Emprendedores

8 errores al emprender en tu hogar

Aprende a superar los retos y a deshacerte de las distracciones para emprender con éxito desde tu hogar.
8 errores al emprender en tu hogar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Iniciar un negocio desde casa puede proveerte de gran flexibilidad y darte el balance entre trabajo y vida personal que tanto has buscado. Pero la realidad es que esta modalidad de trabajo también incluye una serie de retos, señala Caroline Daniels, conferencista sobre emprendimiento y tecnología. 

Te compartimos los ocho errores que debes evitar al emprender desde tu hogar: 

Pasar mucho tiempo en casa

La soledad es la principal queja de la gente que trabaja desde casa. Muchas personas no están preparadas para el ambiente laboral aislado. Aunque es más fácil hacer todo virtualmente, no es la mejor estrategia. Tómate tiempo fuera para hacer reuniones cara a cara que te ayuden a impulsar tu negocio. Planea citas para comer con clientes o aliados, asiste a grupos de networking y de vez en cuando trabaja en una cafetería o en algún otro espacio público. 

Tener un horario 24-7

Cuando Leon Oks, cofundador de iCanvasART, inició un sitio web de venta de lienzos, él y muchos de sus empleados pasaban día y noche trabajando en su comedor. Sin embargo, ésta puede ser la receta para el desgaste. “Te sientes culpable de no estar trabajando, por lo que nunca te desconectas”, afirma. Eventualmente, les pidió a sus empleados que se fueran a las 6 p.m. y se aseguró de tener tiempo libre para sí mismo todos los días. 

Permitir interrupciones

Sin un jefe que esté vigilando lo que haces, es fácil tomar una llamada de familia y amigos. Pero cuando te encuentras constantemente en el “modo interrumpir” puedes afectar el enfoque de tu negocio. Para combatir las interrupciones, Daniels recomienda apartar momentos del día en los que no recibas llamadas ni revises tus mails. También necesitas evitar que tareas como cuidar a tus hijos o ir a la tintorería te tomen más tiempo del necesario. Recuérdales a tus familiares o niñeras que sólo te busquen si es urgente.  

Depender demasiado de los seres queridos

Sin colaboradores cerca de ti, puedes fácilmente caer en el hábito de hablar de los problemas del negocio con tu pareja o amigos. Pero los seres queridos pueden cansarse de hablar tanto del tema, y además, probablemente no te den los mejores consejos. Por eso intenta conectarte con personas en tu industria y tener un equipo de consejeros o un grupo de emprendedores desde casa. 

No tener un área de trabajo

Incluso si no vives en una gran casa, debes tener un espacio dedicado únicamente al trabajo. Elige una habitación poco usada o un rincón vacío donde puedas crear una barrera física entre el trabajo y la casa. Si debes trabajar en un área común en tu hogar como el comedor o la sala, quita los objetos que limiten tu actitud y sentir profesional. 

Dejar que tus empleados abusen de tu casa

Puedes arriesgarte a que haya daños en tu casa si no estableces reglas sobre cómo tus empleados deben comportarse en ella. Por ejemplo, a Oks le molestaba que sus empleados comieran en la sala, pisaran sus tapetes o pegaran notas en las paredes. Desde el principio establece reglas con las que te sientas cómodo. 

Ser desorganizado

Cuando el trabajo se acumula es fácil ser desorganizado, señala Tata Harper, quien empezó una línea de cuidado de la piel del mismo nombre en su casa. “Es fácil caer en la desorganización cuando trabajas en el mismo lugar que en el que vives, puesto que también es un espacio donde no sueles convivir con empleados o visitas”, afirma. Harper archiva cuidadosamente los papeles y los divide en casa y trabajo. 

Iniciar el día sin un plan

Sin tomar decisiones a consciencia sobre cómo usar el tiempo, tu día se puede ir sin haber hecho algo productivo. Organiza tu tiempo para realizar tareas a corto plazo y otras que beneficien a largo plazo de manera que tu negocio esté más balanceado. Crea un horario y atente a él. También, asegúrate de dejar tiempo libre en tu agenda para atender asuntos inesperados.