Tecnología

¿Cuál es el panorama del sector fintech?

En el marco de FinnoSummit platicamos con Jorge Ortiz, fundador y director de FinTech México, para que nos arrojara algo de luz sobre este tema.
¿Cuál es el panorama del sector fintech?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

A muchos puede parecernos que hemos llegado a un callejón sin salida: y es que en el mundo del emprendimiento ya “todo está hecho” (o cuando menos eso dicen). Pero esto no es necesariamente cierto. Si buscamos emprender con un negocio disruptivo y evitar caer en la trampa de la innovación por la innovación, entonces quizá sea momento de voltear a ver otros mercados y analizar las oportunidades que ofrecen.

En este sentido, el sector fintech es una mina de oro. Se conforma por compañías que proveen soluciones financieras haciendo uso de la tecnología –plataformas de financiamiento colectivo, monederos electrónicos, bancas en línea y transacciones digitales, entre muchas otras–, y no es una exageración afirmar que está revolucionando el mercado financiero y, también, el mundo del emprendimiento.

¿Cuál es la perspectiva del ecosistema fintech en México? ¿A qué retos se enfrentan estas empresas y cuáles son sus mayores oportunidades? En el marco de FinnoSummit platicamos con Jorge Ortiz, fundador y director de FinTech México, para que nos arrojara algo de luz sobre este tema.

Al frente de la innovación

A decir de Ortiz, gran parte de la evolución de la industria financiera está siendo encabezada por el sector fintech. El desarrollo de tecnologías más amigables con el usuario es el primer paso para el desarrollo de este sector. Sin embargo, para que la industria fintech pueda catapultarse, las telecomunicaciones juegan un papel fundamental: “podrías crear la mejor aplicación, pero si no cuentas con una buena conexión no irás a ningún lado con ella”, explica Ortiz. 

Por fortuna, en México existe un buen desarrollo de telefonía móvil. “Algunos estudios indican que tenemos una relación de casi una línea celular per cápita. No es un número extraordinario, pero es bastante bueno. Otros estudios afirman que 50 por ciento de esas líneas celulares son smartphones. ¡Y tal vez para cuando terminemos 2015 este porcentaje ascienda a 70!”, explica el experto.

Otra buena noticia para el sector fintech mexicano es la entrada de grandes competidores celulares a México, tales como AT&T, que ha implicado la reducción de tarifas de llamadas y datos. “Si pensamos que varias empresas fintech tienen iniciativas de hacer pagos o comercios a través de aplicaciones o redes sociales, y consideramos que esos servicios se ofrecen de manera gratuita por las compañías de telefonía celular, podemos ver frente a nuestros ojos una gran oportunidad”.

Un panorama alentador

Tan sólo en México la industria fintech se compone por más de cien compañías, número que podría elevarse hasta 200 o incluso un poco más (el trabajo de mapeo está en proceso). Ésta es, a decir de Ortiz, una perspectiva alentadora: a pesar de tener sus primeros bosquejos con el nacimiento de Paypal en 1998, la fintech aún puede considerarse una industria naciente en todo el mundo.

En este país el campo de oportunidades es vasto. “El sector financiero en México es relativamente pequeño; la inclusión financiera es la segunda más baja de América Latina”, comparte. “Esto es muy positivo, pues quiere decir que existe mucho mercado por atacar”.

El sistema financiero ofrece un potencial impresionante, y es papel de los emprendedores formular servicios o soluciones que no hayan sido brindados por los servicios tradicionales. “Es mucho más factible llevar la banca o cualquier otro subsector financiero a un pueblo remoto a través de un celular a que un banco se plantee ir a abrir una sucursal”, abunda.

Recientemente, Ortiz encabezó la fundación de Fintech México, una organización cuya finalidad es detonar la industria fintech de manera ordenada. Entre sus miembros fundadores se encuentran más de 70 empresas, además de los terceros interesados; es decir, bancos, casas de bolsa, consultoras, abogados fondos etc.

Fintech México se compone por varios comités y tiene a la cabeza un órgano de coordinación que implementa la agenda de trabajo. Tiene cinco líneas de trabajo: regulación (referente a las leyes que impulsarán el sector), educación (culturización para que la población adopte las nuevas tecnologías), desarrollo tecnológico, vinculación (tejer una red de participantes e incubadoras, aceleradoras, programas de apoyo, fondos de inversión, bancos) e investigación.

Desconfianza y ausencia de regulaciones, retos a vencer

Existen dos grandes barreras a superar para que el sector fintech pueda alcanzar su máximo esplendor. La primera es, por supuesto, la adopción de tecnologías nuevas: mucha gente todavía usa su celular sólo para hablar o enviar mensajes, pero no para navegar en internet... mucho menos para hacer transacciones financieras a través de él.

Una vez superado este reto, la industria deberá enfrentarse a la desconfianza que sienten muchos usuarios a la hora de realizar transacciones digitales o compartir su número de tarjeta y demás datos personales.

Otro desafío: en México no existe un marco regulatorio formulado específicamente para empresas fintech. “Un gran reto que tenemos al frente es crear un marco regulatorio amigable y que propicie la formación de estas empresas”, expresa Ortiz, quien cita a Singapur como ejemplo a seguir. En este país, la misma autoridad está impulsando el sector –el banco central anunció un fondo de 225 millones para incentivar a los jugadores a entrar en el juego–.

¿Cómo se vislumbra el futuro?

La industria financiera es la más grande y potente del mundo, pues mueve la economía global. Y, sin embargo, pocas industrias se ven tan amenazadas por el desarrollo de nuevas tecnologías. “La industria automotriz, por ejemplo, no tiene ese poder: si quieres fabricar un coche tienes que montar una planta de producción, y para hacerlo debes superar una barrera importante, que son las capex o inversiones de capital muy altas”, explica. Por el contrario, con la banca, específicamente el sector de los servicios financieros, cualquiera puede crear una aplicación que procese los pagos de manera más rápida… y esto requiere una inversión tan pequeña como una computadora portátil o un celular.

Pero esto no significa que la industria financiera tradicional vaya a desaparecer, que los bancos vayan a esfumarse. “Cerrarán algunas instituciones, aquellas que no se muevan hacia el lado de la innovación y que no adopten tecnologías innovadoras para la distribución de sus productos y servicios”, puntualiza el experto.

En cinco años, Ortiz imagina que la industria financiera en México se sostendrá en gran parte por las empresas tecnológicas. Los competidores actuales reaccionarán e implementarán nuevos servicios, pero muchos de ellos, afirma, estarán en manos de empresas puramente fintech.

Pero eso no es todo: el camino estará allanado para que surjan  los “unicornios” mexicanos. “¿Te imaginas? 2 o 3 de los grandes competidores de remesas a nivel mundial podrían ser mexicanos. Después de todo, ésta es nuestra primer fuente de divisas por encima del petróleo. En México hay una gran oportunidad de desarrollo para las grandes empresas fintech, mucho mayor que en cualquier país desarrollado”.

¿Te gustaría formar parte de la asociación Fintech México? Contáctala por correo o a través de sus redes sociales.

Correo:asociacion@fintech.org

Twitter: @fintechmx