Startups

Airbnb, la startup que surgió para pagar una renta

Esta red social, que está transformando el mercado hotelero, tuvo el apoyo de inversionistas como Ashton Kutcher.
Airbnb, la startup que surgió para pagar una renta
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Airbnb, la plataforma más exitosa para alquilar viviendas entre particulares, anunció que a partir de este mes permitirá a los viajeros estadounidenses reservar alojamiento en Cuba.  

Esta noticia no es cualquier cosa pues se trata de la expansión empresarial más grande de Estados Unidos desde que ambos países reanudaran sus relaciones a finales de 2014. Nada mal para un servicio que nació de la idea de dos roomies.

Brian Chesky y Joe Gebbia desarrollaron el concepto primario de alojamiento de corto plazo poco tiempo después de mudarse a San Francisco en octubre de 2007. AirBed & Breakfast estaba pensado para ofrecer habitaciones, oportunidades de networking y desayunos para los asistentes de la Conferencia de Diseño de la Sociedad de Diseñadores Industriales de América que no pudieron reservar una habitación.

Su idea surgió, como muchos conceptos ganadores, más de la necesidad que de la inspiración. Chesky y Gebbia no tenían dinero para pagar la renta de su departamento por lo que transformaron su sala de estar en una gran habitación con colchones inflables para los invitados. Completaron el servicio ofreciendo un desayuno casero.

En febrero de 2008, el arquitecto Nathan Blecharczyk se unió al proyecto como tercer fundador. Durante esta etapa de nacimiento, AirBed & Breakfast se enfocaban en eventos de gran escala -como convenciones- que provocaban que los hoteles se abarrotaran dejando pocas opciones de alojamiento.

Pronto se dieron cuenta de que necesitaban un sitio web para organizar a sus huéspedes, pero, de nuevo, no tenían el dinero suficiente para lanzar una página de la escala que necesitaban. La solución se las dio, de cierta manera, Barack Obama.  

Los fundadores crearon una edición especial de cereales para el desayuno con las imágenes de los entonces candidatos Obama y John McCain llamada “Obama O’s” y “Cap’n McCains”. En dos meses habían vendido 800 cajas a 40 dólares cada una, con lo que ganaron los 30 mil dólares necesarios para la incubación de la compañía.

El sitio web de AirBed & Breakfast atrajo a Paul Graham, socio de la aceleradora Y Combinator, quien ofreció entrenamiento a los socios. Después de un curso de tres meses en Nueva York, Blecharczyk, Chesky y Gebbia regresaron a San Francisco con un modelo de negocios bien planteado para atraer inversionistas.

En 2009, los fundadores decidieron cambiar el nombre de la empresa a Airbnb y expandieron sus servicios de intercambio hospitalario de pequeñas habitaciones y camas a casas, departamentos y hasta castillos enteros. Es decir, si alguien busca hospedarse por intercambio en un iglú, Airbnb, tiene la manera de hacerlo posible.

La compañía creció tan rápido que pronto los empleados no cabían en el departamento de Chesky y Gebbia, lo que irónicamente provocó que Brian Chesky tuviera que buscar alojamiento temporal a través de su propio servicio.

En los siguientes años, una serie de inversiones, entre las que destacó la del actor Ashton Kutcher en 2011, la empresa tuvo una expansión masiva. Airbnb pudo comprar a un competidor alemán llamado Accoleo, lo que generó el nacimiento de la primera rama internacional de la empresa en Hamburgo.

En 2012, la firma abrió oficinas en París, Milán, Barcelona, Copenhague, Moscú y São Paulo. Para 2013, la compañía ya había establecido su centro de operaciones europeo en Dublín.

Actualmente, la red social cuenta con una aplicación para dispositivos móviles que ofrece casi un millón de opciones de alojamiento a nivel mundial. Tiene más de 800 mil listados de inmuebles en 33 mil ciudades y 192 países, servicios de conserjería y millones de usuarios.