Recursos Humanos

8 lecciones de los despidos de Microsoft

El gigante tecnológico despidió a 13,000 personas (las primeras de 18,000) por medio de un memorándum extenso y ambiguo.
8 lecciones de los despidos de Microsoft
Crédito: Depositphotos.com

Hace unos días, Microsoft anunció que despediría a cerca de 18,000 empleados de la compañía a nivel mundial, lo que representa poco más del 14 por ciento de la plantilla. Y la forma de hacerlo fue probablemente lo peor de todo: Stephen Elop, ex CEO de Nokia y actual Vicepresidente del grupo de dispositivos y servicios de la compañía, escribió un extenso memorándum lleno de paja, poco claro y donde, entre líneas, se anunciaba a 13,000 trabajdores que sus servicios “ya no eran requeridos”.

Si bien el tamaño de tu empresa probablemente no se parezca al de Microsoft, sí puedes aprender algunas lecciones de la terrible manera de anunciar su despido masivo. Nunca es fácil "decir adiós" a un empleado, pero existen formas de lograr que el momento sea menos desagradable para ambas partes:

1. Sé conciso. No necesitas dar un discurso de una hora para anunciarle a alguien que será despedido. Ve directo al punto e intenta que el momento sea lo menos molesto y prolongado posible.

2. Hazlo en persona. Como directivo, despedir gente es parte de tu trabajo. Si tu empresa es muy pequeña, lo sentimos pero tú debes ser quien haga el “trabajo sucio”. Esto demuestra profesionalismo y actitud ética. Nunca redactes una carta o envíes un e-mail. Estos temas se ejecutan en persona, cara a cara.

3. Sé honesto. No importa si se debe a la situación general de la empresa (como en el caso de Microsoft, donde se busca cambiar de estrategia de negocios, el desempeño de la persona o simplemente una cuestión de actitud; cuando despidas a alguien explica brevemente el porqué. Te lo agradecerá.

4. No trates de componer las cosas. En su memo, Elop justifica una y otra vez esta decisión sosteniendo que es en aras de hacer a la empresa competitiva en el mercado y por seguir una estrategia de expansión. Algunas frases del memo tratan de ser “amigables” y empáticas, pero nadie se la cree. Cuando despidas a una persona no endulces el momento; hazlo y ya.

5. Evita la confrontación. Cuando despides a alguien es probable que la persona se enoje, llore o intente convencerte de lo contrario. Muestra firmeza en tus decisiones, así como buenos argumentos. Prepárate para responder correctamente a cada una de estas reacciones.

6. Sé claro. En la carta de Elop, hasta cerca del décimo párrafo es completamente comprensible que el mensaje es “estás despedido”. En estas situaciones lo peor que puedes causar es confusión y malentendidos.

7. Cuidado con tus palabras. Piensa bien los términos que usarás en la plática de despido. En el memo, Elop usa frases como “continuidad del negocio”, “tamaño correcto”, “dinámica del mercado” y “sobre financiero”.  Además de ser ambiguas, resultan molestas para alguien que sólo quiere saber si debe buscar otro empleo y una nueva forma de mantener a su familia.

8. Agradece. Si el recorte de personal se debió a factores externos o a un cambio en la estructura de la empresa, nunca olvides agradecer. Hazlo de manera honesta y breve, pero siempre reconociendo el tiempo y el esfuerzo de la persona. Recuerda que ante todo se trata de un ser humano con sentimientos y ambiciones profesionales. No termines con ellas.