Tecnología

Renueva tu sitio Web

Aquí te decimos cómo tener una página de Internet moderna y eficiente, que te ayude a conquistar a miles de clientes.
Renueva tu sitio Web
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La red está llena de sitios malos, ineficientes y poco atractivos. Y esto no sólo significa que estén mal diseñados. Existen otros elementos, además del aspecto, que tienen que ver con hacer de tu página de Internet un espacio amigable y útil para los usuarios, y que de verdad los estimule a hacer negocios contigo.

Desde la información de contacto hasta los testimonios de clientes satisfechos, aquí están los elementos básicos que toda pequeña y mediana empresa (Pyme) debería incluir en su portal para hacer que sí funcione. Analízalos y ponlos en práctica. Verás que te ayudarán a generar más ventas y a tener una mejor comunicación con tu público consumidor.

1. Una sencilla descripción de quién eres. Alguien que se tope con tu sitio Web no tendría que hacer una investiga-ción exhaustiva para darse una idea clara sobre qué es exactamente lo que haces. Eso incluye indicar claramente el nombre de tu compañía y resumir el catálogo de productos o servicios que ofrece. Todo esto, en la página de entrada o home.

El objetivo es convencer al usuario de que tu portal es justo lo que estaba buscando, ya sea para adquirir una mercancía, obtener información valiosa o sumarse a una red de negocios que le dejará mayores ganancias. Así que para lograr captar su atención de inmediato (en un lapso de dos a tres segundos), es necesario darle eso que necesita. De esta manera, no dudará en quedarse más tiempo para seguir explorando a través de tu sitio.

2. Una URL simple. No compliques las cosas con nombres difíciles o incluyendo guiones, números y símbolos complicados. Tu dominio es como tu marca. Por lo tanto, debes facilitar a los cibernautas la tarea de escribirlo en el navegador de Internet o en una dirección de correo electrónico.

Otra recomendación es utilizar la terminación.com, pues los usuarios están condicionados a teclear esa extensión cuando escriben una dirección de Internet. Ahora bien, si lo que buscas es diferenciarte ten en cuenta lo si-guiente: si formas parte de una red de negocios recurre al .net, o si encabezas una organización sin fines de lucro te conviene un dominio .org. El término .mx implica un costo adicional.

3. Un mapa de navegación sencillo. Vínculos claros que liguen las páginas más importantes, así como un mapa del sitio son cruciales para guiar a los visitantes hacia la información que están buscando. Asegúrate de que tu navegación está claramente señalizada. Usa menús desplegables a modo de hipertexto en el menú para que el usuario pueda ver el contenido que hay detrás de cada encabezado. Se trata de facilitarle al máximo la labor de hallar la información que desea saber.

4. Información de contacto fácil de ubicar. Seguramente no quieres perder un cliente y que se vaya con tu competencia sólo porque le complicaste la manera de comunicarse contigo. No todos  tienen la paciencia de hacer clic en cada página de tu sitio para encontrar los datos de contacto. El mejor lugar para colocarlos es en la parte superior izquierda o en la esquina superior derecha del home.

También es bastante útil si incluyes esta información (correo electrónico, teléfono y cuenta de Facebook o Twitter) en todas las páginas del portal. Esto al pie o en la barra lateral, incluso en la esquina superior derecha. Por su parte, es una buena idea incluir tu dirección física y una liga a tu ubicación por medio de Google Maps. Eso sí, evita dar sólo una opción de comunicación, ya que de lo que se trata es de abrir el canal lo más posible.

5. Testimonios de clientes. Las palabras honestas del público consumidor pueden mostrar tus productos o servicios de forma más tangible para la gente que recién se entera de quién eres por medio de la red. Esto ayuda a cons-truir confianza en torno a tu negocio, especialmente si eres nuevo en el mercado. Los compradores (con base en su experiencia) confirman si tu oferta de verdad cumple con lo que promete. Al mismo tiempo, los testimonios son el tipo de historias que a las personas les encanta oír. Incluso, te pueden ayudar a descubrir otras ventajas y beneficios que tú jamás has promocionado.

