Franquicias

Los riesgos de invertir en una franquicia

Si bien las franquicias son modelos de negocio probados, como en cualquier operación comercial éstas tienen riesgos.
Los riesgos de invertir en una franquicia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Muchas veces has escuchado que invertir en una franquicia es sinónimo de éxito seguro, por lo que, podrás pensar que no existen riesgos en este tipo de operación.

Para tranquilidad, es necesario aclarar esta idea. En primer lugar, debes saber que no es del todo correcta ni tampoco errónea.

Por una parte, es verdad que te entrega una mayor posibilidad de éxito que otro tipo de inversión porque requieren pasar por un proceso en que prueban el éxito de su negocio y desarrollan una formula (know How) que asegura la reproducción de éste.

A lo que podemos agregar el hecho de que, en la actualidad, el sistema de franquicias ha alcanzado un grado tal de madurez, que las posibilidades de fracaso para el emprendedor son considerablemente bajas.

Sin embargo, como en todo tipo de operación comercial, los riesgos nunca estarán ausentes. En los mercados las variables son muchas y un buen emprendedor y empresario debe estudiarlas y planificar para reducir al máximo los riesgos. Por eso, toma nota de siete claves que te servirán para identificar los riesgos de las franquicias:

1. Se consideran sectores de alto riesgo aquellos en los que el éxito resulta mucho más difícil, debido a su penetración en el mercado y, por tanto, a la consecuente expansión en unidades franquiciadas de la cadena. Estos sectores son:

- Con un mercado muy reducido.
- Con una demanda estabilizada o en retroceso.
- De competencia muy fuerte.
- Ligados a una moda puntual y pasajera.

2. Las franquicias que entrañan mayores riesgos son: las falsas franquicias, las franquicias demasiado rápidas, las franquicias con una expansión mal enfocada, mal dirigida o mal desarrollada, las franquicias en sectores de actividad de "alto riesgo" y las franquicias demasiado caras.

3. Para descubrir las franquicias con menores riesgos, piensa lo siguiente: una empresa con una antigüedad que avale el funcionamiento de una fórmula comercial probada, ofrece más garantías de éxito y entraña siempre menos riesgos para el franquiciatario que una franquicia poco consolidada, sin experiencia, ni relevancia en el mercado.

4. La gran mayoría de los franquiciantes tratan de asumir los menores riesgos posibles, trasladándolos al franquiciatario, que es quien más riesgos asume y soporta a lo largo del acuerdo. El franquiciatario siempre tiene mucho más que perder que el franquiciante.

Por esto, lo ideal es que encuentres una red de franquicia que ofrezca una estructura en la que el riesgo sea compartido lo más equilibrado posible.

5. A la hora de contratar una unidad de venta, el franquiciatario nunca hace mención a los cierres de su red. Por lo tanto, antes de firmar el contrato, el candidato a franquiciatario, debe informarse a fondo sobre este aspecto. Recuerda que una red con un elevado número de cierres en sus unidades de venta es siempre una franquicia poco fiable.

Si el franquiciante ha tenido pleitos con sus franquiciatarios es tu deber informarte de las causas y de las sentencias, y entrevistarte con los franquiciatarios en litigio para contrastar sus puntos de vista. Dato esencial: si en una cadena de franquicia, hay un 10% de franquiciatarios en litigio, busca otra cadena de inmediato.

6. Las falsas franquicias son aquellas franquicias que no cuentan con una fórmula comercial probada, ni con centros pilotos para su experimentación.

La única forma de detectarlos es verificando, una a una, todas sus promesas. Para ello, basta con exigirles la dirección y teléfono de, al menos, tres franquiciatarios de la cadena, y entrevistarse con cada uno de ellos. También debe exigirse al franquiciante la visita a un centro piloto para comprobar si la franquicia cuenta con una fórmula comercial probada y en funcionamiento.

7. Si un franquiciante emplea más de la mitad de su tiempo y de sus recursos en comercializar unidades de venta, significa que no dispone, ni ha desarrollado un verdadero plan de ventas consolidado y competente para su negocio.