Finanzas

Cómo identificar a un inversionista ideal

No es sólo un tema de dineros, es también una cuestión de tranquilidad. Aprende a reconocer al socio correcto para tu negocio con esta sencilla clasificación.
Cómo identificar a un inversionista ideal
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Invertir se trata de riesgo. Y esto es válido para ti y para los posibles inversionistas que ingresen a tu negocio. Sin embargo, para la mayoría de los empresarios recaudar dinero es, además, un riesgo emocional.

Y la razón es sencilla: vas a invitar a una persona extraña al negocio que fundaste con tanta pasión. Además, se trata, finalmente, de pedir dinero.

Es una tarea desalentadora acercarse a la familia, amigos, colegas de trabajo o vecinos para solicitar recursos, dice Asheesh Advani, presidente ejecutivo de CircleLending, una empresa especializada en el manejo de préstamos privados.

Pero el riesgo puede ser menor si puedes determinar el tipo de propuesta de inversión que debes hacer. Y es importante recordar que si te acercas a inversionistas múltiples, tendrán motivos diferentes y es posible que tengas que adaptar tu propuesta.

Para hacerlo, identifica qué tipo de inversionista es el que más te conviene de acuerdo a su nivel de comodidad ante el riesgo.

Perspicaz y preocupado
Un inversionista perspicaz y preocupado tolerará un bajo riesgo financiero -como una inversión cuantiosa en una empresa peligrosa- mientras el riesgo emocional sea bajo. Por ejemplo, tu madre podría tener tanto los medios como la voluntad de ayudarte a montar tu empresa. Más que no gustarte la idea de perder su dinero, te preocupa que el préstamo afecte la relación con ella o con otros miembros de la familia. 

Tu trabajo principal para esta clase de inversionista es aliviar su preocupación de que una inversión pondría en peligro su relación contigo. Una manera de hacer esto es asegurarle a este inversionista que piensas formalizar la inversión como una transacción de la empresa, con la documentación legalmente obligatoria. La documentación formal y un plan de pago son ingredientes críticos para reducir los riesgos emocionales de las transacciones entre parientes y amigos.

Perspicaz y distante
El inversionista perspicaz y distante tolerará tanto riesgo financiero como el riesgo emocional. Por ejemplo, tu vecino es un empresario y le gusta hacer inversiones; lo conoce desde que eran niños y le gusta tu idea de negocio. Si te es posible darle una charla profesional y brindarle una rentabilidad respetable, se sentirá cómodo con el riesgo financiero y no pensará en el riesgo emocional dos veces. En este caso, tu propuesta de inversión debe incluir un plan de negocio y términos profesionales de inversión. 

Alentador y preocupado
Un inversionista alentador y preocupado está entusiasmado sobre tu idea y tu habilidad de llevarla a cabo, aunque está nervioso sobre ambos riesgos: los financieros y los emocionales. Por ejemplo, tu hermano mayor quiere ayudar, pero tiene hijos que ingresan a la universidad, además de contar con recursos limitados para prestarte. Asimismo, sospechas que no haría una inversión si pensara que podría poner en peligro su relación. 

Con este tipo de inversionista, ante todo, tienes que asegurarte de que lo que pides está dentro de sus medios. No solicites a quien te quiere respaldar más de lo que pueden permitirse, porque la negativa será dolorosa para ambos. Éste es también el tipo de persona que puede ofrecerte la inversión con un apretón de manos. Sin lastimar sus sentimientos, explícale que deseas que esto sea una transacción de negocios debidamente documentada.

Alentador y distante
Un prestamista alentador y distante querrá evitar el riesgo financiero, pero podrá tolerar el riesgo emocional. Por ejemplo, un amigo de la familia, con medios moderados adora tu idea y piensa que eres un gran director. Espera el regreso de su dinero, pero la relación personal es suficientemente distante para que no sienta riesgo emocional. Haz una suposición de lo que crees que este inversionista puede permitirse, ya que no podrías saberlo; pero prepárate para negociar. Este tipo de prestamista probablemente también se beneficiará de una explicación profesional sobre las condiciones propuestas en los acuerdos de inversión. 

Los empresarios casi nunca invierten el tiempo y la energía en la recaudación de fondos, que regularmente canalizan en construir los productos y servicios (con buena razón). Dado que más de 90% de todas las inversiones particulares son de personas a quienes conoces, en lugar de ser desconocidos, como inversionistas profesionales y firmas de capital de riesgo, piensa estratégicamente en categorizar a los inversionistas particulares para que tu búsqueda de fondos sea todo un éxito.



www.SoyEntrepreneur.com