Consultoría

Aprende a decir "no" a las interrupciones

¡Desbloquea tu creatividad! Aparta algunos minutos al día sin distracciones para que puedas innovar en tu empresa.
Aprende a decir "no" a las interrupciones
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Qué pasaría si Galileo, Newton, Einstein o algún otro pensador del pasado hubiera vivido con las interrupciones de la cultura de hoy en día?

¿Las juntas departamentales hubieran evitado que Newton descubriera porqué lo que sube debe de bajar? ¿La sociedad seguiría preguntándose a qué es igual la E si Einstein hubiera tenido que soportar el repetir todo?

Si Eratóstenes, que de alguna manera logró calcular la circunferencia de la tierra al estudiar el ángulo de la luz del sol en el fondo de un pozo, hubiera sido interrumpido por sus colegas, tal vez no hubiera llegado a esa conclusión.   

No negamos que las personas son parte de nuestra cultura de interrupción. La gente ama los celulares, el internet, su rápido acceso a todos y a todo.

Pero tiene su lado oscuro: los grandes descubrimientos rara vez suceden en los intercambios de correos electrónicos, teleconferencias o en llamadas por teléfono. El trabajo en equipo es algo increíble, pero cuando un foco se apaga, es frecuentemente debido a que la gente ha averiguado cómo concentrarse sin interrupciones.

Por eso es que, a diferencia de las sociedades del pasado, la gente todavía tiene que luchar para no ser interrumpida. La inversión en la tecnología apuntaba a acercar al hombre, poner a todos en contacto frecuentemente y dejar que los individuos pudieran encontrar a otros sin importar el momento o el lugar.

Ahora los emprendedores tienen que conseguir tiempo ininterrumpido cuando saben que lo necesitan.

No es un reto clásico de la administración del tiempo sino que es más un reto psicológico. Esto es debido a que la cultura de la interrupción no es culpa de los dispositivos. Los emails y mensajes de texto no molestarían a nadie si simplemente apagáramos el teléfono o lo dejáramos en el auto cuando llegamos a casa. Es una manera de cerrar la puerta de la oficina evitando la intrusión. Se ha hecho y nadie murió.

¿Por qué la gente no lo hace más seguido? Miedo e incertidumbre. Las personas tienen miedo de decirles a las personas que los interrumpen que no tienen tiempo para ellas. Además, los emprendedores no están seguros sobre cómo otros los percibirán y qué se perderán si estas interrupciones son desviadas.

Después de todo, las perturbaciones principales no son los anuncios. Son los que los emprendedores han elegido ser en las relaciones con, compañeros de trabajo, jefes, familia, amigos y clientes.

No es una decisión fácil decirle a alguien que necesitas tiempo. Suena egoísta. Tal vez hasta suene extraño en los lugares de trabajo. Cuando la gente dice “tiempo de calidad”, se refiere a un momento de silencio con otra persona.

Pero si un individuo está desarrollando grandes cosas de una naturaleza creativa o difícil, tal vez no emerjan si éste no aprende cómo reservar ese tiempo ininterrumpido. Si “la ejecución es el carro del genio” como dijo William Blake, entonces el genio necesita un ambiente donde él o ella puedan ejecutar con excelencia.

Aquí está la fórmula:

1. Expulsa el miedo de expresar una necesidad de  lo que yo llamo “bloqueo de tiempo”. Esto es cuando el tiempo es apartado para trabajar solo en una tarea que funcionará si no tienes interrupciones. Los emprendedores cada vez se arriesgan más, a diferencia de otras personas. Ven algún peligro, lo toman y lo enfrentan.

2. Crea certidumbre fuera de la incertidumbre. Ok, es imposible saber qué van a pensar tus compañeros de trabajo y tus clientes cuando les digas “estoy apartando tiempo hasta las 3 p.m. a menos que haya una emergencia.” Así que piensa bien cómo enfatizar que darle tiempo al líder en ciertas tareas es para su mejor interés.

El como dices este mensaje es tan importante como lo que se dijo, el lenguaje, la etiqueta, tono y postura. Luego inténtalo y mejóralo.

3. Usa tu tiempo apartado sabiamente. Un emprendedor comienza un negocio después de tener una visión, un sueño o al menos una buena idea. Usa el tiempo apartado para resguardar esa idea con el mejor pensamiento.

Tal vez te tome algo de práctica, después de todo, hay una cualidad adictiva sobre la cultura de interrupción. Pero quédate con ellos hasta que tengas energía, no seas ansioso respecto a poder trabajar ininterrumpidamente.