Consultoría

Adelántate a tus necesidades financieras

2008 será un buen año para conseguir capital. Pero todo depende de que lo enfrentes con una visión preventiva y no cuando el problema esté frente a ti. El riesgo es dejar pasar oportunidades que tu competencia sí tomará.
Adelántate a tus necesidades financieras
Crédito: Depositphotos.com

Todos los años pasa igual: llega una compra de oportunidad, un gran local para abrir una sucursal o cualquier posibilidad de crecer y hay que correr a conseguir el dinero rascándole al flujo de la empresa, con los familiares, la casa de empeño, los proveedores o, tristemente, dejarla pasar.

Esto no sería necesario si tramitas el financiamiento antes de que lo requieras. ¿Cómo? Solicita una línea de crédito circulante. No cuesta mientras no la utilices, la puedes mantener para compras de oportunidad y los intereses se cobran sólo en el periodo en que la uses. Además, tienen una bondad poco conocida: son la puerta de entrada para acceder a montos mayores y a nuevos créditos.

La autorización de una línea de crédito tarda generalmente un mes, entre recopilar la información y el estudio de crédito. Pero si como empresa ya tienes una abierta, buscar la segunda es más fácil. "Te vuelves el guapo de la película", ejemplifica Víctor Calderón, socio director de ArCcanto Pyme Consultoría Financiera. "Te transformas en alguien conocido que puede dejarse querer".

La línea de crédito circulante es sólo un ejemplo de lo que necesitas para ser competitivo el próximo año: adelantarte a tus necesidades financieras y proyectos.

¿Por qué perder el miedo?

La última encuesta de Banco de México (BM) arrojó que durante el tercer trimestre de 2007 los proveedores fueron la fuente de financiamiento para el 62.8% de las empresas. Mientras, la banca comercial y otros intermediarios sólo representaron el 16.7 y 12.1%, respectivamente.

De las empresas pequeñas y medianas sólo un 8% tiene acceso a fuentes formales de crédito. El resto acude a familiares, agiotistas o proveedores. La razón: "Muchos consideran que es más práctico porque les dan más facilidades, pero al ser de corto plazo se convierten en compromisos que hay que cubrir de inmediato y pueden frenar el crecimiento de las empresas", asegura Mario Sandoval, presidente de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom).

Muchas empresas se sienten orgullosas de nunca haber solicitado un crédito, creciendo con base en sus propios recursos. Están equivocados, según la visión del consultor y extensionista financiero. "Siempre será más barato utilizar dinero de otros para crecer", dice Calderón. "Toda empresa financieramente saludable requiere una mezcla adecuada de deuda y capital".

También hay creencias erradas: "tengo que hipotecar mi casa" o "soy muy chico para pedirlo". La realidad es bastante distinta. En créditos de $1 millón o menos ningún intermediario financiero pide una garantía real e incluso algunos los otorgan sin aval, y cualquiera que haya declarado al menos $50,000 de ingresos se transforma en sujeto de crédito.

Los estados de cuenta no se exigen en créditos menores a $400,000, mientras la chequera funciona más como un comprobante de la capacidad de pago. También ayuda tener un buen historial en Buró de Crédito.

En cuanto al costo, las tasas de un crédito Pyme en promedio están en un 2% mensual en el "sistema formal", contra el 10% que puede cobrar un agiotista.

Panorama positivo

Más allá de los beneficios generales del financiamiento, 2008 será un año especialmente propicio para solicitarlo. Las reformas al régimen de pensiones del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y la reforma hacendaria disminuirán la presión de las finanzas públicas sobre la economía (lo que regularmente colabora a tener tasas altas).

Aún así, hay nubarrones acechando, "como la posibilidad de que la crisis hipotecaria de Estados Unidos repercuta en México a través de un menor consumo interno (lo que puede disminuir su ritmo importador) y una caída en las remesas", sostiene Enrique Castillo Sánchez Mejorada, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

La perspectiva de "estabilidad en todos los frentes" se verá reflejada en mejores condiciones de las tasas de interés y liberación de préstamos, asegura, por su parte, Santiago Macías, coordinador del Comité de Productividad e Innovación Tecnológica (Compite), de la Secretaría de Economía.

"La reducción de las tasas también hace menos atractivas las ganancias de los inversionistas en instrumentos de deuda como los Certificados de la Tesorería (Cetes), por lo que se interesarán más en destinar sus recursos a proyectos productivos que les puedan dar más por su dinero", explica Macías.

Todos para uno

Para Enrique Castillo, de la ABM, una ventaja adicional es que la reforma a la regulación bancaria permite a los intermediarios financieros otorgar crédito de hasta 2 millones de Udis con sólo comprobar la capacidad de pago de cada empresa. Esto, en lugar de solicitar un estudio con proyecciones financieras, como se hacía antes.

Enrique Castillo y Mario Sandoval afirman que el próximo año todos los intermediarios ofrecerán créditos para infraestructura, activos fijos y maquinaria; no sólo de capital de trabajo, que era el 90% del financiamiento disponible.

En los últimos 12 meses la banca colocó $12,000 millones en créditos para Pymes, lo que representa un crecimiento del 55% con relación al año anterior. La meta del gobierno y los actores privados es mantener el ritmo en tasas de al menos dos dígitos para los próximos años.

Las sociedades financieras de objeto múltiple (Sofomes) tampoco se quedan atrás, pues cerrarán el 2007 con $25,000 millones en crédito total. Su objetivo es crecer en promedio un 30% anual por los próximos tres años. En esta línea, los rangos de crédito que el sector financiero ofrece a las empresas van desde $50,000 en algunas Sofomes, $20 millones en la banca comercial o hasta $150 millones en la banca empresarial.

En el caso de que tu proyecto requiera mayores recursos para arrancar o que además de capital busques alianzas estratégicas, lo mejor es acudir a un inversionista o un socio.

El próximo año la banca ofrecerá créditos con tasas entre un 14 y un 16% anual, aunque sus requisitos pueden ser mayores. Las Sofomes estarán entre un 16 y un 18 por ciento.

Papeles en orden

Sin importar si la solicitud es a una institución financiera o si se busca un socio o un inversionista, lo primero que te preguntarán no será "por qué en este negocio", sino "por qué contigo". "Puedes vender aguacates o tecnología de punta y lo que les interesa son las habilidades de los directivos, la solidez de la empresa y su capacidad de pago", asegura Santiago Macías.

Después de contestar estas preguntas asegúrate que toda la información sobre tu capacidad de pago, los resultados y perspectivas de la empresa estén en orden. Hay seis documentos básicos: declaración de impuestos de los dos últimos años, comprobante de domicilio, identificación oficial, RFC y reporte especial de crédito del Buró de Crédito.

Descuidos en el historial crediticio pueden ser un freno al financiamiento. "Una persona puede perder un crédito de $5 millones por olvidar pagar $120 de la tarjeta de una tienda departamental", ejemplifica Víctor Calderón, de ArCcanto. Solicita tu reporte especial de crédito con tiempo para corregir cualquier error o pagar ese tipo de cargos.

Los adeudos en el pago de impuestos también se reflejarán en el Buró de Crédito a partir de enero del 2008, por lo que Enrique Castillo recomienda no descuidarlos.

En 2008 la banca ofrecerá créditos con tasas entre un 14 y un 16% anual. Las Sofomes, por su parte, lo harán en rangos que van del 16 al 18%.