Consultoría

Ahorra con un negocio desde casa

Cuidar los gastos es algo que se debe hacer a lo largo de las diferentes etapas de un emprendimiento, y no sólo cuando está entrando muy poco dinero. Aquí van algunos consejos.
Ahorra con un negocio desde casa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Acabo de ser despedida de un banco en el que trabajé por más de ocho años y estoy decidida a invertir mi liquidación en un negocio de fabricación y venta de bisutería, que siempre ha sido mi verdadera vocación. Mis planes son empezar de a poco, y para bajar costos me recomendaron que al menos durante los primeros dos años trabaje desde mi casa. De todas maneras, ya estoy haciendo cuentas y entre materiales y trámites los gastos se acumulan. ¿Podrían darme algunos consejos de ahorro para emprendedores que, como yo, empiezan desde casa? Lucrecia Escobar, Xalapa, Veracruz

Ser un emprendedor significa ser independiente y libre de tomar tus propias decisiones y determinar tu propia agenda. También supone asumir toda la responsabilidad del manejo del dinero, incluso cuando se trata de fondos muy pequeños. Muchos negocios operan con un presupuesto limitado, especialmente al principio. Pero cuidar los gastos es algo que se debe hacer a lo largo de las diferentes etapas de un emprendimiento, y no sólo cuando está entrando muy poco dinero. Así que, ¿cómo dirigir una compañía productiva y profesional y de todas maneras ahorrar? Aquí van algunos consejos.

Hazlo tú mismo. Una ventaja de comenzar un negocio propio es la gran cantidad de experiencia que se gana al hacer uno mismo un montón del trabajo inicial. A ello se agrega el beneficio económico de no tener que contratar a alguien para que lo haga por ti. Por ejemplo, aunque lo más cómodo es contratar a un gestor, encárgate tú misma de trámites como el alta de tu empresa ante Hacienda o el registro de tu marca de bisutería. Aunque deberás invertir parte de tu tiempo, así ahorrarás una cantidad de dinero significativa.

Outsourcing. Cuando se está iniciando un negocio, lo más sensato es hacer la mayor parte del trabajo uno mismo. Pero una vez que la actividad y los clientes aumentan, para mantener el ritmo de crecimiento hay que conseguir ayuda. Y mediante el outsourcing se puede ahorrar en ciertos gastos ocasionados por el hecho de tener empleados, como impuestos y prestaciones. Además, el outsourcing ofrece la oportunidad de "probar" a la gente antes de incorporarla al negocio de manera permanente. Por ejemplo, si necesitas diseñadores busca profesionales que trabajen en casa y contrátalos como externos o como freelance.

Ofrece intercambios. Son una excelente manera de reducir costos y obtener al mismo tiempo un producto o servicio de calidad. Piensa en formas novedosas y creativas de intercambiar tus servicios por algo que necesites. Si buscas un diseñador de páginas de Internet, ¿crees que podrías ofrecerle algunas piezas de bisutería para regalar a su esposa o a alguien de su familia? ¿O quizá una liga en tu página? (lo cual podría resultar especialmente atractivo si ésta tiene un gran número de visitantes). 

Contrata estudiantes y pasantes. Una opción para hallar recursos humanos capacitados y sin altos costos de contratación puede estar tan cerca como las universidades locales. Muchos estudiantes están ansiosos de tener la oportunidad de poner en práctica sus habilidades y obtener experiencia y recomendaciones que puedan incluir en su curriculum. 

Promociona tu negocio en Internet. Contratar espacios publicitarios en medios tradicionales puede resultar caro y consumir buena parte de sus utilidades, pero Internet ofrece muchas opciones de publicidad gratuita. Postear en foros, participar en blogs y escribir artículos son excelentes maneras de llamar la atención hacia su negocio, así como de atraer visitantes a tu propia página electrónica. ¡Y sin costo alguno! 

Únete a redes profesionales y de trabajo. Utiliza sitios como Linkedin.com o Meetups.com, que pueden resultar una forma excelente de venderte y vender tu negocio. Lo mejor es que la incorporación a muchos de estos grupos es gratuita. 

Busca promociones en papelería. Los costos también pueden incrementarse mucho en este rubro, pero aprovechar las ofertas puede ayudar. Hay empresas que ofrecen tarjetas de acumulación de puntos y descuentos especiales para sus clientes frecuentes. Y hasta servicios gratuitos a quienes hacen un primer pedido, como la impresión de tarjetas de presentación, papel para notas, etc., con sólo pagar el envío. 

Ahorra en honorarios. Siempre es recomendable contratar a un contador. Pero también puedes seguir ciertas estrategias a la hora de negociar sus honorarios al inicio del año. Por ejemplo, con programas de software contables como QuickBooks puedes llevar un registro de tus gastos e ingresos a lo largo del año, y con sólo unos cuantos clics puedes transferirle esa información rápidamente a tu contador. También puedes encargarte tú mismo de los pagos de impuestos o de otros trámites ante Hacienda. Y ese ahorro de tiempo puede reflejarse en una rebaja en los honorarios. 

Hay muchas maneras de ahorrar dinero, pero el mayor impacto en las finanzas de tu negocio se logra creando un presupuesto sólido y razonable, y apegándose a él. Comparar trimestralmente las cuentas reales con las cantidades presupuestadas te ayudará a mantener el rumbo. También te será de utilidad, al hacer la planeación del próximo año, tratar de identificar aquellas áreas en las cuales sea necesario reducir gastos.

 

* Fundadora y presidenta de HomeBasedWorkingMoms.com y HireMyMom.com. Autora de Manual para trabajar en casa: su guía paso a paso para elegir e iniciar el negocio perfecto para usted. Pyle ha estado trabajando desde su casa desde hace más de 13 años.


www.soyEntrepreneur.com