Recursos Humanos

Cuándo debe renunciar un CEO

A propósito del caso de Martin Winterkorn de Grupo Volkswagen, ¿sabes cómo debería ser la salida de un director ejecutivo?
 Cuándo debe renunciar un CEO
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En el último año, directores ejecutivos de grandes empresas han decidido abandonar sus cargos.

Hisao Tanaka, de Toshiba, anunció su salida cuando se descubrió que la empresa exageró sus ganancias anuales; Jeff Smisek, de United Airlines, dimitió cuando trascendieron rumores de tráfico de influencias, y Noel Biderman, de Ashley Madison, se apartó de su cargo luego de hackers dieran a conocer los nombres de los usuarios del sitio de citas románticas clandestinas.

Esta semana Martin Winterkorn, presidente ejecutivo del Grupo Volkswagen, decidió finalizar sus actividades como consejero delegado después de que se encontraran irregularidades en las emisiones de miles de sus motores de diésel en un escándalo medioambiental.

La salida de estos dirigentes resulta un cambio de paradigma brutal para sus empresas. Todos estos ejemplos respondieron a una fuerte crisis de relaciones públicas y de imagen corporativa derivada de malos manejos o falta de cuidado de su parte.

Lo cierto es que aunque casi siempre estas figuras aseguran haber renunciado, se puede inferir que en muchos casos fueron orillados a tomar esta decisión por el consejo directivo de la empresa.

La experta en cultura laboral Tory Johnson asevera que en estos casos se llega a un acuerdo de “despido mutuo” donde la compañía acepta pagar indemnizaciones con tal de que el ejecutivo se vaya sin hacer mucho escándalo.

Por su parte, el especialista en outplacement John Hotard indica que cuando un director sale de esta manera es porque ha decidido no recibir una liquidación económica y prefiere mantener acciones y participación en la empresa que lo ha desvinculado.

Los emprendedores suelen ser los directores de sus empresas, como lo fue Steve Jobs con Apple. Pero cuando la compañía adquiere cierto tamaño debe desarrollar una mesa directiva que ayude a guiarla de manera correcta. A veces incluso puede significar despedir al fundador de la compañía (justo como sucedió con Jobs) o que éste delegue la dirección de la compañía a un director ejecutivo.

La mesa directiva tiene como obligación asegurarse que la empresa se conduzca de manera ética, eficiente y legal. Cuando el director de la compañía falla en alguno de estos apartados, es deber de este organismo tomar las decisiones pertinentes.

La pregunta es, ¿cuándo una firma debe pedirle a su director ejecutivo dejar la silla?

Algunos casos pueden ser:

1. Cortar vínculos
Como ya mencionamos, la mesa directiva tiene la obligación de despegar a la empresa de una persona que esté haciendo algo ilegal (como robar fondos) o poco ético (traficar influencias). Estos despidos suelen tomarse para distinguir a la compañía del mal nombre que el director saliente le pudiera generar.

2. Malos manejos
Es decir, cuando se dan situaciones más complejas como un directivo que ha fracasado al dirigir la empresa, no ha entregado los resultados correctos o simplemente carece de la confianza de la mesa directiva y/o los empleados de la compañía.

Ahora, la cuestión es saber cómo se debe dar el proceso de “despido mutuo”, tanto para evitar problemas legales como para tranquilizar a los miembros de la empresa (y hasta sus accionistas).

El Houston Chronicle ofrece algunas claves.

Al despedir

1. Consideraciones legales: la mesa de directores debe tener toda la documentación necesaria para poder defender su decisión. Antes de hablar con el ejecutivo, la firma debe estudiar el contrato de la persona y las cláusulas que contemplen una terminación de relación laboral. Es indispensable contar con el apoyo del equipo legal.

2. Pedir la renuncia: una vez que los directivos han tomado la decisión de separar al CEO, deben hablar con él y decirle que se acepta su renuncia. En estos casos, muchos ejecutivos eligen este tipo de desvinculaciones porque les permiten retener ciertos derechos y beneficios, así como mostrarse como personas responsables ante el público.  Una vez que se haya “asentado el polvo”, este organismo deberá concentrarse en buscar al sucesor que dirigirá a la firma.

Al anunciar la salida

Una vez que se haya decidido que el CEO deje la empresa, es crítico que la mesa directiva sepa comunicar de manera clara y expedita la resolución a los empleados, clientes y accionistas de la firma. No se trata de contar todos los pormenores de la resolución, pero si es necesario comunicar cuáles fueron las causas para desvincular al dirigente.

Lo peor que se puede hacer es ofrecer poca o nada información sobre la salida del directivo ya que esto hace que la empresa se vea poco confiable e inestable.
Independientemente de la estrategia de comunicación que se elija (recomendamos contactar a un experto en manejo de crisis), la mesa directiva debe tomar una decisión que sea adecuada para la continuidad de la firma. A la larga es mucho más saludable cortar relaciones con un mal elemento que mantenerlo, por más alto que esté en la escalera corporativa.

¿Qué te parece la salida de CEOs de sus empresas?