Startups

3 tips para desarrollar una idea de producto

Te compartimos sencillas estrategias para encontrar, evaluar y adaptar una idea para convertirla en un negocio exitoso.
3 tips para desarrollar una idea de producto
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Como emprendedor, existe una frase que probablemente te encuentras diciéndola más seguido de lo que quisieras: “¿Por qué no pensé en eso?” Abres una revista o ves un programa de televisión y ahí está: un nuevo producto con gran potencial de ser un rotundo éxito. El concepto es tan simple y el costo de emprenderlo es tan pequeño que tu intriga se convierte en envidia.

El truco es evitar tener ese sentimiento de que te perdiste una oportunidad de crear algo realmente único. Hay un sinnúmero de productos y servicios que necesitan ser creados. La verdadera pregunta es si estás o no buscando en el lugar correcto.

Te compartimos tres formas que te ayudarán a encontrar y adecuar tu siguiente gran idea de producto:

1. Sé tu primer cliente
Algunos de los productos más exitosos nacen a partir de una necesidad personal de resolver un problema, más que de un deseo de convertirlo en ganancia. Ésta es la razón por la que los creadores de productos brillantes comúnmente dicen que encontraron su gran idea resolviendo una situación de su propio día. El creador suele ser su primer cliente.

Empieza por observar tu vida diaria. ¿Qué problemas necesitan ser resueltos? No importa qué tan simple sea el problema o qué tan ridícula parezca la solución. Lo esencial es que soluciones un problema que facilite la vida o la haga más disfrutable.

2. Haz un prototipo rápidamente
Lo que es más probable que te esté impidiendo desarrollar un nuevo producto no es la falta de ideas, sino la falta de implementación. Es por ello que crear un prototipo lo más rápidamente posible puede ser igual de importante que generar la idea. Hacer prototipos te permite ver cómo opera tu producto en la vida real y si realmente resuelve el problema o realiza la función que esperas.

Tomemos a Ryan French como ejemplo. Él estaba frustrado por los controles touch screen de su smartphone para jugar. Aunque no contaba con experiencia como emprendedor ni fabricante, resolvió el problema desarrollando un chip hecho a mano que ataba a su teléfono Android con un controlador de juego. Con el crecimiento en la industria del gaming, sabía que podía iniciar un negocio, por lo que lanzó The Game Klip, el cual ganó en 2012 el concurso Shopify Build-a-business, en la categoría de gadgets y electrónica.

3. Ábrete a los cambios
Cuando Shazi Visram fundó Happy Family inició la empresa con la visión de entregar a los padres una alternativa saludable a la comida procesada para bebés. Pero cuando lanzó su línea de alimentos congelados notó que los padres no compraban comida en la sección de congeladores, sino que en la de bebés.

Visram cambió de dirección de la sección de congelados a una línea de productos orgánicos. Ahora la empresa se encuentra en un proceso de aceleración. El año pasado, Happy Family reportó ganancias por USD$62.8 millones.

Siempre debes estar dispuesto a modificar y adaptar tu emprendimiento. Si eres necio y estás ‘demasiado enamorado’ de tu idea inicial, podrías perderte del éxito que tanto buscas.