Recursos Humanos

6 cuestiones básicas sobre las relaciones de trabajo

Si planeas emprender en México, ten en mente los siguientes datos básicos que te ayudaran a evitar las sorpresas y, sobre todo, los descalabros legales.
6 cuestiones básicas sobre las relaciones de trabajo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

 Ser emprendedor no es tarea fácil, y es que iniciar un proyecto implica enfrentar un sinnúmero de problemas. Es común que, al entrar en el mundo de los negocios, la mirada del emprendedor se enfoque primordialmente en el aspecto económico y se subestime el área de recursos humanos. Sin embargo, este aspecto básico se traducirá en el crecimiento de tu empresa a corto, mediano y largo plazo.

El área de recursos humanos debe ser manejada con mucha responsabilidad, y no dejar nada a la improvisación; de ella dependerá que tu proyecto llegue a buen puerto. Así pues, es necesario que como emprendedor tengas en mente los siguientes datos básicos que te ayudaran a evitar las sorpresas y, sobre todo, los descalabros legales.

1. Relación laboral

La Ley Federal del Trabajo establece que cualquier actividad humana, sea intelectual o material y con independencia del grado de preparación, se considera trabajo. Asimismo, la ley señala que la relación de trabajo existe cuando se presta a otra persona un trabajo personal subordinado mediante el pago de un salario. Todo lo anterior se traduce en que, al momento en que decides contratar a una persona, te conviertes en su patrón. Esto genera la responsabilidad directa por parte tuya de otorgarle prestaciones de carácter laboral, mismas que son irrenunciables.

Existen algunas estrategias laborales que pretenden modificar la relación laboral, como la modalidad de contratación por medio de outsourcing; este modelo se recomienda para efectos fiscales, ya que en estricto sentido seguirás teniendo una responsabilidad solidaria. Es decir, cuando esta empresa “outsourcing” no tenga el capital para cubrir las prestaciones de tus trabajadores, tú deberás cubrir ese vacío. Esto generará un gasto que tendrás que hacer al momento de finalizar la relación laboral entre trabajador y patrón.

2. Contratación

Esta es parte fundamental de la relación obrero-patronal con tus trabajadores. Nuestra ley laboral en vigor marca diversas modalidades, que pueden ser: por obra o tiempo determinado, por tiempo indeterminado, por unidad de tiempo o por hora, por temporada y a prueba. Deberás analizar estos modelos a fondo con un asesor legal de confianza para buscar cuál se acopla a tus necesidades económicas, y sobre todo cuál puede resultar benéfico para ambas partes. De lo contrario, un modelo mal implementado puede causarte problemas al momento de existir un conflicto ante los tribunales del trabajo.

3. Prestaciones

Son aquellas a las cuales se hace acreedor el trabajador con el transcurso del tiempo, y que se computan a partir de que éste comienza a prestar sus servicios. Entre las más importantes podemos mencionar prima de antigüedad, aguinaldo, vacaciones y prima vacacional.

En caso de que el trabajador no cuente con un año de prestar servicios a una empresa, se calcula el pago proporcional al tiempo laborado a favor del patrón. Por lo que respecta al pago de prima de antigüedad, ésta se encuentra supeditada a ciertas circunstancias, las cuales se analizan dentro del caso concreto.

4. Horas extras

Actualmente es muy común que, dentro del esquema de la empresa moderna, los trabajadores laboren horas extras. Éstas deben ser pagadas de la siguiente forma: las primeras nueve semanales al doble del salario que corresponda a una hora normal de trabajo, y las siguientes, al triple.

Ejemplo:

El salario diario debe dividirse entre 8, y resultará el valor de una hora de trabajo ordinario. Así pues: si Juan tiene un salario diario de $160.00, su salario por una hora será de $20.00. Si esa semana laboró 15 horas extras, las primeras nueve se le pagarán a $40.00 por hora extra; las siguientes seis horas, se le pagarán a $60.00 cada una. Esto se sumará a su salario semanal. 

Los expertos en productividad no recomiendan que los patrones sometan a sus empleados a jornadas extras continuas, ya que esto merma su productividad y termina por generar hartazgo dentro del ambiente laboral. Esto incluso podría afectar el patrimonio de tu empresa, pues un trabajador al cual se le paguen horas extra de manera frecuente es más costoso que una plaza más.

Relacionado: Infografía: 8 medidas para mejorar horarios laborales

¿Lo más recomendable? Que las jornadas de tus trabajadores siempre se mantengan dentro de los máximos legales, esto es, 48 horas semanales en trabajo diurno, 45 horas semanales en trabajo mixto, y 42 horas semanales en trabajo nocturno.

5. Prestaciones y aportaciones de seguridad social

Es muy importante que tus trabajadores estén cotizando dentro de los esquemas del IMSS, INFONAVIT y AFORES; esto es un derecho del trabajador, y como consecuencia, una obligación del patrón. Además de operar con todas las de la ley, esto te permite que, en caso de que suceda un accidente de trabajo que cause una incapacidad total o parcial, sea el Instituto Mexicano del Seguro Social quien se encargue de cubrir los gastos. La pensión a la que tengan derecho los beneficiarios se calculará, con base a su salario diario de cotización.

No tener en regla estas cotizaciones podría hacerte acreedor a una multa por parte de Instituto Mexicano del Seguro Social. La sola indemnización a los beneficiarios en caso de muerte sin tener protección social asciende al monto de 5000 días de salario.

6. Utilidades

Las utilidades son las ganancias obtenidas por una empresa dentro del ejercicio fiscal que comprende de enero a diciembre. Se entiende que estas ganancias son generadas por el proceso productivo en el cual están inmersos los trabajadores, de ahí que ellos tengan derecho al pago de las mismas. Entrar al estudio de cómo opera esta prestación merecería todo un artículo para hablar de la forma en que se calcula y cómo se reparte; por ello únicamente haremos mención de este concepto. Es importante que sepas que el primer año de operación estará exento de cubrir utilidades.

Los anteriores son algunos aspectos fundamentales que debes saber y practicar en tus relaciones laborales para mantener un ambiente de trabajo sano. Te recomendamos acercarte a un abogado de confianza para que juntos puedan trazar una estrategia y con ello evitar conflictos que pudieran llevar a la bancarrota a tu empresa o negocio.

Sobre el autor:

Jorge Talavera es abogado litigante en materia laboral, maestrante en derecho constitucional y amparo por la Universidad Iberoamericana; asesor en política laboral empresarial. www.talaveraabogados.com