6. Un llamado a la acción. Dile literalmente a los visitantes lo que quieres que hagan, con órdenes claras y precisas. Por ejemplo, quizá quieres que se te pongan en contacto contigo para obtener un presupuesto gratis o para que se inscriban para recibir tus exclusivos cupones en línea. La pregunta es: ¿cómo lograr efectivamente que los internautas se movilicen? Utiliza botones especiales, banners con colores llamativos o destaca algunos textos en particular.

7. Ganar posiciones en buscadores. Tu sitio de Internet no te servirá de mucho si nadie se encuentra con él. Por eso, familiarízate con los principios básicos acerca del posicionamiento en buscadores. No necesitas emplear a especialistas en la materia pero sí asegúrate de que tu sitio (o blog) cumpla con estas características:

Debe tener palabras “indexables” (que puedan identificar los buscadores), por ejemplo: emprendedores, planes de negocios, oportunidades, franquicias.
Evita que el diseño sea en formato 100% flash, porque si bien hace que tu portal sea impactante a la vista, también corres el riesgo de que los buscadores no tengan palabras para identificarlo.

Incluye información relevante de acuerdo al giro de tu negocio, así como tips y consejos prácticos para los usuarios.

Invita siempre a la acción con frases como: ahorra más, aprovecha los descuentos, ven y conócenos.

En la medida en que los usuarios citen o comenten tu sitio Web o (blog) en el ciberespacio, más probabilidades tendrás de ser el primero y sin pagar un solo peso.

8. Contenido fresco y de calidad. Algunos dueños de negocio piensan que la página de Internet es la primera impresión que se llevan los clientes. Y no están equivocados. Por lo tanto, procura darles información interesante. Esto con la finalidad de que no duden en regresar y, mejor aún, hacerse fanáticos de tu sitio.

El contenido fresco también es una mina de oro para el posicionamiento en buscadores. Puedes evitar que tu información se quede estática (y de paso darle a tu compañía algo de personalidad) al incorporar un blog que actualices con regularidad. Pero aquí no termina tu labor, conecta los comentarios que recibes a través de las redes sociales, como Facebook y Twitter.

9. Una plataforma de hospedaje segura. Que te secuestren tu contenido en línea (texto, imágenes y videos) es una pesadilla. Y si llegara a pasarle a tu negocio podría costarte no sólo dinero, sino la pérdida de clientes. Por eso, es indispensable que cuentes con una compañía segura y confiable que mantenga a los “tipos malos” fuera y a tu contenido siempre al aire y funcionando. Además, es importante tener actualizado el sistema de administración a fin de estar un paso adelante de los hackers.

10. Un diseño y estilo amigables para los usuarios. Cuando los cibernautas llegan a una página de Internet nueva, a menudo la recorren durante cierto tiempo para darse una idea de su contenido. Si sienten que están en el portal correcto, se detienen a leer la historia completa. Entonces, para mejorar la experiencia del usuario, necesitas organizar estratégicamente los datos para que la gente apruebe lo que ve desde su primera visita.

Considera estos tres elementos de estilo para redacción en línea:
Párrafos cortos, si es necesario con encabezados.
Viñetas.
Palabras o frases destacadas.  

Mitos y realidades
Es un mito que… 
Tienes que pagar fuertes cantidades para tener preferencia en las posiciones de los buscadores.   
Sólo los grandes corporativos tienen un lugar privilegiado.    
Los buscadores incluyen sitios Web con información poco confiable.   

Lo que en realidad ocurre es que…
Los sitios Web rankeados en los primeros lugares son los que tienen información útil para los usuarios.
Los resultados naturales son gratis y despliegan automáticamente los sitios más visitados por los cibernautas.
Los buscadores, como Google, cuentan con filtros que depuran las páginas “basura” y así aseguran sólo datos relevantes.