Consultoría

Cómo dejar de soñar y comenzar a actuar

Las grandes ideas comienzan con los sueños, pero en este paso es en donde la mayoría de los emprendedores se quedan atorados.
Cómo dejar de soñar y comenzar a actuar
Crédito: Depositphotos.com

Tal vez te han llamado un soñador toda tu vida. Sin embargo, expresar que eres un soñador o una persona que actúa es como decir que eres bueno o malo. Nadie es 100 por ciento de una forma u otra, pero pueden inclinarse más para cierta dirección. Ser alguien que actúa no es necesariamente mejor que ser un soñador, necesitas ambos para tener éxito.

Si te gusta soñar más, tal vez sea momento de tomar acción. Aquí hay algunos métodos rápidos y fáciles para comenzar a actuar y que tu soñador interno se tome un pequeño descanso. Recuerda, sin un enfoque comprensivo y balanceado, puedes seguir caminando en círculos durante mucho tiempo:

1. Escribe tus metas y ponles una fecha de entrega. Está bien que quieras terminar una novela y entregarla a tu editor antes de que termine el mes, pero, ¿Qué tan adelantado estás? ¿Crees que estará lista? ¿Qué tanto escribes por día? Dependiendo de todo esto, elige una fecha de entrega para tenerla lista o programa algunos límites como por ejemplo sólo dos capítulos al terminar el mes. Este enfoque funciona para cualquier meta.

2. Balancea las necesidades con los deseos. Cada vez que decidas que necesitas hacer algo, escribe una lista de los pasos que debes tomar para lograrlo. Esto puede ser ahorrar cierta cantidad de dinero para un evento especial como por ejemplo tu boda. Cuando yo decidí dejar de vivir con cada sueldo que recibía, vendí mi BMW y compré un automóvil más económico. Esa fue una de las mejores decisiones que he tomado, me permitió ahorrar 800 dólares por mes y después de un año tenía casi 10 mil dólares guardados en el banco, lo cual me ayudó a iniciar mi primer negocio llamado Pixioo.

3. Rodéate de gente que actúe. ¿Quiénes son tus cinco mejores amigos? Los soñadores se retroalimentan unos a otros, pero si te rodeas de gente que actúa te puedes inspirar más. Los más firmes no se apresurarán a satisfacer tus tendencias de soñador y querrán saber cuál es tu plan. Recuerda: tú estás a cargo de tu red de apoyo.

4. Deja de hacer lo que no funciona. Seguro conoces la definición de locura de Einstein: “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. ¿Qué puedes hacer si te quedas atrapado ahí?

Si has estado soñado con algo pero tus intentos no te han dado resultados positivos, es tiempo de detenerte, reevaluar, descubrir qué estuvo mal e intentar un nuevo enfoque. Nunca llegarás a algún lado cometiendo los mismos errores una y otra vez.

5. Asume que todo tomará más tiempo y costará más. Una de las cosas malas de ser un soñador es que pensamos que todo será muy fácil en esta etapa. Sin embargo, las cosas tienden a tomar más dinero y tiempo de lo que imaginas. Cuando escribas tu plan de acción, aumenta el tiempo y dinero que te tomará un 10 por ciento. Lo peor que puede pasar es que tengas éxito y te quede un poco de dinero y tiempo.

No dejes que ser una persona que actúa te quite tus sueños por completo. Esa es tu fuente de creatividad, inspiración y la forma de  alcanzar las estrellas.