Tecnología

6 razones por las que una app fracasa

Si estás desarrollando una aplicación móvil recuerda que lo esencial para tener éxito es innovar y llegar efectivamente a tus clientes.
6 razones por las que una app fracasa
Crédito: Depositphotos.com

Peter Drucker una vez escribió: “porque su propósito es crear un cliente, el negocio tiene dos (y sólo dos) funciones: marketing e innovación”. Estas palabras son verdaderas para cualquier negocio, incluyendo para las aplicaciones móviles. Si estás creando una app para convertirte en un negocio exitoso, tienes que hacer bien dos cosas: innovar y llegar efectivamente a los clientes para que compren tu historia.

Aunque existen muchos más, estos seis errores son una señal de que tu aplicación será difícil de vender:

1. Asumir que hay una necesidad
¿Cuántas personas empiezan creando una app, gastando miles de pesos para diseñar funcionalidades basadas en un sentimiento sobre lo que sus clientes quieren? Yo diría 99 por ciento. La mayoría de las aplicaciones fracasan porque los emprendedores no validan su producto con clientes reales que estarían dispuestos a pagar.

Si tienes una idea para una app, valídala. Ponla en plataformas de crowdsourcing para ver cuántas personas la quieren, hacer un landing page que destaque los beneficios de la app y obtener los correos electrónicos de las personas interesadas en ella para que puedas contactarlas una vez que la lances. Después construye un prototipo y véndelo a clientes potenciales.

2. No poner la usabilidad primero
Un wireframe que dibujas para tu app define cómo se experimentará. ¿Pero eso significa que será fácil de usar para el usuario? Probablemente no. Invierte el tiempo necesario en crear una aplicación que sea fácil de usar. Piensa: ¿cuál es el principal concepto de la app? y ¿cuál es el principal valor que espera ofrecer? Hacer esto te ayudará a desarrollar una aplicación que favorezca la experiencia del usuario.

3. Escatimar en gráficos
Si quieres que las personas se conecten con tu app, necesita ser atractiva. Los colores influyen en las emociones, por lo que dependiendo de la naturaleza de tu app, puedes decidir qué tonos usar en tus gráficos para cautivar al usuario. La estética de la aplicación es un factor determinante para que las personas la amen o la odien.

4. Pensar que las analíticas son para analistas
Necesitas saber cómo usan tus clientes la app, lo cual suele ser muy diferente a como imaginas que es. Establece metas para monitorear su uso y qué funcionalidades son las más populares. Esta información definirá tu siguiente movida para incrementar la tracción de tu aplicación. Existen ciertos software de analítica específicos para diferentes tipos de apps, así que no cometas el error de elegir el primero que escuches.

5. Intentar ser global en el día uno
Intentar construir la pared más grande del mundo en un día generalmente es sinónimo de fracaso. Para construir la más grande, primero necesitas perfeccionar la manera en que colocarás el primer ladrillo y cómo colocas el segundo, y así consecuentemente.  Lo mismo ocurre con la adquisición de clientes. Necesitas empezar pequeño, perfeccionar tu producto con tu mercado local y hacer todos los errores en este punto. Una vez que lo hayas hecho, entonces podrás replicar fácilmente el éxito en otras ciudades y países.

Además, recuerda que no puedes vender tu producto estando sentando en tu oficina. Necesitas salir, reunirte con clientes y entender su experiencia con tu producto.

6. Darte por vencido demasiado rápido… o demasiado tarde
No puedes seguir persiguiendo un negocio que simplemente no gana tracción. Necesitas o alterar tu curso, o dejarlo ir. Saber cuándo hacerlo es el aspecto más crucial para cualquier negocio.

Cuando lances tu app, dedica al menos seis meses en vender y desarrollarla antes de que puedas llamarla un fracaso. Pero en ese semestre da tu mejor esfuerzo. No permanezcas mucho más tiempo que eso: si no ganas nada de tracción en esos meses, probablemente no verás éxito después.