Consultoría

Por qué no debes ser perfeccionista

Aprende a no obsesionarte con que todo salga perfecto al iniciar tu negocio; a veces, llegar al éxito es más fácil de lo que crees.
Por qué no debes ser perfeccionista
Crédito: Depositphotos.com

Cuando tienes una meta, ya sea iniciar un negocio, comer más saludable o viajar por el mundo, es muy fácil ver a alguien que ya lo está haciendo y tratar de copiar su estrategia. En algunos casos, esto es realmente útil. Aprender de las experiencias de gente exitosa es una muy buena manera de acelerar tu curva de aprendizaje.

Pero es igualmente importante recordar que los sistemas, hábitos y estrategias que la gente exitosa utiliza hoy en día probablemente no son los mismos que usaban cuando empezaron su viaje. Lo que es óptimo para ellos ahora mismo no es necesariamente lo que tú necesitas para comenzar. Hay una gran diferencia entre los dos:

Lo que es óptimo vs. lo que es necesario

Si subes tus expectativas a “sorprendente”, es muy difícil comenzar.
-Seth Godin

Aprender de otros es muy bueno, yo lo hago todo el tiempo. Pero comparar tu situación actual con la de alguien que ya es exitoso puede hacerte sentir como si carecieras de los recursos necesarios para comenzar. Si echas un vistazo a su configuración óptima, puede ser muy fácil convencerte que necesitas comprar cosas nuevas, aprender nuevas habilidades o conocer gente antes de que puedas siquiera dar el primer paso hacia tus metas.

Y usualmente eso no es cierto. Aquí hay algunos ejemplos:

Empezar un negocio. Cuando eres un emprendedor, al principio es muy fácil obsesionarse con los resultados óptimos. Recuerdo que me convencieron de que mi primer sitio web no tendría éxito sin un gran logo. Después de todo, los sitios más populares que visitaba tenían un logotipo profesional. Desde entonces he aprendido mi lección. Ahora mi “logo” es sólo mi nombre y éste es el sitio de internet más popular que he construido.

Viajar por el mundo. Cada vez que viajo, veo muchos mochileros que han gastado una fortuna en el equipo: bolsas impermeables, ropa que absorbe la humedad y hasta zapatos especiales. No estoy diciendo que estas cosas sean inservibles. Un buen equipo puede facilitarte mucho la vida en el camino, pero no es necesario. No necesitas nuevos zapatos para empezar a correr. No necesitas nuevos sartenes para comenzar a comer más sano. Y no necesitas una nueva mochila para comenzar a viajar. Estas cosas pueden ser óptimas, pero no se necesitan en un principio.

Comer sano. Tal vez la dieta óptima incluiría comprar carne de res que sólo se haya alimentado de pasto o vegetales orgánicos o alguna otra estrategia de comida súper saludable. Pero si solamente estas tratando de caminar hacia la dirección correcta, ¿para qué enredarse en los detalles? Empieza poco a poco y simplemente compra otro vegetal esta semana—sea orgánico o no. Habrá mucho tiempo para optimización después.

Evitar para optimizar

Alegar que necesitas “aprender más” normalmente puede ser un impedimento que evite que avances en las cosas que realmente importan.

- Puedes quejarte de que tu juego de golf sufre porque necesitas nuevos palos de golf, pero la verdad es que probablemente necesites dos años de práctica.
- Puedes argumentar que es difícil viajar ligero sin la mochila adecuada, pero la verdad es que puedes hacerlo funcionar con lo que tienes ahora.
- Puedes resaltar que el mentor de tu negocio es exitoso porque utiliza el software XYZ, pero probablemente él inició sin eso.

Obsesionándote con la última estrategia o la mejor dieta puede ser una manera inteligente de evitar que trabajes más arduamente. Como los lectores regulares sabrán, estoy a favor de la optimización y el mejoramiento. El uno por ciento de ganancias me llena de alegría. Los pequeños hábitos me dejan adolorido. Niveles preocupantes de consistencia hacen que mi corazón se agite. Pero no dejes que la visión de lo que es óptimo evite que inicies. Una estrella imperfecta siempre puede mejorar, pero obsesionarse respecto a un plan perfecto no te va a llevar a ningún lado.