Consultoría

Sácale el mayor provecho a tu aceleradora

Antes de ser aceptado en el programa de aceleración investiga y pide referencias del mismo para arrancar tu startup.
Sácale el mayor provecho a tu aceleradora
Crédito: Depositphotos.com

Hoy en cada casi todo emprendedor que busca entrar al mundo del negocio ha visto las estadísticas: un 90 por ciento de las startups no triunfan. La lucha desde la concepción a una entidad viable es abrumadora y puede llevarlos a perder su espíritu emprendedor.

Aunque haya un mercado para cada buena idea, ejecutarla puede ser muy difícil. Trabajar con una aceleradora de startup puede ser el ingrediente secreto que tu negocio no experimentado necesita para superar los obstáculos y llegar a ser longeva y exitosa. Antes de que interfieras, examina detalladamente esta lista de cosas que todo emprendedor debe saber:

1. Acércate al proceso de aplicación como un partido de dos vías. Las aceleradoras pueden ser competitivas y antes de que apliques para trabajar con una, necesitas hacer tareas muy específicas. Busca referencias de la aceleradora que estás considerando, habla con antiguos o actuales emprendedores que participaron en este programa en particular para asegurarte que han tenido éxito y que ésta es perfecta para tus necesidades.

Para apresurar tus oportunidades de ser aceptado en el programa de tu elección, asegúrate de tener tu mercado claramente identificado y de que puedas articular el problema que quieres resolver.

Suena muy sencillo, pero muchos emprendedores no son lo suficientemente claros sobre estas cosas básicas. O tal vez sufren del síndrome “demasiados targets” y no han llegado a su mercado, sus puntos de solución y a la propuesta de valor. ¿Tu solución es resonar con tu mercado target? La validación de tu creación viene de salir al mundo, acercarse a usuarios potenciales y escuchar su feedback.

Otro factor que llevará mucho peso durante tu proceso de aplicación es si ya has generado ingresos. El hecho de  que la gente ha estado dispuesta a pagarte por tu solución, ya es una validación. Para comenzar, has una lista de usuarios beta que puedas convertir en clientes activos en 90 días. Considera trabajar con un socio del canal que tenga acceso a tu mercado.

Finalmente prepárate para justificar tu acercamiento y sé claro sobre porqué eres mejor que tu competencia. Lo más probable es que aquellos involucrados con la aceleradora han visto otros modelos con metas similares.

2. Entiende el valor de la propuesta. Si te aceptan en el programa de aceleración, ¿qué puedes esperar realmente de regreso? Muchos emprendedores saben que trabajar con aceleradoras normalmente ofrece conexiones de networking invaluables que te proveerán una percepción de cómo manejar una compañía con éxito.

Otras expectativas razonables incluyen la posibilidad de trabajar estipendio del capital. También recibirás asistencia en el establecimiento de acuerdos de canal o asociaciones, la educación sobre la forma de convencer a posibles inversores y el acceso a las fuentes de financiamiento de calidad si se desea.

Decide si subir el capital es el paso correcto para ti. Se precavido por las aceleradoras que te orillan a tomar dinero, no es el modelo correcto para todos. Hay muchas voces expertas allá afuera, con bastantes consejos que dar. Siempre recuerda, la voz más importante es la tuya.

La parte más crucial del programa es la educación y la tutoría. Las aceleradoras te proveerán con el acceso de los expertos a tu mercado y un régimen de entrenamiento. Su proceso puede ayudarte a mover la aguja en las áreas más críticas. Frecuentemente asiste en el desarrollo del producto magro, creando y desarrollando la experiencia del usuario, branding, ventas, marketing, la construcción de la valoración de una empresa y la construcción de un equipo efectivo.

Las aceleradoras ofrecen consejo invaluable de “yo estuve ahí e hice eso” y las relaciones que construyes usualmente duran lo que vive la empresa.

3. Entiende que el éxito empieza y termina contigo. Una aceleradora no es el hada madrina de tu startup. El progreso de tu empresa y tu experiencia con el programa de la aceleradora comienza contigo y tienes que pensar por ti mismo. Las aceleradoras están ahí para proveer los métodos y los recursos de los que puedas carecer, no están ahí para manejar tu negocio.

Las ganas que pones en ello determina si la aceleradora cumple con su propósito de guiarte al éxito.

Por una parte, debes estar abierto y receptivo, deja tu ego en la puerta y permítete engancharte en el proceso. Por la otra debes ser dueño de tus decisiones. Las aceleradoras proporcionan acceso a las opiniones informadas y a los datos, pero los emprendedores necesitan procesarlas sabiamente.