Startups

Red social para la educación

Con su plataforma digital Territorium Red Estudiantil, los emprendedores regios buscan cambiar la educación en México.
Red social para la educación
Crédito: Depositphotos.com

Todo comenzó hace poco más de dos años cuando Guillermo Elizondo y su socio, Gerardo Sáenz, aún estudiaban la preparatoria en el Tecnológico de Monterrey. Los jóvenes regiomontanos eran fanáticos de la programación por computadora y formaban parte de diversos grupos de estudiantes cuando descubrieron su oportunidad de negocio: romper los paradigmas educativos por medio de las redes sociales.  

Y es que a pesar de que estas herramientas digitales -en especial Facebook y Twitter- crecían a pasos agigantados y acumulaban millones de seguidores alrededor del mundo, la mayoría de los sectores no aprovechaban sus beneficios, dejándolas en un plano más social o enfocado hacia el networking. Entonces, los emprendedores decidieron poner manos a la obra para desarrollar Territorium Red Estudiantil, la primera red social dirigida a la educación.

Por medio de esta plataforma, los alumnos pueden comunicarse con sus compañeros y maestros, acceder a sus tareas, calificaciones y actividades extras e incluso estudiar a distancia, todo administrado por la misma escuela. Además, diseñaron una aplicación móvil (la primera en Latinoamérica enfocada en universitarios) para que los usuarios reciban esta información en tiempo real, además de otras utilidades como revisar el mapa del campus desde su smartphone. “Tener un perfil en Territorium le ayuda al estudiante no sólo a organizarse, sino que también a crear un currículum sobre su vida universitaria”, señala Guillermo, director general.

Así, lo que empezó como una diversión y un pasatiempo, hoy es una empresa conformada por catorce personas que ha capturado la atención de diversas organizaciones educativas como el ITAM y la Universidad Iberoamericana. Actualmente, Territorium cuenta con más de 60,000 usuarios distribuidos en siete universidades mexicanas, y este año inicia operaciones en cinco instituciones en México, una en Estados Unidos, otra en Ecuador y dos en Malasia.    

Geeks con visión empresarial

Uno de los retos de los proyectos en Internet es que además de presentar alguna innovación se conviertan en modelos de negocio rentables. En este punto, los empresarios regios lograron dar en el clavo; “sólo hay que saber sacarle ingresos a la plataforma”, añade Guillermo.

Todavía estando en el bachillerato, los socios recibían numerosos cupones de descuentos por parte de la escuela: fue en ese momento que notaron el interés que despierta el mercado estudiantil para las marcas. Por eso la primera solución fue fondear la empresa a través de la publicidad que, al igual que otros canales como Facebook, ofrece la ventaja de dirigirse a un público muy definido del cual se conocen sus gustos, necesidades y hábitos de consumo.

Sin embargo, los ingresos publicitarios han quedado en un segundo plano debido a que actualmente la mayor parte de las ganancias de esta red social surgen del licenciamiento para el uso de su software, conocido también como SLMS (por sus siglas en inglés: Student Life Management System), mismo que es otorgado a las universidades. De esta forma, la institución compra el servicio, el cual es cobrado directamente a la colegiatura, a cambio de asesoría permanente y estadísticas confiables sobre sus alumnos.

La plataforma ha probado ser tan exitosa que, gracias a los contactos que los jóvenes empresarios adquirieron en eventos internacionales como el Congreso Apple en Cancún y la final del Premio al Estudiante Emprendedor 2011, traspasó las fronteras mexicanas.

Para vender y promocionar la red social, poseen un sistema de “partnerships” o “socios” distribuidos en diferentes países que no sólo han cerrado negociaciones en Asia y Sudamérica, sino que también motivaron a cambiar su nombre -el cual originalmente era “Territorio”- por un término más universal: Territorium, su sinónimo en latín.

El reto de ser social

Podría parecer que para el joven de 20 años el mayor desafío de poseer un negocio sería desarrollarse al mismo tiempo como estudiante de la licenciatura en Ingeniería en Tecnologías de la Computación, en el Tecnológico de Monterrey. Pero no es así. Guillermo ha aprendido a organizar su tiempo y a combinar ambas actividades, “en la universidad estudio materias que sean útiles para mi empresa, incluso sobre emprendedurismo”, asegura.

En realidad, el principal reto al que se enfrenta es al de cumplir con uno de los ambiciosos objetivos que han fijado para Territorium: llevar la educación a todo México. Para lograrlo, los programadores tienen un esquema dirigido especialmente al sector público en el cual las personas, aun sin estar inscritas, pueden acceder de manera gratuita a los cursos online o tener contacto con los profesores. “Ha sido el sueño desde que empezamos”, afirma Guillermo, quien está consciente de la gran diferencia de introducir a su red a los 8 mil alumnos promedio que están inscritos en una universidad privada a los 120 mil de una pública.

No obstante, los emprendedores van por buen camino. Para este año esperan cubrir los principales campus de la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, así como ingresar en las escuelas primarias y secundarias con un producto diseñado especialmente para adolescentes, mientras que en el segundo semestre de 2012 estrenarán su plataforma para empresas.  “Debes comenzar un negocio alrededor de lo que más amas”, concluye el joven director general de Territorium, “así el proyecto se da solo”.