Startups

Prestadero: Revolucionando las finanzas

Esta plataforma de préstamos entre personas tiene como finalidad hacer más eficiente y justa la otorgación de crédito.
Prestadero: Revolucionando las finanzas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
Reader Resource

Get the working capital your business needs–learn more about Entrepreneur Lending, powered by CAN Capital »

Gerardo Obregón, director de Prestadero.com, tiene en mente revolucionar las finanzas personales en México. Basándose en exitosos modelos como el de Zopa, en Inglaterra, y Prosper, en Estados Unidos, el joven emprendedor desarrolló esta plataforma que facilita el otorgamiento de créditos entre personas, sustituyendo a las instituciones financieras como intermediarias.

“Prácticamente hacemos lo que se hacía antes, préstamos de persona a persona (peer to peer lending), pero con una robusta base tecnológica”, afirma Gerardo. Mediante este sitio Web, cualquier persona puede convertirse en inversionista, mientras que los solicitantes de capital son recompensados por su buen comportamiento y obtienen tasas de interés competitivas e incluso menores a las que ofrecen, por ejemplo, los bancos.

Con este enfoque se benefician todos los participantes. Por un lado, el prestamista puede obtener hasta el 16.9% de rendimiento neto en sus inversiones, así como la posibilidad de diversificar masivamente sus ingresos por hasta 200 créditos no relacionados, lo que disminuye el nivel de riesgo. Y por otro, el solicitante recibe tasas hasta de 8.9% anual y puede conseguir préstamos de entre $10,000 y $250,000 de forma rápida y segura.

De acuerdo con el director de Prestadero, esta ideología de que “el banco eres tú” genera un sentido social donde las personas están más dispuestas a pagar, debido a que recibieron un préstamo de alguien “como ellos” que confió en sus proyectos. Esto es palpable en el hecho de que hasta el momento no tienen cartera vencida y únicamente el 2.89% de los pagos presenta algún retraso menor.

“La clave de este modelo está en la selección de los solicitantes”, sostiene Gerardo. En el caso de Prestadero, se cuenta con un sistema muy rígido para la selección de los candidatos -sólo aceptan entre el cuatro y cinco por ciento de las solicitudes-, que se basa en un análisis a fondo del historial crediticio. “La idea es ‘premiar’ a las personas responsables, incluso otorgándoles una tasa más baja”, dice el fundador de la empresa.

Un futuro prometedor

La historia de Prestadero nació cuando Gerardo, ingeniero químico de formación pero fanático de las finanzas, trabajaba en su propia carnicería. Un empleado suyo de aquel entonces se le acercó contándole que había recibido un préstamo de una institución no certificada y que llevaba más de un año pagando puntualmente y, sin embargo, no parecía amortizar la deuda.

Esta situación, aunado a las óptimas condiciones de la economía mexicana donde la inflación se ha mantenido estable los últimos años, llevó a Gerardo a buscar una solución más eficiente, justa y acorde a la sociedad actual. Fue así como conoció el modelo de Zopa, red pionera en el sector de los préstamos entre iguales, y decidió tropicalizar el concepto a los intereses y necesidades de los mexicanos.

La plataforma funciona de manera similar a los sitios Web de crowdfunding. Es decir, una persona solicita un préstamo y, cuando éste es aprobado, se publica en línea sin hacer ningún trámite burocrático. Los prestamistas pueden observar el perfil y hacer las transacciones vía online (con montos desde los $250), mientras que al solicitante se le cobra directo de su cuenta bancaria. Prestadero únicamente retiene una comisión de entre el tres y el cuatro por ciento, una vez que el proyecto haya sido fondeado.

A pesar de que la empresa inició operaciones en junio de 2012, a la fecha ha otorgado cerca de 40 créditos que representan una suma por más de $1,800,000. Pero Gerardo tiene gran confianza en su negocio, mismo que ha financiado con recursos propios y con un préstamo familiar. Y es que el joven emprendedor está convencido de que este innovador concepto, que apunta hacia una verdadera democratización de las finanzas, está transformando la economía a nivel mundial.