Plan de Negocios

Cómo operar una empresa "lean"

Este tipo de metodología es la opción para las empresas que desean disminuir gastos en equipo, tiempos muertos y obtener más ganancias.
Cómo operar una empresa "lean"
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Sí, la palabra lean está de moda pero esta filosofía de negocios es mucho más que eso: puede ayudarte a maximizar cada peso que inviertas en tu empresa y hacerla más eficiente.

Lo que debes hacer

1. Resuélvelo tú mismo. Elabora tus propios formatos. Recoge tú mismo los suministros que encargas a tus proveedores. Pon manos a la obra.

2. Revende lo que ya nos e usa. Desprendete del equipo o mobiliario viejo. Cada centavo cuenta.

3. Da el ejemplo. Si quieres que tu personal apague las luces y renegocie con los proveedores, sé el primero en hacerlo.

4. Aprovecha cada descuento. Con membresías a asociaciones de negocios podrías obtener buenos precios en rubros costosos, como viajes o seguros.

5. Recorta. Replantéate cada nueva compra y contratación. Pregúntate: ¿lo necesitamos?

6. Ponlo por escrito. Los acuerdos en papel evitan las sorpresas, Y revisa los presupuestos para asegurarte de que se están respetando.

7. Ponte creativo. Asóciate con otros negocios para compartir promociones y recursos o para intercambiar servicios que ambos necesiten.

8. Monitorea los gastos pequeños. Cuando las salidas de dinero crecen, los problemas también.

Lo que NO debes de hacer

1. No compres nuevo. Si compras equipos en tiendas de segunda mano puedes ahorrar hasta un 60 por ciento.

2. No contrates a demasiada gente. Tu personal debe resolver las principales necesidades del negocio. Terceriza lo demás.

3. No te olvides de negociar. Solicita descuentos por volumen o por pronto pago.

4. No tires tu dinero. Compra a granel, reutiliza el papel y los materiales de embalaje, y rellena los cartuchos de impresión.

5. No escatimes en abogados o contadores. Ellos te ayudarán a tomar mejores decisiones y proteger tu negocio.

6. No pierdas tus recibos. Solicita facturas de todos tus gastos, incluidos los almuerzos de negocios.

7. No uses cualquier tarjeta de crédito. Podrías perder una tasa de interés más baja o recompensas como reembolsos o descuentos en viajes.

8. No olvides preguntar “¿por qué?”. Examina los procesos y evita hacer negocios “como siempre”. Vigila las pérdidas de tiempo, dinero y recursos.