidades. En periodos de vacas flacas es común que algunos competidores actúen defensivamente, haciendo que el negocio vaya mal para todos los que participan en ese mercado. Es ahí donde está la oportunidad: muchos activos disminuyen y es posible invertir en infraestructura para innovar, mejorar la calidad de los productos o realizar nuevas adquisiciones, entre otras alternativas. De esta manera, se fortalecen las ventajas competitivas de la empresa a largo plazo.

Las compañías que han tomado en cuenta estas recomendaciones le han sacado el mayor provecho a las épocas de crisis. El resultado es satisfactorio: aumentaron sus clientes, incrementaron la productividad, fortalecieron la relación con sus proveedores y captaron nuevos socios e inversionistas.

* RICARDO SHAHIN

ricardo@skr.com.mx

Director general de Cir México, Experto en coaching, ventas y atención a cliente.