Emprendedores

Sara Blakely, multimillonaria antes de los 40

Esta empresaria inició un negocio a los 29 años con 5 mil dólares cuando trabajaba como acomodadora en un parque de diversiones.
Sara Blakely, multimillonaria antes de los 40
Crédito: Gillian Zoe Segal | Wikimedia Commons
  • ---Shares

Artistas de la talla de Gwyneth Paltrow han declarado que no pisarían una alfombra roja sin llevar un producto de esta mujer. A sus 44 años Sara Blakely logró pasar de ser una trabajadora de un parque de diversiones a una de las mujeres en el listado de multimillonarios de Forbes.

 La historia de éxito de esta mujer emprendedora es muy inspiradora. Cuando era niña, quería ser abogada pero no pudo pagar la escuela en la que quería estudiar. Poco antes de cumplir los 30 años, trabajaba ordenando las filas de espera en una atracción de Disney World y vendía máquinas de fax de puerta en puerta.

A los 29 años decidió invertir los ahorros de toda su vida –cerca de 5,000 dólares- en inventar un  prototipo de faja modeladora para mujeres que no sólo no se marcara en la ropa, sino que fuera lo suficientemente cómoda para usar diariamente. Su inspiración vino de un lugar extraño: todos aquellos uniformes que tuvo que usar en sus antiguos trabajos y que no favorecían a su figura.

Fue así que nació Spanx, una faja que no fuera tan gruesa como las demás propuestas del mercado. ¿Cómo la construyó? Un día le cortó las piernas a unas pantimedias clásicas ya que había notado que el material era resistente, delgado y no tenía costuras visibles.

Como tenía un presupuesto extremadamente reducido, Blakely no podía invertir en una campaña publicitaria. La emprendedora solucionó esto usando la prenda en frente de posibles compradoras para mostrar sus beneficios, una práctica que aún realiza.

 Un día, decidió atreverse y mandarle una muestra gratis a la estilista de Oprah Winfrey quien le mostró los productos a la conductora que poco después empezó a recomendarlos en su programa. Desde entonces el gran éxito de Spanx se ha dado gracias a la publicidad de boca en boca.

Blakely nunca tuvo inversionistas externos y hoy por hoy, su firma carece de deuda alguna.

La empresa de prendas compresoras Spanx está valorada en más de 1,000 millones de dólares, lo que convirtió a Blakely en una de las millonarias hecha a base de esfuerzo propio más jóvenes consideradas para la lista anual de Forbes.

La marca está presente en más de 37 países con más de 11,500 puntos de venta y ya comenzó con una línea especial para varones.

En una entrevista con CBS, la joven empresaria dijo sentirse agradecida por haber tenido la oportunidad de desarrollar su potencial.

“Creo que mi historia demuestra que cuando a las mujeres se les da una oportunidad, pueden lograr mucho. Nos comprometemos. En Spanx creemos que podemos hacer del mundo un lugar mejor, un trasero a la vez”, comentó para la cadena estadounidense.

Publicada en Alto Nivel. 

¿Cuál crees que fue la clave del éxito de Sara Blakely?