Emprendedores

Luis von Ahn, pasión por la educación

Su plataforma Duolingo enseña nuevos idiomas a 20 millones de personas en todo el mundo cada mes.

Luis von Ahn ya dejó su huella en el mundo. Todos los días millones de personas utilizan los códigos Captchas que ayudó a desarrollar para autentificarse como seres humanos en toda la red.  Este hombre de 35 años originario de Guatemala ha sido ganador de diversos premios, ha vendido empresas a Google, fue profesor de la prestigiosa Universidad de Carnegie Mellon y es uno de los visionarios del concepto de “crowdsourcing”. ¿Qué otra ambición podría tener un hombre como él? Enseñar al mundo a hablar otros idiomas gratuitamente, por supuesto.

Esto lo logra con su plataforma digital Duolingo, que a través de ejercicios sencillos ayuda a los usuarios a aprender otros idiomas, incluyendo inglés, alemán y francés.

“Pensamos en varios tipos de estrategia, pero al final de cuentas decidimos optar por los idiomas porque son de las pocas cosas que se aprenden dentro y fuera, lo que significaba que podíamos hacer una aplicación que no tuviera que empezar por las aulas ni teníamos que convencer a ningún maestro que nos usara. Las personas nos empezaron a utilizar y ahora estamos entrando en las escuelas”, dijo von Ahn durante una entrevista para SoyEntrepreneur.com en el pasado evento de Wikimanía 2015.

El empresario creó Duolingo en 2007 junto a uno de sus alumnos, Severin Hacker,  y hoy en día enseña 22 idiomas a más de 20 millones de personas en todo el mundo cada mes, con un promedio de 150,000 usuarios nuevos todos los días. La aplicación ha tenido tal éxito que cuenta con inversionistas de la talla del actor Ashton Kutcher y cuenta con participación de Google.

El éxito de Duolingo es su estrategia de enseñanza “tropicalizada”, ya que enseña idiomas de manera diferente según sea la lengua materna. De esta manera, desde el español se pueden aprender cinco idiomas; desde el inglés, 14 idiomas; desde el portugués, cuatro, etcétera. En total, se tienen 64 combinaciones de este tipo. La plataforma está en todos los países, incluso en China. Actualmente la plataforma está trabajando con gente del sur de México y Guatemala para introducir enseñanza de maya a finales de año.

La aplicación ha desarrollado un método donde analiza cómo grupos de control de usuarios aprenden mejor un idioma -si entienden más rápido los verbos que los adjetivos, por ejemplo-, para luego curar la técnica más favorecida. Duolingo se mantiene como modelo de negocio a través de la traducción de artículos para diversas fuentes noticiosas, porque no cobra por las clases a los usuarios. De esta manera, mientras los alumnos aprenden gratuitamente, algunas empresas y agencias obtienen textos traducidos en minutos (lo que demuestra el poder del crowdsourcing, o contenido obtenido de las "masas").  

 

Durante la entrevista, Von Ahn remarcó que el obstáculo más difícil que ha enfrentado es que suele ser complejo aprender algo nuevo cuando no se va a la escuela para ello. Por eso se concentró en hacer la plataforma de Duolingo lo más parecida posible a un juego.

Con Duolingo, el emprendedor ha logrado una de sus grandes metas en la vida: impulsar la educación. “Aprender inglés mejora el posible salario de una persona hasta en un 100 por ciento, pero leer y escribir transforma la vida”, aseveró el joven guatemalteco.