Consultoría

6 formas de hacer feliz a tu mercado

En un mundo tan competitivo es importante superar las expectativas de los consumidores. Sigue estos consejos y gánate su lealtad.
6 formas de hacer feliz a tu mercado
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Si tienes tu propio negocio, debes hacer feliz a mucha gente, principalmente a tus clientes. No sólo te proporcionan los ingresos, sino que también se siente bien contribuir al éxito y felicidad del consumidor. Hay muchas formas fáciles de mantener contentos a todos. Aquí hay seis para que empieces:

1. Pon atención. Asegúrate de anticipar las necesidades de tu cliente. Conoce las expectativas y el estilo de comunicación. Si has estado trabajando con alguien durante cierto tiempo, adopta ciertos patrones y hábitos. Por ejemplo, si los emails siempre son cortos, un cliente tal vez prefiera platicar de cosas más importantes.

En lugar de mandar una gran idea vía email, programa una llamada para discutirla. También toma en cuenta qué es importante para el cliente. Por ejemplo, si cada viernes te pregunta algo del tráfico en la web o los logros de la semana, respóndele el viernes en la mañana antes de que siquiera te hable.

2. Toma en cuenta el día del cliente. Proponte a conocer el horario de las personas y a saber cómo son sus días mostrando respeto hacia determinada situación. Si sabes que los martes son días pesados, no le mandes una gran cantidad de emails.

3. Pregunta lo que le importa a tu cliente y a su jefe. Conoce el estilo de comunicación de la empresa. Esto también da lugar a un pensamiento creativo y estratégico. Tú puedes ser el iniciador de un cambio positivo que beneficiará a muchos.

4. Hazte responsable de tus propios errores. Hazlo rápido. Si tomaste una mala decisión entonces discúlpate y arregla todo. No todo es una victoria segura en este mundo, sin importar en qué campo estés. No busques excusas que te quiten la culpa. Sé responsable y reconoce que hasta los mejores planes no siempre salen como los pensaste.

5. Ve más allá. Haz más de lo que te pidan o lo que planees hacer. En la vida laboral podemos enfocarnos tanto en nuestras cosas que perdemos de vista el punto principal, recuerda que estamos todos juntos en esto. Sal de tu caja y ayuda en lo que seas bueno. Tienes más habilidades de las que crees, así que piensa más allá de tu rol asignado.

6. Ten todo preparado. Prepárate antes de un posible caos. Planear ayuda a todos a mantenerse en la delantera y estar listos para las contingencias sin pánico. Esto también da lugar a un pensamiento más estratégico y creativo. Tú solo no puedes ser el único iniciador de un cambio positivo que beneficie a todos.