Emprendedores

Sé un emprendedor de medio tiempo

Empezar un negocio de medio tiempo puede ser tu alternativa de bajo riesgo para adentrarte en el mundo del emprendimiento. Atrévete a intentarlo.
Sé un emprendedor de medio tiempo
Crédito: Depositphotos.com

Arrancar un negocio de medio tiempo puede ser el primer paso para convertirte en un gran emprendedor. De hecho, iniciar así te permitirá reducir algunos de los riesgos asociados a tu iniciativa, además de que te ayudará a vencer los miedos inherentes a incursionar en la actividad emprendedora, como perder el tiempo en el supuesto caso de fracasar.

Los expertos señalan que sentir temor a fracasar es inevitable en la vida, mucho más cuando se busca ser un emprendedor. “La sociedad critica y penaliza cuando la gente fracasa. Sin embargo, muchos de los que tienen un negocio exitoso no lo lograron sino hasta el tercer intento y varios suelen desistir ante este reproche que les hace la sociedad”, sostiene Alfredo Maldonado Sansores, gerente de Proyectos de la Fundación ProEmpleo.

Por eso empezar poco a poco con un negocio que no consuma todo tu tiempo ni implique la inversión de todo tu capital puede ser la opción ideal para probar tu proyecto. Además, si tienes otra actividad que te genere ingresos, este esquema facilitirá mantener ese beneficio, mientras analizas si tu idea es viable y te resulta rentable  para luego tomarla como actividad de tiempo completo.

Aprovecha tus habilidades, gustos, aptitudes y conocimientos para definir el nicho de mercado al que deseas conquistar. “Todas las personas tienen la capacidad para emprender”, asegura Maldonado Sansores, pero para hacerlo bien, acota, primero deben identificar su vocación empresarial. El especialista explica que para dar el primer paso en el mundo del emprendedurismo, sin importar si se trata de un negocio de tiempo completo o parcial, es aprender a distinguir tus miedos y estar conscientes de que el fracaso es un riesgo que debes correr.

“Es cuestión de ser flexible y aprender a manejar el riesgo, que no te dé miedo lo desconocido”, dice. Recuerda que habrá cuestiones que tendrás que resolver o minimizar su impacto por tu cuenta. Pero habrá otras, como posibles crisis económicas, que no podrás controlar. Debes ser capaz de manejar esa ambigüedad.

También es necesario que el área en la que decidas enfocarte te apasione y tengas ciertos conocimiento o know how. Ello te permitirá prever escenarios, clasificar los riesgos y minimizar su impacto.

Dibuja tu plan de vida

Es importante que antes de emprender realices un plan de vida y seas realista. Aunque se trate de un negocio de medio tiempo, debes asumir que el trabajo será arduo y que tendrás que aprender a organizarte. “Sé visionario, pero realista, y planta bien tus pies en la tierra”, subraya el experto.

Define primero a qué le denominarás medio tiempo. ¿Significa eso que trabajarás 10 horas por semana, 15 o 30?

Establece límites a fin de que no quemar todas tus baterías en las noches, luego de tu jornada regular, o de quedarte sin fines de semana o el suficiente tiempo para descansar.

“Emprender requiere mucha entrega y para realizar tu idea deberás ser dedicado y perseverante. La actividad emprendedora muchas veces es un trabajo de 24x7 horas a la semana”, advierte el especialista. Por eso también puedes decidir que la operación no recaiga directamente en ti, sino en un tercero y tú encargarte de supervisar y administrar el negocio.

Sea cual sea la opción que escojas, la recomendación de los expertos y de los emprendedores que han tenido buenos resultados con un negocio de medio tiempo es la de hacer un “plan de éxito”. Éste no es más que un documento breve y claro en el que se establezcan metas concisas y expectativas del proyecto a corto, mediano y largo plazo. Incluye también el tipo de ganancias que deseas obtener y plazos para alcanzarlas.

Por otra parte, aunque creas tener la mejor idea y piensas que revolucionará al mundo, la recomendación de Maldonado Sansores es que además de analizar tu mercado potencial, te analices a ti mismo e identifiques tus habilidades y actitudes ante la vida.

Como todo emprendedor, debes ser perseverante, íntegro y comprometerte al 100% con tu proyecto. Adicionalmente, debes ser tolerante a la frustración y optimista ante los fracasos. “Aprende de tus errores y reinvéntate para salir de ellos”, dice. Igualmente, analiza qué conocimientos técnicos empresariales posees.

Por ejemplo, tal vez tengas estudios en odontología y cuentes con los conocimientos técnicos que te faculten para prestar servicios de salud bucal, pero eso no es suficiente para montar un consultorio. Para ello necesitarás contar con conocimientos de administración y establecer estrategias de promoción y ventas, o ser capaz de comunicar tus ideas a tus colaboradores, entre otras.

“Identifica tu capital social”, añade Maldonado Sansores. Se refiere a considerar si cuentas con una red de contactos profesionales, amigos, clientes o proveedores de los que puedes echar mano para construir alianzas o encontrar nuevas oportunidades de negocio, y si no la tienes, estar dispuesto a construir las que te hagan falta.

Un punto fundamental que necesitas estudiar es tu capacidad de inversión y los capitales mínimos que requieres para tu proyecto. Este aspecto te permitirá ver qué tan preparado estás para iniciar el negocio y cuánto tiempo puedes dedicarle a su desarrollo antes de generar los suficientes recursos que te permitan sobrevivir.

Tal vez requieras tener un ingreso fijo fuera de tu emprendimiento mientras lo desarrollas, por lo que un negocio de medio tiempo sería la opción más conveniente. Ten en cuenta que al combinar tu actividad emprendedora con un empleo y labores cotidianas, deberás ser más organizado y enfocarte al cumplimiento de metas.

Establece tiempos y condiciones de trabajo para llevar a cabo cada una de tus actividades. De esta forma siempre lograrás lo que prometes y ganarás mayor credibilidad con tus proveedores o futuros clientes.

No olvides que la actividad emprendedora debe de tener un componente de innovación. No hagas lo mismo que los demás y da valor agregado a tu oferta para vencer a tu competencia y no te saquen de la jugada.