Hide this Looking for English Content? Click here

Aumenta tus ahorros con la Bolsa

Invertir en la bolsa de valores es una buena idea para rentabilizar tus ahorros. Sin embargo, sin el conocimiento necesario, es una de las acciones más riesgosas.
Aumenta tus ahorros con la Bolsa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
Invertir en la bolsa de valores es una buena idea para rentabilizar tus ahorros. Sin embargo, sin el conocimiento necesario, es una de las acciones más riesgosas.

Invertir en la bolsa de valores es una excelente idea para rentabilizar tus ahorros. Es una de las formas más eficientes de obtener ganancias y rentabilidad, aunque sin el conocimiento necesario, una de las más riesgosas.

La Bolsa es básicamente una institución cuya finalidad es hacer de nexo entre aquellas empresas que desean abrir su capital a oferta pública y los inversores. Es el mercado donde se compran y venden las acciones de las empresas.

Entonces, las empresas que necesitan dinero para alcanzar sus objetivos acuden a la bolsa y venden activos financieros. Por otro lado, los ahorristas e inversionistas -con el fin de obtener rentabilidad de sus excedentes- deciden invertir en acciones de estas empresas a través de la Bolsa.

Cualquier persona puede invertir en ella, pero esta actividad requiere de un aprendizaje especial, ya que poseer un mayor conocimiento disminuye el riesgo de esta acción.

Como el manejo de información aumenta al máximo las posibilidades de ganar y disminuyen el riesgo de perder, aquí te ofrecemos una serie de consejos para preparar una inversión bien informada:

1. Antes de poner un céntimo en el mercado, es imprescindible que tengas una sólida idea de cuáles son tus metas, cómo pretendes alcanzarlas, y qué tipo de inversiones consideras aceptables para ello.

2. Fijar tus objetivos de inversión incluye establecer qué quieres lograr con tus acciones, y qué acciones te permitirán alcanzar mejor esa meta.

3. Asegúrate de que eliges metas realistas y cuantificables, que formen parte de una meta mayor, y que sean modificables si es necesario.

4. La flexibilidad permite centrarnos en nuestras metas; no es la excusa para fallar en el intento de alcanzarlas. No te duermas en tus laureles, salvo que hayas tomado la decisión consciente de hacerlo.

5. Es importante determinar el nivel de riesgo que deseas aceptar. Decide qué riesgos puedes correr con tu inversión, evalúalos y decide si estás preparado para aceptarlos.

6. Riesgo y rentabilidad son los conceptos según los cuales el potencial de alzas y bajas en los beneficios está directamente relacionados con el potencial de perder dinero.

7. Debes determinar dónde quieres realizar tus inversiones dentro del amplio abanico del que dispones.

8. Asegúrate de conocer todos los riesgos de cualquier inversión que estés considerando realizar.

9. Los diferentes tipos de riesgo que deberías considerar son: riesgo inflacionista, riesgo político y riesgo de mercado.


www.SoyEntrepreneur.com