Consultoría

8 tips para no ser adicto a tu smartphone

Haz a un lado tu celular, evita las interrupciones y adopta estos hábitos para que seas una persona más productiva en tu negocio.
8 tips para no ser adicto a tu smartphone
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El otro día cuando estaba en la caminadora del gimnasio no pude evitar fijarme en una mujer hablando fuerte por su celular. Estaba en altavoz, así que todos podíamos escuchar ambas partes de la conversación.

La adicción a los smartphones se puede encontrar en todas partes y parece estar empeorando. De acuerdo a un reporte de 2013, desbloqueamos nuestro teléfono entre 110 y 150 veces al día. Al mismo tiempo, nos arriesgamos a alienarnos y ofender a los otros.

En un estudio hecho en Estados Unidos a 1,600 gerentes y profesionales, se encontró que:

- 70 por ciento dijo que revisaba su celular en la primera hora después de despertarse.
- 56 por ciento revisa su celular una hora antes de irse a dormir.
- 48 por ciento lo revisan durante el fin de semana, incluyendo el viernes y sábado por la noche.
- 51 por ciento continuamente durante las vacaciones.
- 44 por ciento dijeron que experimentarían mucha ansiedad si perdieran su teléfono y no lo pudieran reemplazar por una semana.

Te compartimos ocho tips para hacer de tu smartphone uno de tus mayores activos - no una fuente de interminables interrupciones.

1. Debes estar en el ahora. No intentes hacer multitasking y revisar tu email mientras estés en una junta o tengas una conversación con alguien. Cuando se espera que participes o que escuches a alguien más, pon tu celular en silencio. Revisarlo continuamente rompe tu concentración y hace muy difícil volver a estar enfocado.

No hay necesidad de revisar tu teléfono cada vez que alguien manda un tuit o comenta en una publicación de Facebook. Casi cualquier aplicación puede configurarse para que no te envíen notificaciones. La mejor manera para evitar distracciones es apagarlo, ponerlo en modo de avión o guardarlo.

2. Mantén la información confidencial privada. Sé consciente de tus alrededores. Si necesitas hablar con alguien sobre algo privado, encuentra un cuarto vacío o una esquina para tener tu conversación. Nunca sabes quién estará del otro lado.

3. Mantén la calma. Cuando estés en un lugar público y recibas una llamada que sabes que será difícil o emocional, deja que se vaya al buzón de voz. Si te das un tiempo para pensar las cosas bien, serás más apto para tener una conversación racional y calmada. Trata de mantener la calma mientras hables con alguien en tu celular frente a los otros. Las explosiones emocionales sólo te avergonzarán y harán que los otros se incomoden.

4. Pon tu celular en vibrar. Aprovecha la configuración de vibrar o de silencio. Aparta el teléfono de tu vista cuando tengas juntas importantes, un servicio religioso, visita a la escuela de tus hijos, salgas a comer o disfrutes de un evento deportivo. Si pones tu celular en la mesa mandas la señal de que el que llame es más importante que la persona con la que estás.

5. Evita hablar fuerte por el celular. Siempre utiliza una voz de conversación. Sé consciente de tu volumen en aeropuertos y otros lugares concurridos en donde la gente suele hablar más fuerte. La última persona que quieres atraer es a un chismoso.

6. Aléjate para tomar una llamada. Si estás en una comida o junta siempre deja que tus acompañantes sepan con tiempo que tienes que hacer una llamada importante. Discúlpate y tómala lejos de la mesa. Haz tu mejor esfuerzo por darle prioridad a la gente que está contigo y no a las llamadas inesperadas o mensajes.

7. Sé un conductor responsable. Si hay mucho tráfico no respondas tu celular. Espérate hasta que te detengas por completo antes de llamar. Siempre usa el dispositivo de manos libres para que te enfoques en conducir. Un mensaje rápido no vale la pena para arriesgar tu seguridad y la de los demás.

8. Desconéctate regularmente. Si tienes un proyecto importante que debes completar o sólo quieres pasar tiempo de calidad con amigos y familia, deja tu teléfono en otro cuarto y trata de no revisarlo más de dos o tres veces al día. Date un respiro del smartphone de vez en cuando. Al final es más importante tener el control de tu celular y no al revés.