Startups

Quirky: El nuevo modelo de creación

Basándose en el poder de la innovación abierta, esta empresa está revolucionando la manera de crear y distribuir proyectos.
Quirky: El nuevo modelo de creación
Crédito: Depositphotos.com
Reader Resource

Get the working capital your business needs–learn more about Entrepreneur Lending, powered by CAN Capital »

Quirky es la primera plataforma de inventores globales. A través de este sitio, las personas pueden subir sus ideas e invenciones y llegar al resto de la comunidad, así como a un equipo multidisciplinario de especialistas que involucra diseño, marketing, producción, ingeniería y viabilidad. En conjunto, todos ayudan a la mejora del producto desde su aspecto, diseño de prototipos, análisis de mercado, modelo de negocio, branding, distribución y hasta la comercialización.  

En el marco de la Aldea Digital 2013, realizada en la Ciudad de México, Ben Kaufman mencionó que cada semana se eligen las 10 mejores propuestas subidas a Quirky e inmediatamente se empieza a trabajar en ellas.  El objetivo de la empresa liderada por Kaufman es crear tres nuevos productos de consumo cada semana. Para ello, cada jueves se reúnen en una "idea debate" para escoger entre dos y cinco proyectos que desean apoyar. Si las ideas prueban que la necesidad existe y la gente desearía resolverlo, ellos lo fabrican.

Quirky es la síntesis a la tesis de producción actual gracias a la implementación del concepto de ‘Long Tail’ creado por Chris Anderson, sumado a la democratización de las herramientas de producción y el co-working. La idea es sencilla: si se facilita la producción a los inventores, entonces existirán millones de nuevas ideas.  Quirky es el Long Tail de los “inventores” y la prueba de que la teoría funciona.

Quirky es un nuevo modelo de creación -no de producción de productos y servicios- basado en la democratización de la demanda, el crowdfunding, la colaboración y la cultura wiki. Es lo más revolucionario que he visto en la historia del emprendimiento, el marketing y la comunicación. Quirky lleva al siguiente nivel el concepto de las 4P’s del marketing agregándole un elemento adicional: la quinta P, "People" (gente).



La base de todo

En los últimos años hemos visto evolucionar la wikinomic hacia el crowdfunding, es decir, financiamiento colectivo. Este concepto ha llevado a plataformas como Kickstarter generar, tan sólo en 2012, $119 millones de dólares que se han ido directamente a financiar proyectos creados y apoyados por la comunidad.

El problema no resuelto de Kickstarter es que sólo financia proyectos que requieren capital pero no llega a su revisión, seguimiento o lanzamiento de los mismos. Ese reto es justo el que Ben Kaufam se planteó para crear Quirky. ¿Cómo llegar a los inventores reales y no a los emprendedores únicamente? La respuesta: social product development (desarrollo social de productos).

Ben Kaufman, su creador y CEO, tiene 26 años (quien en la secundaria creó la empresa de accesorios para iPhone llamada Mophie). Desde junio de 2009 dirige Quirky, que desde mi punto de vista, es la empresa más revolucionaria del mundo. Ben es uno de esos ‘hijos de lo digital’ que transmite pasión y que invita a probar su idea del diseño social. Es admirable que cuando sólo contaba con 20 años, Inc. Magazine lo nombró el empresario más importante del país menor de 30.

Uno de los grandes ejemplos de proyectos que han generado desde Quirky es el de Jake Zien quien, en abril de 2011 y teniendo sólo 22 años, recibió su primer cheque por $26,164 dólares producto de las ventas directas de "Pivot Power", su invento. Gracias al proceso colaborativo de Quirky, Pivot Power también ha reportado $30,000 dólares a otro miembro de la comunidad sólo por dar el nombre. En total, en su desarrollo han participado 855 personas lo cual demuestra el poder del "co-working" en donde se gana dinero en cada fase del desarrollo del producto. Hay mucha gente en la comunidad que no inventa, sólo aporta opiniones, agrega valor y vive de ello.

Con esta visión, en septiembre de 2012, lograron recaudar $68 millones de dólares de financiamiento de firmas como Kleiner Perkins Caufield & Byers, Norwest Venture Partners y RRE Ventures. Culturalmente hablando, los usuarios más activos son originarios de países que históricamente tienen un pasado de innovación como Francia, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, los países escandinavos y Holanda.

El modelo de desarrollo social de Quirky

El modelo credo por Ben Kaufam comprende las siguientes fases:

1) La idea: Es el momento clave. Todas las personas podemos mejorar lo que existe o incluso crear una respuesta a una necesidad. Es el momento de creación.

