El sistema que hará crecer tu negocio

Adopta la "teoría z" y motiva a tus empleados involucrándolos en las decisiones de la empresa.
El sistema que hará crecer tu negocio
Crédito: Depositphotos.com

En casi todos los negocios los empleados quieren crecer, y cuando eres un buen líder, pueden ayudarte para que tu empresa y tu seguridad económica ascienda. Pero para tener el control de tu negocio y trabajadores necesitas crear sistemas. Dudo que esta sea la primera vez que has escuchado que los sistemas son la clave para controlar tu negocio.

Como dice Michael Gerber: “Necesitas dejar que los sistemas dirijan el negocio y que la gente dirija los sistemas, las personas vienen y van, pero los sistemas permanecen constantes.” Existen tres teorías principales de gestión:

1. La Teoría X: “Yo soy el dueño, soy el jefe. He construido esta empresa con mi sangre, sudor y lágrimas. Haz lo que diga y no hagas preguntas”.

2. La Teoría Y (la que me enseñaron en la universidad): “Soy el dueño, soy el jefe. Construí esta empresa con mi sangre, sudor y lágrimas. Esto es lo que quiero que hagas, dime lo que piensas y te diré si está bien”.

3. La Teoría Z: “Soy el dueño, soy el jefe, soy el gerente. Construí esta empresa con mi sangre, sudor y lágrimas. Siempre sé si algo es importante, entiendo que mi equipo sabe mucho también. De hecho, en cuanto al trabajo, tal vez saben más que yo. En las decisiones importantes que implican a otros, involucro a las partes interesadas y encuentro la mejor respuesta”.

Cuando le preguntas a los empleados: “Si tenemos un problema o una oportunidad y estamos en una organización gestionada por la Teoría X, ¿de quién es el problema?”, la respuesta será “del jefe”. Si preguntas: “Si estamos en un negocio gestionado por la Teoría Y, ¿de quién es el problema?”, la respuesta será “del jefe”.

Si dices lo mismo pero la empresa sigue la filosofía de la Teoría Z, la respuesta será “nuestra”. Con esta teoría hacemos que todos estén del mismo lado de la mesa trabajando juntos para resolver el problema. Una vez que tengan esa mentalidad, tendrás mayor libertad, un negocio que mejorará cada día aunque tú no estés presente y la habilidad para irte de vacaciones por tres semanas y regresar a una empresa mejor de la que dejaste.

No puedes usar la Teoría Z para todo, tu equipo desperdiciaría el tiempo en juntas. Pero la realidad es que, después de que todo se haya implementado por un tiempo, no sólo tu empresa será más eficiente, sino que pasarás menos horas en reuniones arreglando cosas.

¿Cuándo debes aplicar la Teoría Z?
- Cuando estés trabajando en uno de esos grandes problemas que tendrán una mejor respuesta cuando involucras al grupo de interesados.
- Cuando tengas un problema que esté provocando un conflicto en tu negocio.
- Cuando los resultados de lo que decidas puedan afectar significativamente al otro grupo. Si lo que la gente de ventas está decidiendo va a afectar el almacén, debes tener por lo menos un interesado de cada grupo de este equipo.
- Cuando alguien lo pida. Por ejemplo cuando alguien diga: “he intentado cambiar esto y no puedo lograrlo. ¿Podemos juntar a un grupo y encontrar la mejor forma de hacerlo?”.

Cuando tu equipo entero sepa que valoras su opinión y que esperas su ayuda para mejorar las cosas todos los días, realmente controlarás tu negocio y tu vida.