Consultoría

7 riesgos que todo emprendedor debe tomar

Para iniciar tu propio negocio debes arriesgar tus finanzas personales, tu carrera y hasta tu equilibrio. ¡Pero vale la pena!
7 riesgos que todo emprendedor debe tomar
Crédito: Depositphotos.com

Tomar riesgos es casi un sinónimo de emprender. Para comenzar y hacer crecer tu negocio debes arriesgar tu carrera, finanzas y hasta tu salud mental. Para muchos, el prospecto de tomar sus propias decisiones y estar cargo de su destino lo vale. Pero si vas a ser exitoso como emprendedor, debes estar preparado para los riesgos y retos que vienen con eso.

1. Dejar de recibir un sueldo fijo. Antes de que te aventures en este mundo, debes decirle adiós a tu trabajo actual y en algunos casos a tu carrera. Algunas personas tienen un plan de apoyo, una opción de poder retomar su carrera en caso de que no funcione su idea. Pero para la mayoría, la decisión es arriesgada. No hay garantía de que recibirás dinero, especialmente los primeros meses y años, además tal vez estés muy ocupado/a para tener una línea alternativa de ingresos.

2. Sacrificar capital personal. Algunas personas son capaces de iniciar sus aventuras dependiendo solamente de financiación externa. Eso significa una colección de contribuciones de inversionistas ángeles, préstamos y donaciones del gobierno y de las campañas de crowdfunding. Pero muchos emprendedores también deben sacar dinero de su propia cuenta para empezar. Tal vez no necesites liquidar completamente tu colchón, pero tendrás que poner algo de tu dinero.

3. Confiar en el flujo de dinero. Aunque tengas una línea de crédito, asegurar que tendrás flujo de efectivo es difícil y estresante. Puedes predecir que será un año rentable pero lucharás contra las necesidades diarias si tus ingresos no coinciden o los costos son mayores. Las facturas pueden acumularse rápido y si no tienes los ingresos suficientes para reponer lo que sale puedes quedarte sin dinero para pagar un sueldo.

4. Estimar el interés popular. Sin importar la investigación que hagas y cuántos exámenes completes, nunca serás capaz de conocer realmente el interés del público en tu negocio de forma precisa. La gente es impredecible, lo cual puede crear un agujero negro en tus planes. Aun cuando los datos parecen estar a tu favor, hay una probabilidad de que no prefieran tu empresa y si estás equivocado en esto, tu modelo financiero puede arruinarse.

5. Confiar en los empleados clave. Cuando inicies tu negocio no tendrás un equipo completo trabajando para ti. Tal vez tengas uno pequeño que haga que las cosas funcionen y salgan adelante. Tendrás que depositar tu confianza en ellos, especialmente si tienen habilidades especiales que son difíciles de encontrar, además debes ver que estén dispuestos a trabajar con poco salario en un principio.

6. Apostar en una fecha límite. Las startups están forzadas por naturaleza a cumplir las fechas de entrega para los productos y metas. Sus finanzas son frágiles y sus inversionistas quieren comenzar a ver que las ruedas giran. Como resultado, muchos emprendedores están forzados a cumplir sus metas en determinado tiempo y esas fechas son muy estresantes e importantes. Prepárate para pasar toda la noche preocupándote por cumplir esas fechas de entrega y tener un plan B.

7. Donar tiempo (y salud) personal. Puedes pasar mucho tiempo trabajando en algo para que tu empresa tenga éxito y las horas restantes preocupándote sobre lo que has hecho y lo que no. Te olvidarás de dormir, no tendrás tempo personal y estarás mas estresado que de costumbre.

Las recompensas del emprendedurismo normalmente superan estos riesgos, pero debes estar preparado para tener este estilo de vida. Los riesgos no deberían alejarte de cumplir tus sueños. En lugar de eso, velos como lo que son: obstáculos necesarios para algo más grande. No hay forma de evadir estos riesgos, pero si lo reconoces los superarás.