Marketing

Qué hacer si odias tu marca

Toma nota de los pasos para re construir tu branding y crear el negocio de tus sueños.
Qué hacer si odias tu marca
Crédito: Depositphotos.com

¿Clientes leales? Listo. ¿Un buen equipo de trabajo? Listo. ¿Ganancias sólidas? Listo. Pero hay algo que te está molestando. Aunque todo se vea bien, no se siente bien. De pronto te das cuenta que lo que tienes no era lo que querías crear. Lo odias. O tal vez solamente ya te cansó. Pero hay algo que necesitas cambiar –y rápido. Necesitas cambiar tu marca.

Es una idea que asusta: modificar algo que, en esencia, está funcionando bien. Pero en lugar de seguir sentado y sintiéndote inconforme, debes mover algunas piezas y eliminar otras para construir algo que realmente refleje lo que quieres. Te compartimos cuatro pasos para lograrlo:

Paso 1: Reúne a un equipo de consejeros
Cuando te preparas para darle un vuelco a tu marca, necesitas contar con tus mejores consejeros.

Todos sabemos que hay personas dispuestas a compartir sus opiniones, pero debes armar un buen equipo conformado por expertos, socios, clientes y amigos que te digan de frente qué necesitas para tener una buena marca. Ellos te ayudarán a identificar una nueva dirección para tus metas, así como qué querrán los nuevos clientes de ti.

Paso 2: Crea un capullo
En el proceso de cambiar tu marca, debes envolverlo. No necesitas añadirle confusión de los usuarios al mix hasta que estés listo para mostrar el resultado.

Realiza un plan en el que incluyas los objetivos de tu marca, así como el nuevo look y la forma de mostrar esos cambios a los consumidores. Establécete fechas límite para puntos clave como la creación de prototipos, pruebas, lanzamientos y campañas de relaciones públicas.

Piensa en las personas que necesitas que te acompañen en esta fase: diseñadores, mercadólogos, expertos en branding y, por supuesto, a tus consejeros. No olvides llamarles continuamente para pedirles su opinión y hacer ajustes antes de lanzarlo al público.

Paso 3: Como un fénix…
Es el día del cambio; los sitios y letreros viejos caen y los nuevos se alzan. Envías los boletines de prensa. Es el momento de salir al mundo con tu nueva ‘cara’; todo lo que te disgustaba de tu marca ha desaparecido; has creado la marca de tus sueños.

Paso 4: No dejes que pase de nuevo
Establece un sistema de balanzas y evaluación para evitar que tu marca te vuelva a aburrir. Algunas preguntas que debes hacer a tu equipo y a ti son:

¿Es el trabajo que quiero hacer?
¿Éstas son las personas con las que quiero trabajar?
¿Amamos a nuestros clientes?
Sé que esto me hará ganar dinero, ¿pero el producto se alinea con nuestros valores y objetivos?

Cambiar tu marca a veces es la única forma de identificar qué vale la pena conservar para regresarla al camino de convertirse en todo lo que querías que fuera. La buena noticia es que escuchaste ese sentimiento de inconformidad y te preguntaste qué podías hacer para sentirte completamente bien.