Consultoría

5 maneras de ser un "madrugador" (sin esfuerzo)

¿Quieres forjar una buena rutina matinal, pero odias levantarte temprano? ¡Te damos claves simples para ser más productivo por las mañanas!
5 maneras de ser un "madrugador" (sin esfuerzo)
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Tienes una relación de amor – odio con las mañanas? Sí, ya sabes que levantarte temprano puede hacerte más productivo y motivado y que es una práctica que emprendedores exitosos como sir Richard Branson destacan como clave de su éxito.  

El único problema es que… tú absolutamente odiosas abandonar tu cama por las mañanas.

Si te gusta la idea de tener una rutina matinal que te permita tener un día lleno de actividades, pero odias salir de tus cobijas para cumplirla, tenemos la solución para ti. Aquí hay algunas estrategias simples que puedes seguir para empezar tu jornada de mucho mejor manera.

1. Empieza la noche anterior
Muchos estudios han vinculado la motivación con los ciclos REM de descanso (la parte en la que sueñas). Si no aprovechas bien tu tiempo de relajación nocturna, con varios ciclos REM, tu motivación se verá afectada por las mañanas.

Una manera de aprovechar mejor las horas de sueños es tener una rutina para antes de irse a la cama que te permita descansar mejor. Algunos tips para tener mejores hábitos son:

-Limitar tu ingesta de cafeína. Elon Musk, el fundador de Tesla y SpaceX, asevera que toma una o dos tazas de café al día para evitar sentirse “acelerado” al momento de dormir.

-Aléjate de los electrónicos. El brillo de las pantallas de tu smartphone, tableta o laptop afecta negativamente a tu cuerpo cuando te expones a ellas por las noches. Arianna Huffington, fundadora de The Huffington Post, deja su celular en otra habitación, un hábito que inició después de desmayarse de cansancio por seguir trabajando hasta tarde en su cama.

-Lee un libro. Bill Gates, cofundador de Microsoft, suele leer por al menos una hora por las noches (generalmente biografías y textos históricos) para dormirse más rápido.
También ayuda tener un ambiente que sea propicio para dormir. Asegúrate de que tu habitación sea lo más oscura posible, voltea tu reloj despertador para que las luces de su pantalla no te afecten y trata de disminuir el ruido.

2. Define por qué es importante para ti volverte un madrugador
Es difícil hacer cualquier tipo de cambio cuando no sabes cuál es la razón particular por la que debes hacerlo. ¿Por qué quieres empezar mejor tus mañanas? ¿Qué buscas lograr con una rutina matinal? ¿Crees que seguir ciertas acciones al inicio de la jornada te ayudarán a mantenerte en forma o a enfrentar mejor tus pendientes?  Tal vez despertarte más temprano te permita hacer cosas que te gustan como meditar, desayunar sin prisas o leer.  

Una vez que descubras tu razón para levantarte temprano, podrás hacer el cambio de manera más fácil. 

3. Di no a los “Cinco minutitos más”
¿Cuántas veces apagas el despertador por las mañanas para dormir un poco más? ¿Una? ¿Dos? ¿Más?

Aunque no lo creas, apretar el botón “Siesta” (o “Snooze”) no te da más tiempo de sueño, al contrario, hace que te sientas más cansado. Tomar esas pequeñísimas siestas afectan tus ciclos de sueño y te hacen sentir adormilado todo el día.

Además, imagina cuál será tu actitud en las siguientes horas si tu primera acción del día es postergar el levantarte. Esto manda un mensaje a tu subconsciente de que no tienes la autodisciplina necesaria ni siquiera para dejar la cama.

Una buena manera de destruir este hábito es poner el despertador lejos de la cama para que cuando suene, tengas que pararte para apagar la alarma.

4. Cambia tu rutina lentamente
Tratar de cambiar todos tus hábitos matinales de un momento a otro puede no ser lo mejor. Es decir, intentar levantarte a las cuatro de la mañana cuando generalmente dejas tu cama a las 10 a.m. puede ser imposible.

Mejor empieza haciendo pequeños cambios que te llenen de entusiasmo. Estas modificaciones te harán sentir más calmado y te guiarán hacia las transformaciones profundas.

Por ejemplo, si generalmente te levantas a las 7 a.m., trata de despertarte mañana a las 6:45 am. Una vez que lo logres, intenta salir de la cama a las 6:30 am y así sucesivamente. Empieza haciendo estos pequeños cambios y antes de que te des cuenta te estarás levantando más temprano que nunca.

5. Llena tus mañanas de actividades que disfrutes
Es suficientemente difícil dejar la cama en la madrugada, ahora imagina hacerlo para dedicarle tiempo a cosas que no disfrutas. Puede parecer una tortura.

Por esta razón debes tener una rutina llena de actividades que te gusten, de cosas que te hagan sentir mejor sobre ti mismo y mejoren tu vida.

Puedes hacer ejercicio ligero, meditar, escribir o incluso pasar tiempo de calidad con tu familia. Crea tu propia lista de cosas que te animen por las mañanas para facilitar el abandono de las almohadas y cobijas tibias en invierno.

Ahí lo tienes: cinco cosas que puedes hacer para facilitar tus mañanas y ser más productivo. Ahora, solo tienes que probar una (o todas) para ser madrugador. ¿Quién sabe? Tu relación de amor – odio con las mañanas puede transformarse gracias a una rutina perfecta.