Franquicias

Quality Inmobiliaria: Crecer en equipo

Con 54 oficinas abiertas, esta franquicia busca competir con marcas internacionales hasta llegar a ser la número uno.
Quality Inmobiliaria: Crecer en equipo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los rezagos de la crisis de 2008, la restricción de la banca comercial para otorgar créditos y más de cuatro marcas extranjeras que dominaban la comercialización de bienes raíces en México conformaban el panorama con el que Ricardo Guízar Reyes arrancó el modelo de franquicias de su empresa Quality Inmobiliaria en 2010.

Con 14 años operando, más de 30 años de ejercicio y experiencia previa como franquiciatario de una cadena estadounidense de bienes raíces, el empresario diseñó su modelo para crecer conforme exigía el mercado, con socios inversionistas.

A diferencia del resto de franquicias del ramo, la suya ofrece una membresía individual ($60,000) para gente sin experiencia en bienes raíces, que puede crecer a una corporativa ($100,000) una vez aprendido el negocio, ambas con salidas voluntarias sin penalización antes de terminar el contrato. “Nuestra estrategia es de economía de escala: en lugar de cobrarle mucho a pocos, cobramos poco a muchos”, señala Ricardo. Y le ha funcionado. Aunque su meta era vender dos franquicias por año, hoy ya ha colocado 54, cuatro de ellas en lo que va de 2014.

El mismo barco

Aunque las oficinas de Quality Inmobiliaria operan de manera independiente, los afiliados promueven las propiedades de otras zonas como si fueran propias, de manera que se potencializa la fuerza de comercialización.

Trabajo en equipo, esa es la filosofía de la empresa. “No quiero vender franquicias, sino hacer profesionales inmobiliarios exitosos. Si ellos crecen, incrementa el número de propiedades, la presencia en calle, la red de franquicias y la penetración de marca”, enfatiza el empresario.

Otro secreto es el otorgamiento riguroso de franquicias, tarea de la que se encarga Ricardo personalmente. “La gente es el factor más importante de la ecuación de nuestro negocio”. Por eso el franquiciante cuida que sus candidatos posean mentalidad empresarial, tiempo y liderazgo, pasión por el servicio, valores, ética y capital para adquirir y soportar la franquicia.

¿Son las franquicias un buen camino para crecer? “Sí”, responde Ricardo. “El modelo te obliga a profesionalizarte, a establecer sistemas, a trabajar en equipo”. Pero advierte: hay que analizar bien el perfil del franquiciatario. “No es lo mismo tener éxito en tu plaza que replicar el éxito con otra persona, lugar y circunstancias”.