Emprendedores

Pañales ecoamigables

Ixchel Anaya creó Ecopipo, una empresa que se suma al cuidado del medio ambiente con un producto de alto consumo: pañales.
Pañales ecoamigables
Crédito: Depositphotos.com

Hace dos años, Ixchel Anaya Meave se preparaba para convertirse en madre de su primer hijo. Cabe señalar que anualmente en México se registran 2.5 millones de nacimientos, según datos del Inegi. Por otro lado, se estima que cada bebé utiliza unos 6,000 pañales desechables durante sus tres primeros años. Y este concepto representa el 14% de los residuos sólidos urbanos del país, señala el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

El problema es que estos productos están hechos de plástico, materiales que provienen del petróleo y otros químicos; algunos de ellos incluso son peligrosos para los niños -como las dioxinas-. Además, la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) advierte que pueden tardar hasta 450 años en degradarse.

¿Precisamente debido a su preocupación por el medio ambiente y a fin de cuidar su economía familiar –considerando que el gasto promedio en pañales es de $25,000 por niño– Ixchel creó Ecopipo (www.ecopipo.com.mx). Se trata de la primera productora mexicana de pañales ecológicos. Surgió en Guanajuato en 2009 y en dos años ha registrado un crecimiento del 200%. Asimismo, exporta a Colombia, Estados Unidos, Italia, Polonia y Portugal.

Sus productos están hechos de tela hipoalergénica y un material súper absorbente. Cuentan con resortes que evitan escurrimientos y se ajustan con una tira de velcro. “No son los típicos pañales de tela; basta voltear su contenido al inodoro para que éste se desprenda. Luego, pueden meterse a la lavadora”, explica la emprendedora.

Adquirir 15 pañales ecológicos –los necesarios para el tiempo en que un niño aprende a ir al baño– implica un desembolso de $3,500. Otra ventaja es que son unitalla y tienen una vida útil de cuatro años. “Incluso, siguiendo correctamente las indicaciones de lavado pueden ser tan heredables como una cuna”, afirma Ixchel.

Lo que inició como una producción casera hoy es un negocio rentable que produce 1,500 unidades semanales, da empleo directo a 22 personas y cuenta con una red de distribuidores que cubre toda la República. Ecopipo continúa innovando a través del lanzamiento de una línea de pañales para adulto y toallas femeninas lavables. “Buscamos hacer de todo lo que sea desechable, algo reutilizable”, concluye la emprendedora.