2) Registro en la plataforma: Los inventores suben su idea contestando dos preguntas básicas: qué problema se está intentando solucionar y cómo intenta hacerlo. Para subir una idea se pagan 10 dólares, y en ese momento queda en manos de la comunidad.

3) Aceptación: La clave es mejorar una idea de negocio. Quirky incentiva a sus usuarios a proveer toda la retroalimentación necesaria para cada proyecto. Se seleccionan las mejores ideas y cada jueves se hace la evaluación de una decena de ellas. La comunidad de especialistas vota desde casa u oficina.

4) Preproducción: Inicia con la documentación e investigación; se analiza el mercado y pasa a la fase de diseño para posteriormente trabajar en el branding.  En esta fase, la comunidad también se involucra y gana dinero con su participación. A este modelo se le llama "influence"  un sistema de recompensas que mide la influencia de cada uno de los participantes y de acuerdo con su contribución se reparte el ingreso del producto creado.

5) Preventa: Para probar el éxito y la aceptación de un producto se lanza una campaña de preventa a un precio rebajado. Gracias a las unidades prevendidas se costea el proyecto.

6) Producción - manufactura: Si se logran las ventas mínimas requeridas, el producto se produce y lanza oficialmente, así empieza su proceso de expansión en el mercado (distribución).

7) Ventas - ganancias: Todos los beneficios obtenidos se repartirán entre todos aquellos que han participado e invertido en el proyecto.

El modelo Quirky podría parecer fácil de replicar, pero hay algo que no podrá copiarse al 100%. Quirky combina un staff in-house de ingenieros, desarrolladores, diseñadores, mercadólogos y analistas de negocio que les apasionan los proyectos en lo que participan. Esto, se suma a una comunidad global que contribuye con ideas, sugerencias y nuevos proyectos, misma que ha "confiado en la plataforma" y está dispuesta a hacer dinero juntos. La confianza es difícil de construir; se gana, se demuestra, se construye con el tiempo y eso es lo que ha logrado Quirky.  

En la conferencia, Ben mencionó sobre la posibilidad de que otras empresas ingresen a la plataforma para robar ideas, pero es algo que no le quita el sueño. Quirky documenta todo el proceso, es transparente y la comunidad duerme tranquila porque entre todos son más rápidos que cualquier empresa. Ciertamente se pueden robar una idea pero Quirky es capaz de hacerla en 29 días o menos y el resto no. En Quirky no sólo se venden los productos, se venden las historias y se protegen todas las patentes necesarias. El otro camino es seguir el ejemplo de empresas como Target y GE, los cuales han venido trabajando con Quirky.

Kaufman considera que aun cuando haya momentos de inspiración, la comunidad necesita de los profesionales, de los diseñadores e ingenieros que hacen posible que las cosas ocurran. Quirky no es un modelo de producción sino de creación. La invención se hace accesible gracias a tres brazos:
. tecnología
. comunidad
. equipo de expertos

"Las mejores ideas del mundo no están en las compañías, están en las mentes de las personas. Las mejores ideas vienen del salón, no del laboratorio ni de la sala de reuniones. Todos inventamos, todos somos capaces de hacer cosas increíbles. La gente como tú inventa. Tu cerebro no es muy diferente al de Edison o Jobs. Inventar está dentro de lo que somos. Las personas somos inventores por naturaleza. Quirky tiene como misión hacer la invención accesible, todos somos inventores, pero nos detenemos porque es difícil. Ahora podemos hacerlo juntos”.
Ben Kaufman.

No es la empresa, es el producto

Una pregunta que le hice a Ben Kaufman fue ¿cuál es la diferencia de Quirky con otras plataformas como KickStarter? Ben planteó que todos somos inventores, sin embargo tenemos que definir qué buscamos: dinero o hacer nuestra idea realidad.  Las complejidades relacionadas a un emprendimiento como el financiamiento, desarrollo, distribución, administración, marketing y aspectos legales se interponen en el camino de la gente para ejecutar sus grandes ideas. Quirky elimina tales complejidades y sólo deja al inventor… inventar. Kickstarter está pensado para emprendedores que quieren hacer todo ellos solos, pero ello representa el 1% de la población mundial, Quirky es para el 99% restante.   

A la fecha, la comunidad de 243,000 inventores ha sacado ya a la luz 218 productos que se venden a través de Quirky.com utilizando herramientas de promoción online - offline. Además, los nuevos productos Quirky son vendidos también al por menor a través de sus 188 socios, entre los que se incluyen amazon.com, TOYS’R’US, Best Buy, Target o Staples, etcétera.

Finalmente, de Ben me quedo con una idea: la frase  "Yo hice eso". De acuerdo con él es el sentimiento más importante e inspiracional de nuestras vidas… "Yo hice eso". Y ésa es la base de Quirky, la empresa que está cambiando todo.