Marketing

Pinturas Acuario: Especialízate en tu sector

Benjamín Cohen conoce su producto y las necesidades de sus clientes. Eso lo ha colocado como uno de los principales distribuidores de esta marca.
Pinturas Acuario: Especialízate en tu sector
Crédito: Depositphotos.com

Optar por un negocio de venta de productos de primera necesidad y alta rotación es una buena decisión. Más, si lo haces con el respaldo de una gran marca que tenga una trayectoria sólida en el mercado y que también te ofrezca algún apoyo para que te conviertas en su representante.

Benjamín Cohen Bissu encontró esta oportunidad hace cinco años, cuando luego de dos décadas de trabajar para una compañía especializada en pinturas y recubrimientos, decidió independizarse y montar su propio negocio. Lo hizo de la mano de Pinturas Acuario que, además de contar con un portafolio de más de 400 productos de primera calidad, le brindó un financiamiento de $150,000 en materiales, equivalente a la mitad de su inversión.

“Llevamos 45 años en el negocio. Hace 40, quisimos tejer nuestras propias redes para llevar nuestros productos a todo el territorio nacional”, dice Samuel Troice Miramontes, director general de Pinturas Acuario. La marca ofrece precios competitivos, crédito, asesoría y apoyo comercial y publicitario para quien quiera abrir una unidad y vender sus productos.

Por su parte, Benjamín cubría el perfil de distribuidor de la firma: una capacidad de servicio al cliente muy desarrollada y muchas ganas de conquistar nuevos consumidores con base en la buena experiencia de compra.

Es un negocio noble, pues todo se requiere cubrir y mantener, señala Samuel. “Las superficies no pueden quedarse sin una protección”, insiste. Benjamín lo sabía bien, así como otro factor clave: lo primero para posicionarse en este tipo de negocios es encontrar una ubicación en una zona comercial.

Lo ideal era un local rodeado de giros que la ama de casa –su principal consumidor– visitara constantemente, como tintorerías, bancos y tiendas de conveniencia; o complementarios, como tlapalerías e incluso, otras tiendas de pinturas. “Mientras más competencia tengamos, mejor, porque así el cliente se va con la opción que mejor servicio le dé”, asegura Benjamín. Por eso, abrió su establecimiento en Tlalnepantla, una de las zonas comerciales más competitivas del Estado de México.

Y es que en este negocio lo fundamental es dar el mejor servicio en el mostrador. Para lograrlo, hay que estar abierto a los comentarios de los clientes y escuchar sus necesidades. “Debemos ser especialistas en nuestros productos y también tenemos la obligación de sacarle la información al cliente de qué, cómo y para qué quiere su pintura o recubrimiento”, explica.

Esto debido a que la mayoría de las veces las personas no saben que existe un producto para cada necesidad y si no se llevan el recubrimiento adecuado, pueden tener problemas con su aplicación o duración. “Cuando brindas un servicio de excelencia y calidad, ofreciendo asesoría o incluso recomendando quién pueda hacer la mano de obra, la clientela se vuelve leal y te recomiendan”, agrega.

Otro punto importante es contar con un inventario balanceado y evitar que se caduque el producto. “No lo tenemos más de seis meses en el anaquel. Hacemos bien el cálculo con base en el análisis de lo que se vende y de lo que pide el mercado. En las pinturas también hay modas. Por eso, tenemos un sistema de igualado tintométrico en el que usamos bases y le tiramos la cantidad de colorante exacta para hacer los colores que nos pidan”, aclara.

Pinturas Acuario da la flexibilidad a sus distribuidores de establecer sus propios precios. Por ejemplo, a partir de su experiencia, Benjamín determinó fijarlos de manera que le generen una utilidad del 32% sobre su precio de costo y debajo de la competencia para tener mayores ventas. Y ante los buenos resultados, está ya planeando abrir su segunda unidad este año.