Consultoría

6 estrategias para tener un buen socio

Antes de asociarte con alguien, toma nota de estos consejos para que encuentres a una persona que comparta tu visión y tus metas.
6 estrategias para tener un buen socio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Ningún hombre es una isla, ni siquiera un emprendedor sin miedo. Hasta el dueño de negocios más inteligente necesita ayuda y a veces un socio realmente puede ayudarte a levantar tu empresa.

Cuando comencé mi negocio hace casi treinta años, no lo hice solo. Mi socio, Mark, había sido mi mejor amigo desde la primaria. Decidimos emprender juntos antes de saber qué tipo de compañía íbamos a tener.

Apostamos por una red de reclutamiento. Nos tomó mucha fe y perseverancia, pero finalmente logramos comenzar. Nuestra sociedad duró ocho años y la empresa tiene mucho éxito hasta el día de hoy.

Si quieres iniciar un negocio con un socio, aquí están mis consejos para hacer que funcione.

Elígelo con cuidado. Encuentra a una persona que te complemente. Si sabes de operaciones, busca a alguien que se haga cargo del marketing. Eso te permitirá enfocarte en tus fortalezas y disfrutar lo que hagas. Como socios, Mark y yo nos complementábamos. Él programaba mejor y yo era muy bueno en ventas. No tenía miedo de tomar decisiones en frío para ayudar a nuestro negocio y él nunca quería hacer eso. Éramos una buena pareja, así que todo funcionó.

Protege las relaciones importantes. Antes de asociarte con un amigo o pareja, pregúntate si vale la pena poner en riesgo la relación si algo sale mal. Cuando tienes negocios con amigos puede ser difícil mantener el profesionalismo y podrías llegar a ignorar todos los acuerdos de la sociedad. Así mismo, si eres socio de tu pareja, tu matrimonio estará en juego. Si decides seguir esta ruta, establece los límites entre la casa y el trabajo, define los roles de cada uno y ten un buen sentido del humor.

Ten una buena plática. Todas las partes deben involucrarse en discusiones serias antes de asociarse. Hablen para ver si comparten la misma visión y metas. ¿Tienen una ética laboral parecida? ¿Cómo se reparten la carga de trabajo? ¿Cuánto puede invertir cada uno? ¿Cómo terminarás la sociedad si no funciona?

Conoce los diferentes tipos de socios. ¿Crees que sólo hay un tipo de sociedad? Estás equivocado. Con una sociedad general todos comparten las mismas ganancias y pérdidas, a menos que tengas un trato diferente. Con una sociedad limitada, una parte actúa como el socio general y los otros como socios silenciosos. Tu abogado puede ayudar a decidir qué tipo de sociedad es mejor en cada situación.

Hazlo legal. Tal vez pienses que un apretón de manos es suficiente, pero no es así, especialmente si hay desacuerdos o una parte quiere salirse. Si tuviera que cambiar algo sobre mi sociedad con Mark, sería haberme asegurado que tuviéramos un buen acuerdo. Al final, encontrar la manera de valorar la empresa resultó ser la parte más difícil. Recomiendo que descubras la fórmula desde antes.

Cuando te reúnas con tu abogado, asegúrate de que el contrato de sociedad diga lo siguiente:
- Cómo será compensada cada persona y qué tan seguido.
- Los roles y responsabilidades de cada uno.
- Tu estrategia de salida si una o más partes quieren salirse.
- Qué pasaría si uno de ustedes muere.

Vuelve a ver el contrato de vez en cuando. Mientras tu negocio cambie tu rol también cambiará. Tal vez quieras invitar a más personas o modificar los términos en algún punto. Es una buena idea ver de nuevo los puntos y asegurarte que todo esté actualizado.

Una sociedad puede ser una gran forma de lanzar un negocio. Con una buena planeación, la personalidad correcta y un buen sentido del humor, la sociedad puede traerte mucho éxito.